International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 5 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 5 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    Siria: Consenso pro imperialista de izquierda

    Share

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Siria: Consenso pro imperialista de izquierda

    Post  JM Delgado on Thu Feb 16, 2012 1:42 pm

    Siria: Consenso pro imperialista de
    izquierda














    Jean-Pierre Dubois

    Este sábado 11 de febrero, varias organizaciones - entre las
    cuales el Partido comunista francés (PCF), el Partido de Izquierda, el Partido Socialista (PS), el Nuevo partido anti-capitalista (NPA), el partido Europa Ecología - Los Verdes (EELV), la confederación General del Trabajo (CGT), la Confederación francesa democrática del Trabajo (CFDT) y el Movimiento por la Paz-, convocaban a una manifestación de “solidaridad con la revolución siria”.


    En su comunicado en común, los organizadores presentaban al pueblo sirio como «un pueblo que, desde hace diez meses, enfrenta la muerte con una audacia y una tenacidad imbatibles».

    «Manifestemos nuestro compromiso solidario con este pueblo decidido y creativo, participemos en la manifestación de apoyo”, concluían.



    Foto: Siria - Alepo:
    Atentado con un coche bomba particularmente “creativo” (25 muertos).


    Este comunicado lograba así mismo realizar el prodigio de rendir “homenaje al periodista Gilles Jacquier enamorado de la libre expresión y víctima de los enemigos de la libertad de palabra el 11 de enero de 2012” haciendo creer que había sido víctima de la represión de las fuerzas gubernamentales mientras que todos los testimonios están de acuerdo en acusar a los “rebeldes”.

    Nada sobre el informe de la misión de la Liga árabe.

    Los observadores sin embargo han confirmado que “en las zonas de Homs, Idleb y Hamas habían sido testigos de actos de violencia contra las tropas gubernamentales y contra los ciudadanos que dejaron muchos muertos y heridos.
    Tal el caso de la explosión de un autobús de transporte de civiles, que mató a ocho personas e hirió a muchas otras, incluso mujeres y niños: el del sabotaje con explosivos de un tren cargado de combustible diesel así como otros sucesos en Homs, en que un autobús de la policía fue destruido, matando a dos de ellos, el ataque con explosivos a un oleoducto y otros atentados de menor importancia.

    Los grupos armados han recurrido a las bombas térmicas y a los misiles antiblindaje

    Nada en el comunicado sobre el entrenamiento en Turquía, realizado por los servicios secretos franceses y británicos, del seudo ejército sirio libre, ni sobre su financiación por Qatar y Arabia saudita. (1)

    Nada sobre la presencia, entre los « rebeldes », de mercenarios extranjeros, entre ellos libios.

    Nada sobre la persecución sanguinaria que organizan esos mismos « rebeldes » contra los sirios de religión cristiana o alawita. (2)



    Foto: Siria -
    Islamistas libios van a Siria a “ayudar” a la revolución (diario español
    ABC).

    Tanto la izquierda como los medios occidentales en manos del Estado o de los intereses privados, nos transmiten una versión completamente falsificada de los acontecimientos que se están desarrollando en Siria. (3)
    Dan a entender que el gobierno reprime las manifestaciones pacíficas mientras que en realidad el ejército sirio debe enfrentar a grupos potentemente armados incluso con armas pesadas.
    ¿No sirvió de nada la experiencia Libia y la instrumentación de la opinión pública que precedió a los bombardeos de la OTAN?



    Foto: Bernard-Henri
    Lévy, la izquierda ha encontrado su «compañero de ruta».



    Notas:
    1) Ver mi artículo del
    16 de enero: Francia libra una guerra secreta en Siria

    http://lepetitblanquiste.hautetfort.com/archive/2012/01/1
    2)
    http://www.kipa-apic.ch/index.php?pw=&na=0,0,0,0

    3) Las informaciones sobre la cantidad de víctimas de los combates y sobre el origen de los disparos se basan en los comunicados de un oscuro Observatorio sirio de los derechos del hombre (OSDH) con sede en Londres
    El 20 de agosto último, un artículo del Figaro se hacía eco de una controversia alrededor del OSDH. Su impulsor -Rami Abdul Rahmane- había sido acusado de operar para los Hermanos Musulmanes mientras que sus balances cifrados han sido puestos en tela de juicio.
    “¿Se puede confiar en las informaciones que llegan de Siria?” concluía el periodista. Aparentemente hay muchos periodistas que no se hacen esta pregunta.

    Traducción del francés: Susana
    Merino

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Siria, los medios alternativos y las verdades propagandísticas Santiago Alba Rico

    Post  JM Delgado on Sun Feb 19, 2012 12:17 pm






    Siria, los medios alternativos y las verdades propagandísticas


    Santiago Alba Rico

    Rebelión




    Hace unos días en La
    Habana tuve el privilegio de escuchar a Fidel recordando los principios
    que han sostenido a la revolución cubana durante cinco décadas contra el
    acoso de los EEUU y de sus socios europeos: los valores éticos, el
    internacionalismo humanitario, la defensa de los derechos humanos.
    “Estamos en contra de todos los crímenes y todas las formas de
    represión”, dijo el Comandante. “Hemos resistido porque tenemos
    fundamentos morales; un gobierno corrupto y represor no habría durado
    nada”; y a continuación recordó que en la lucha mediática los
    anti-imperialistas debíamos fajarnos “con la verdad en la mano”.

    Apoyándome en sus palabras, me atreví a intervenir para hacer un doble
    llamamiento a los intelectuales que participaban en este encuentro con
    el líder cubano: el de escuchar con más atención y compromiso a los
    pueblos árabes en sus demandas de libertad y el de extremar el rigor en
    la denuncia de las manipulaciones de los medios hegemónicos.
    Parafraseando al filósofo Pascal, insistía yo en que estos medios son
    tanto más mentirosos cuanto que no mienten siempre, lo que convierte el
    trabajo de deconstrucción anti-imperialista en una labor tan sutil y
    minuciosa como lo es la de la construcción imperialista. El peligro de
    no comprender la formidable sutileza de los medios (ni sus gruesas
    inercias de promiscuidad desnudamente comercial) es el de acabar
    creyendo que la verdad se alcanzaría mediante la pura inversión mecánica
    de las noticias publicadas en la prensa convencional, simplificación
    que puede llevar muy fácilmente a delirios igualmente intoxicadores,
    como lo son, por ejemplo, los que pretenden -según he escuchado o leído
    en los medios llamados alternativos- que la OTAN habría arrojado “una
    bomba atómica de baja intensidad” en Beni Walid, matando en pocos
    minutos “a todos los miembros de la tribu Warfala”, o que 12000 soldados
    estadounidenses estarían “controlando los pozos y las ciudades de
    Libia”.

    Un prejuicio largamente asentado en la experiencia me
    lleva a desconfiar de TVE. Pero me inquieta, y mucho, que no podamos
    encontrar otra manera de denunciar su tendenciosidad que recurriendo al
    mismo expediente tendencioso. Este es el caso, por ejemplo, de un
    comunicado difundido por la Plataforma “No a la guerra imperialista” (y
    reproducido en la sección Mentiras y Medios de Rebelión: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=144547&titular=comunicado-de-protesta-por-la-emisi%F3n-del-reportaje-%22siria-la-lucha-sin-fin%22-en-tve-)
    en el que se analiza un documental sobre Siria que la televisión
    pública española emitió el sábado 4 de febrero. No he visto el programa
    en cuestión y doy por supuesta la doble y mala intención de sus
    responsables, pero lamentablemente del comunicado de denuncia lo único
    que se puede deducir es la falta de rigor de los denunciantes mismos,
    los cuales incurren, una por una, en todas las manipulaciones que
    reprochan al antagonista.

    Veamos. El comunicado, tras anunciar
    su propósito de poner al descubierto la “tendenciosidad” del reportaje,
    afirma como primera prueba que en él “se daba por supuesta la naturaleza
    antidemocrática del Gobierno sirio”. En esa suposición es difícil
    localizar otra cosa que una “tendencia” a decir la verdad; y en la
    denuncia otra cosa que una “tendencia” a ocultarla. Es una de las
    manipulaciones más frecuentes y más burdas utilizadas por nuestros
    medios hegemónicos y no deberíamos usarla nunca nosotros, por muy justa
    que nos parezca la causa. Si “acusamos” a alguien de sostener que la
    nieve es blanca generamos la ilusión de que no lo es. ¿Es honesto
    sugerir que el régimen de Bachar Al-Assad es democrático? ¿Nos conviene
    por algún motivo negar que es tan dictatorial, y por los mismos motivos,
    como lo fue el de Pinochet en Chile, el de Marcos en Filipinas o el de
    los Somoza en Nicaragua? No es honesto y no creo que nos convenga. Y sin
    embargo, es ese modelo de manipulación el que desarrolla
    sistemáticamente el comunicado. Rechaza como un escandaloso disparate -y
    un disparate aceptado como tal por todos- la descripción minuciosa,
    rigurosa, precisa, de la dictadura siria: TVE, dice, pretende “homologar
    al sistema político sirio con Monarquías o Dictaduras hereditarias o de
    partido único, impuestas mediante el miedo y la represión, y a partir
    de una ideología oficial de corte totalitario”. Pero es que eso es
    exactamente así. Bachar Al-Assad, actual presidente, heredó el cargo de
    su padre Hafez Al-Assad, militar del partido Baaz, quien alcanzó el
    poder en 1970 mediante un golpe de Estado. La constitución de 1973, por
    otro lado, consagra al partido Baaz como fuerza hegemónica indiscutible
    del país y, si es verdad que existen otros seis partidos legales, todos
    ellos forman parte del Frente Nacional Progresista, del que es
    presidente el propio Bachar Al-Assad, al que compete también nombrar los
    ministros, elegir a los jueces y dirigir el ejército. “Totalitario” es
    una palabra que no me gusta, pero si tiene que ver con la centralización
    total del poder, es difícil imaginar un poder más totalitario en el
    mundo que el del régimen sirio (sólo comparable, en efecto, a las
    teocracias del Golfo). En cuanto al “miedo y la represión”, también en
    este sentido la dictadura siria puede describirse como un sistema
    “totalitario”; en él un aparato policial omnipresente -con los
    tentáculos oscuros de los mukhabarat y los shabiha incrustados en el
    corazón mismo de la vida social- garantiza desde hace cuarenta años,
    mediante la represión y la tortura, la reproducción en el poder de unas
    cuantas familias que en los últimos años han liberalizado la economía en
    perjuicio de sectores cada vez más amplios de la población. Sobre la
    naturaleza del régimen sirio y las causas económicas, sociales y
    políticas de la revuelta popular se puede encontrar abundante y rigurosa
    documentación en la página en árabe e inglés de Jadaliyya (http://syria.jadaliyya.com/pages/index);
    en relación con la tortura, si no nos fiamos de la ONU o de Amnistía
    Internacional, a los que citamos en cambio para España o para la Libia
    post-Gadafi sin empacho, acudamos a nuestros propios medios, que han
    denunciado a menudo las llamadas “entregas extraordinarias” de la CIA a
    terceros países, entre ellos la Siria de Al-Assad, donde presuntos
    miembros de Al-Qaeda han sido sometidos a torturas durante años. El caso
    angustioso del inocente Maher Arar lo contaba, por ejemplo, Democracy
    Now en noviembre del año 2009 (http://www.democracynow.org/es/blog/2009/11/5/la_lgica_de_la_tortura_sigue_en_pie).

    El comunicado de “No a la guerra imperialista” (consigna a la que hay
    que sumarse sin ambigüedades) recurre a continuación a otro típico
    procedimiento manipulador: el de denunciar el silencio sobre cosas que
    no existen y que cobrarían existencia así a la sombra de esta denuncia.
    TVE -dice el comunicado- no hace “ninguna referencia a las elecciones
    presidenciales por las cuales ha sido elegido el actual Presidente
    sirio, ninguna referencia a la libertad de prensa, o al laicismo en la
    educación y demás esferas de la vida pública, ninguna referencia a la
    igualdad entre hombres y mujeres en la legislación siria, o a la
    constitución de una Asamblea Popular con representación
    multipartidista”. Tampoco hace referencia -añado yo- a la existencia de
    caballos voladores ni de volcanes de chantilly. Seamos serios. No
    podemos denunciar la hipocresía de TVE, que no dice nada de Arabia Saudí
    y de Qatar, e incurrir en el mismo doble rasero olvidando, por ejemplo,
    los casos de Túnez y Egipto. Del “multipartidismo” en Siria ya hemos
    hablado, pero conviene recordar que también Ben Ali y Moubarak cooptaron
    o consintieron otros partidos (algunos de ellos incluso “socialistas”)
    sin que nadie haya dudado por ello de la “naturaleza antidemocrática” de
    sus regímenes ni de la primacía escandalosa del RCD y el PND. De la
    “elección presidencial” da casi rubor hablar: Bachar Al-Assad se
    reeligió a sí mismo en referendum en 2007 con el 97% de los votos;
    Moubarak, más modesto, se conformó en 2005 con el 88.5 %; y Ben Ali, en
    una verdadera demostración de espíritu democrático, admitió incluso
    otros dos candidatos en octubre de 2009, última vez que fue “elegido”
    con el 89,60% de los sufragios. No he escuchado a nadie de izquierdas
    conceder ninguna legitimidad a los mandatos de los dictadores tunecino y
    egipcio ni restar legitimidad a las revoluciones de sus pueblos. ¿En
    qué sentido sería más “auténtico” o “creíble” el apoyo “electoral”
    recibido por Bachar?

    También la alusión a la “libertad de
    prensa” inspira un poco de angustia goebbelsiana tratándose de un país
    en el que los periodistas extranjeros tienen que entrar clandestinamente
    para intentar averiguar lo que allí pasa y en el que incluso se prohíbe
    la lectura desde el pasado mes de mayo de Al-Akhbar, un periódico
    libanés de izquierdas complaciente con Hizbullah, por hablar de las
    revueltas populares (muy recomendable el editorial de Ibrahim Al-Amin
    sobre la dimisión de Khaled Saghiya donde se cita la censura siria del
    periódico: http://www.al-akhbar.com/node/19445).
    En Siria hay bastante menos libertad de prensa que en el Egipto de
    Moubarak y la misma que en el Túnez de Ben Ali y nunca nadie de
    izquierdas se habría atrevido a negar el sofocamiento mediático de los
    egipcios y los tunecinos. ¿Por qué nos burlamos de los sirios?


    En cuanto al laicismo del régimen de Al-Assad, también la constitución
    tunecina lo era e incluso en mayor medida que la siria, y nadie de
    izquierdas se atrevió nunca a dudar por ello de la “naturaleza
    antidemocrática” de Ben Ali y sus secuaces. ¿Por qué nos parece distinto
    en el caso de Bachar? Recordaré, por lo demás, que la constitución
    siria todavía en vigor sólo permite ser presidente a un “musulmán” (en
    un país en el que, al contrario que en Túnez, hay muchos cristianos) y
    que su artículo 3 dice literalmente: "el derecho islámico es una fuente
    principal junto a los tribunales basados en la sharia". En las
    manifestaciones pro-régimen, así como en los carteles de apoyo al
    dictador, la consigna más difundida es la que proclama “Dios, Siria,
    Bachar y nada más”.

    Lo mismo vale para la “igualdad entre el
    hombre y la mujer”. Además de relativizar los grandes logros del régimen
    en este tema (http://mujerdelmediterraneo.blogspot.com/2012/01/siria-2011-discriminacion-y-violencia.html),
    conviene recordar que fueron las potencias occidentales las que
    sostuvieron a Ben Ali invocando este mismo pretexto. No hagamos lo
    mismo. Desde la izquierda apoyamos sin ninguna duda la lucha contra la
    dictadura tunecina a pesar de su avanzadísimo Código de Estatuto
    Personal; y a nadie de izquierdas se le habría ocurrido reivindicar la
    invasión de Afganistán porque pretendía liberar a las mujeres del yugo
    talibán. No hay dictaduras anti-imperialistas y no hay dictaduras
    feministas. Si una invasión imperialista es una dictadura exterior, una
    dictadura es una forma de imperialismo interior. Hombres y mujeres son
    iguales en Siria porque la dictadura de Bachar las sojuzga por igual,
    como lo demuestra el gran número de mujeres que se ha sumado al
    movimiento popular, incluso en condición de dirigentes (Souheir Al
    Atassi, Razan Zeitouneh, Nahed Badawiyeh, las alauitas Fadwa Soleiman y
    Samar Yazbek, Bassma Qodmani, Afra Jalabi, Dima Moussa).

    El
    comunicado se refiere a continuación a las “reformas” y “amnistías”
    aprobadas por Bachar Al-Asad y de las que TVE tampoco habría hablado.
    Sería muy bueno, en aras de la paz y a fin de evitar una tragedia mayor,
    que el gobierno las aplicara y que satisficieran las demandas de los
    ciudadanos, pero tampoco indican nada acerca del régimen dictatorial,
    salvo que en efecto lo es. Las mismas promesas, con muchos menos muertos
    a sus espaldas, fueron hechas por Moubarak y Ben Ali y todos nos
    felicitamos entonces de la dignidad con que los tunecinos y egipcios las
    rechazaron para continuar luchando hasta el derrocamiento de los
    dictadores. Incluso en el caso de Marruecos, donde las protestas
    provocaron apenas una decena de víctimas, la izquierda ha denunciado la
    maniobra de Mohamed VI, su reforma constitucional galopada en diez días y
    la falsa legitimidad que ha obtenido de ella; y ha apoyado sin
    vacilaciones el boycot del movimiento 20-F a la convocatoria electoral.
    Sin duda sectores de la oposición siria en el exilio vinculados al CNS
    rechazan toda reforma y todo diálogo porque quieren precipitar una
    intervención exterior, pero eso ni ilumina favorablemente esas reformas
    tardías que van acompañadas de un aumento de la represión ni deslegitima
    a los revolucionarios que se niegan a aceptarlas por una combinación de
    justificada desconfianza y valerosa dignidad.

    Finalmente el
    comunicado reprocha al documental “alejarse completamente del rigor
    periodístico y de la contrastación de fuentes”. Es posible que así sea y
    comprendo la alergia frente a El País y el CNS y las reservas frente a
    Amnistía Internacional. Lo que me preocupa es que esa acusación y la
    versión de la Siria “democrática” que trata de dibujar la denuncia no se
    sostenga, a su vez, en ningún dato ni fuente contrastada, salvo en la
    superstición de que si El País dice algo es cierto lo contrario. Y, por
    supuesto, según queda de manifiesto, en la agencia oficial SANA, en el
    canal sirio Dunia y en el iraní Press-TV, fuentes interesadas de
    regímenes dictatoriales frente a las que deberíamos mostrar cuando menos
    el mismo espíritu crítico y el mismo escepticismo que frente a The New
    York Times o El Mundo. En vez de eso, las replican -las repican- los
    medios llamados alternativos que habían nacido precisamente como voz
    anticipada de otro mundo posible.

    Una de las particularidades de
    la verdad es que se puede hacer también un uso propagandístico de ella y
    estoy seguro de que TVE así lo ha hecho. Son muchos los medios
    dedicados en estos días a justificar, a partir de esta verdad degradada o
    tuneada, una intervención militar, aún no decidida, que sería una
    catástrofe para Siria y para toda la región, sobre todo para los que
    luchan desde dentro por la liberación de un yugo terrible y que podrían
    verse sometidos, como recuerda Bassam Haddad, a un yugo peor: “apoyar la
    desaparición del régimen sirio por todos los medios, incluida la
    intervención militar externa, es tremendamente insensato, especialmente
    si el objetivo es salvar vidas sirias o crear el marco para una vía de
    autodeterminación post-régimen” (http://rebelion.org/noticia.php?id=143492).
    El empecinamiento criminal del régimen sirio ha llevado, tras meses de
    manifestaciones pacíficas, a una situación de militarización y
    pre-guerra civil en la que el país es objeto de una multilateral pugna
    inter-imperialista, con siete u ocho potencias y subpotencias con
    intereses en la región y con proyectos más o menos independientes
    tratando de explotar en su favor la tensión y el caos crecientes. El
    derecho de los pueblos a la autodeterminación frente al imperialismo
    interior no debe hacernos olvidar la dictadura global exterior que los
    amenaza. Las teocracias del Golfo y la OTAN, indiferentes a la suerte de
    los palestinos, los bahreiníes o los colombianos; los EEUU de los 70
    vetos en el Consejo de Seguridad de la ONU y el millón de muertos en
    Iraq; las potencias occidentales que no dudan en sacrificar a sus
    propios pueblos en Europa y EEUU sólo pueden agravar la suerte ya
    trágica de Siria. Nuestra solidaridad con su pueblo rebelde incluye
    necesariamente nuestra inquebrantable oposición a todos los que tratan
    de impedir la decisión soberana sobre su propio destino.

    Esta
    innegable realidad, en todo caso, no nos autoriza a separarnos de
    nuestros principios creyendo que sin ellos lucharemos mejor. Frente a la
    verdad rebajada a propaganda, es necesario denunciar enérgicamente la
    hipocresía y señalar con vigor qué cajas puede descerrajar y qué fosas
    puede abrir, pero ninguna manipulación por nuestra parte -ninguna
    propaganda invertida- podrá impedir la intervención en Siria, si es que
    está ya decidida, y aún menos dignificar la causa de los que nos
    oponemos a ella.

    El caso del comunicado no es más que una gota
    en un aguacero. Lamentablemente, algunos sectores de la izquierda
    consideran que imperialismo y anti-imperialismo son solo dos formas
    diferentes y enfrentadas de mentir y dominar al otro. No es así: ninguna
    mentira puede ayudar a fabricar hombres sinceros y ninguna dictadura
    puede ayudar a construir hombres libres. El papel geo-estratégico de
    Siria en el eje de resistencia antisionista junto a Irán y Hizbulá no
    puede justificar ni la manipulación de los discursos ni la humillación
    dictatorial de un pueblo que alza la voz, y por los mismos motivos,
    junto a Túnez, Egipto, Libia, Bahrein y Yemen. Sólo la verdad y la
    justicia social son realmente anti-imperialistas.

    Los tiempos
    cambian; son, como decía Fidel, “enteramente nuevos”. Para invadir Iraq
    hacía falta mentir -la patraña de las armas de destrucción masiva- y
    frente a las mentiras de EEUU y la UE los anti-imperialistas nos
    defendíamos diciendo la verdad, gracias a la cual se debilitaron los
    medios capitalistas y se robustecieron los nuestros. El problema es que
    para intervenir en Siria -si finalmente ocurre- habrá bastado con decir,
    y degradar, la verdad: que hay allí una dictadura feroz y que una parte
    del pueblo se ha levantado contra ella. ¿Nuestra defensa será entonces
    la mentira? Si no se nos ocurre ningún otro recurso, entonces es seguro
    que vamos a perder no sólo esta batalla sino también todas las
    venideras.
    Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Siria: Se ve que Actuable nos toma por tontos.

    Post  JM Delgado on Tue Mar 13, 2012 2:06 pm


    Es posible que hayáis recibido un email de “Actuable”
    en el que se pide la firma para solicitar que los cascos azules de la ONU y/o las tropas de la Liga Árabe
    intervengan en Siria para proteger a la población civil
    y que
    se abran corredores para que puedan entrar las agencias humanitarias”




    El gobierno sirio
    está haciendo lo que haría cualquier gobierno haría si unos grupos terroristas
    ocupan una ciudad o un barrio atemorizando y agrediendo a la población, usándola
    como rehén, como escudo humano, enviar a sus fuerzas a liberar ese territorio.

    Actualmente se contabilizan 7.500 muertes, de los cuales 2.500 son
    soldados y policías. La oposición no es pacífica. Están matando, reciben armas,
    ametralladoras, bazucas, mísiles de países occidentales y dictaduras árabes.

    Dicen que son demócratas, pero ¿quiénes los están financiando? Las
    monarquías absolutistas del Golfo, encabezadas por Arabia Saudita, que son cualquier
    cosa menos regímenes democráticos.

    Siria presentó un referéndum donde la mayoría del electorado votó
    y fue aprobado mayoritariamente. Ese referéndum que era una
    oportunidad de avanzar en las reformas democráticas, la oposición lo rechazó, como rechaza la propuesta
    rusa-china de abrir un diálogo.

    Ellos
    no buscan una salida pacífica, buscan derrocar el gobierno.
    Y eso lo han dicho Clinton, Cameron y Sarkozy.
    Son golpistas, no son opositores pacíficos. Todas las referencias
    indican que la principal fuerza implicada ahora en la lucha son los
    saudi
    apoyados por los extremistas fundamentalistas, los wajabis, los alafis y
    otros
    grupos similares.

    Noticia
    de última hora, Presidente de Siria fija comicios parlamentarios para el 7 de mayo.
    19:35 Moscú, 13 de marzo, RIA
    Novosti.


    En
    estos momentos 18:45, ni El País, ni Público
    lo recoge pero sí dan “informaciones” tendenciosas contra el Gobierno
    sirio omitiendo cualquier referencia a la actuación violenta de la
    "oposición".




    La
    realidad es que en Siria por un lado están los mercenarios de occidente
    armados y violentos y por el otro lado el gobierno soberano, secular,
    y evidentemente autoritario de Bashar Al Assad.

    Frente a la intervención occidental uno tiene que reafirmar que
    Asad representa la soberanía del país. No es una lucha entre demócratas y
    autoritarios, es una lucha entre dos variantes de autoritarismo. Uno, apoyado
    por el imperialismo y el otro un gobierno soberano independiente, aliado con
    Irán pero independiente.

    Sin olvidar que lo que se busca es que el
    ataque a Siria sirva un trampolín para atacar a Irán.



    Lo que “Actuable” quiere que firmemos no es
    sino un pretexto para que tropas extranjeras entren "legalmente" en
    Siria, una solapada manera de abrir las puertas a la más nefasta de las
    alianzas entre EEUU, UE(con Sarko y Cameron a la cabeza), la belicista y
    criminal Israel, las medievales monarquías petroleras del Golfo, la
    expansionista Turquía, y toda un cohorte de tontos útiles (por no decir algo
    peor) que les siguen el juego, como “Actuable”, para hacerse con otro país
    (Afganistán, Irak, Libia) y Siria como antesala del ataque a Irán.



    Se ve que Actuable nos toma por tontos.



    ¿Por
    qué no se pide que todos los grupos de
    mercenarios terroristas financiados y pertrechados por esa terrible
    Alianza, abandonen el territorio Sirio y tengan el valor de ir a ayudar y
    defender al
    pueblo palestino en Gaza, por ejemplo.

    Salud!

    Pepe

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Siria: declaración del Movimiento por el Socialismo

    Post  JM Delgado on Tue Mar 20, 2012 1:54 pm







    Un heroico combate popular



    MPS




    A menudo, los rasgos
    de una sórdida dictadura se muestran en la horrorosa combinación de la
    tortura generalizada, las masacres, los bombardeos de barrios populares,
    las más extravagantes y falsas declaraciones, su riqueza y corrupción,
    así como los instrumentos de coerción de los que se ha dotado. El clan
    Bachar el-Assad acaba de ilustrar, una vez más, ese “modelo”.

    Formas de dictadura

    Tras
    haber bombardeado durante casi un mes el barrio de Bab Amr, en Homs, la
    televisión estatal (por tanto “privatizada” por la camarilla
    dictatorial) afirma que ¡“Las bandas terroristas han secuestrado
    ciudadanos en Homs, les han asesinado y filmado para suscitar reacciones
    internacionales contra Siria”! Una afirmación que se sitúa en la misma
    línea de los métodos del ministro nazi de “Educación popular y
    Propaganda” del III Reich, Joseph Goebbels. Por desgracia, esas
    alegaciones están avaladas por ciertos “antiimperialistas”. Tienen la
    misma textura que las que avalaban las “demostraciones” del régimen
    estalinista de la URSS, en los años 1930 o 1950, que afirmaban la
    inexistencia de “campos de concentración” sin embargo documentados por
    la “prensa imperialista”.

    En cuanto a las manías y caprichos
    dictatoriales del clan Assad, el diario británico The Guardian acaba de
    publicar, el 15 de marzo de 2012, correos reveladores de la vida
    cotidiana de un dictador que, además de masacres, organiza referéndums
    (en febrero de 2012 sobre una Constitución que introduciría el
    “pluralismo político”) y elecciones legislativas para el 7 de mayo de
    2012.

    El diario británico resume así una parte del contenido de
    los correos: “Esta correspondencia entre “Sam” (Bachar) y “AK” (su mujer
    Asma) pinta el retrato de una pareja presidencial desconectada de la
    crisis y que continúa llevando un lujoso tren de vida”. La “desconexión”
    no es más que parcial. Algunos mensajes, que parecen provenir de Khaled
    al-Ahmed, uno de los consejeros de Bachar el -Assad para las
    “operaciones” contra las ciudades rebeldes de Homs y de Idlib, incitan
    al presidente a “reforzar su política de seguridad para restaurar el
    control y la autoridad del estado” y a “tomar el control de las plazas
    todos los días de 15h a 19h, para evitar las concentraciones de la
    oposición”.

    Algunos pondrán en duda la “veracidad” de los
    correos. Les será difícil poner en duda que barrios enteros de Homs y de
    Idlib están destruidos, que los matones (los “shabiha”) del régimen,
    tras haber condenado al exilio a miles de habitantes, roban sus casas
    (ver la BBC del 15 de marzo de 2012). Igualmente, las concentraciones
    -muy bien controladas y filmadas desde un buen ángulo por la televisión
    estatal- de algunas plazas en las ciudades son presentadas como la
    expresión del “apoyo masivo” a Bachar el-Assad.

    Hay derecho a
    preguntarse ¿por qué esas “demostraciones” son necesarias, cuando se
    trataría simplemente de combatir -cierto que desde hace más de un año y
    con un despliegue militar colosal- contra “algunas bandas terroristas,
    manipuladas por fuerzas extranjeras”?

    Se encuentra aquí uno de
    los métodos de opresión propios de los regímenes dictatoriales: saben
    que con las “bayonetas es posible hacer muchas cosas, salvo sentarse
    encima”. De ahí la necesidad de alinear -de pie, en una plaza, con
    banderas y retratos del tirano- tres tipos de apoyos del régimen.

    Primero,
    los muy dependientes del régimen y que temen perderlo todo: su estatuto
    y privilegios; segundo, los que están instrumentalizados, desde hace
    mucho, por el clan Assad y expresan temores y animosidades confesionales
    cuya ceguera es característica en la historia de estos conflictos
    construidos por camarillas aferradas al poder y, tercero, quienes están
    asustados por las bayonetas de las milicias paramilitares del Baas y se
    sienten obligados a “obedecer” las órdenes de acudir a la concentración.

    Estas
    “multitudes” son presentadas por algunos medios como el “anclaje social
    real” del régimen. Estas fórmulas huelen aún al “respeto” que la
    Francia de Sarkozy manifestaba invitando a Bachar el-Assad al desfile
    militar del 14 de julio de 2008 en los Campos Elíseos; o la más discreta
    recepción, en diciembre de 2010, de Asma y Bachar el-Assad, que se
    fueron de compras por los mismos Campos Elíseos.

    Guerra contra los civiles y provocación del éxodo

    Las
    personas que defienden los derechos democráticos y sociales no pueden
    sino apoyar la lucha antidictatorial del pueblo sirio insurrecto. Sin
    embargo, demasiado a menudo, se expresan una simple indignación contra
    la represión y la demanda de que cesen las masacres. Ciertamente esto es
    necesario y urgente. Pero en más de una formulación repetida por los
    grandes medios o en fuerzas llamadas de “izquierdas” se hace referencia a
    la “escalada de la violencia”. Una expresión que iguala el terror
    dictatorial y la resistencia de una amplia mayoría de la población, cuya
    valentía y compromiso son la única explicación de un levantamiento tan
    largo. Otros ponen en guardia contra los “riesgos de una guerra civil”,
    cuando desde hace 12 meses se desarrolla una guerra contra los civiles.
    El sentido de esos enunciados se encuentra como trasfondo de los
    diversos planes discutidos en El Cairo, el 10 de marzo de 2012, por la
    Liga árabe (que reúne a numerosos poderes reaccionarios), en presencia
    de Rusia (Lavrov).

    Durante ese tiempo, los funerales son
    ametrallados por tiradores de élite (snipers). Se apresa a los heridos
    en los hospitales, se les ata a la cama y se les tortura. Un símbolo de
    la ferocidad y del fanatismo de una dictadura. El 14 de marzo de 2012,
    Amnistía Internacional, en su informe titulado “Los supervivientes de la
    tortura hablan”, subraya: “Los testimonios que hemos recogido nos han
    dado una visión hiriente de un sistema de detención y de interrogatorio
    que, un año después del comienzo de las manifestaciones, parece tener
    como objetivo degradar, humillar y aterrorizar a sus víctimas a fin de
    obligarles al silencio”. Tras la toma del barrio de Bab Amr, las
    masacres de civiles son sistemáticas así como el robo de sus bienes. No
    deben volver.

    Efectivamente, una política de limpieza de la
    población está puesta en pie desde hace algunas semanas. Está en marcha
    en Homs, en Idlib, en Dera y en otras partes. Tiene por objetivo las
    “comunidades” que primero han salido a la calle y luego han resistido a
    milicias que se comportan como ocupantes sin piedad. El objetivo de este
    terror de estado: suscitar el éxodo. El tríptico dictatorial puede
    resumirse así: los sirios deberían o bien someterse, o bien correr el
    riesgo de la tortura y la muerte, o bien “elegir” el éxodo. Una cierta
    partición del país está, de hecho, en marcha. Sin embargo, este peligro
    era denunciado por quienes se negaban, con ese pretexto, a sostener la
    insurrección popular, pacífica.

    Para hacerlo, el clan Assad
    exacerba enfrentamientos “comunitarios”, “confesionales” y los
    instrumentaliza de forma preventiva para “limpiar” barrios y ciudades
    que ocupan el territorio junto al Mediterráneo: de Idlib a Homs y más al
    sur. La ONU ha contado ya un mínimo de 200.000 personas desplazadas y
    más de 30.000 personas obligadas al éxodo hacia Turquía, Líbano,
    Jordania. Un éxodo por caminos sembrados de minas antipersonas.

    Sin
    embargo, a pesar del terror generalizado, la resistencia popular
    persiste en un contexto de crisis económica que desagrega al régimen y
    de una derrota política que no puede ser colmada solo por la fuerza
    militar.

    Un apoyo incondicional

    El objetivo que se
    ha fijado el pueblo sirio insurrecto es “¡Abajo la dictadura!” El apoyo a
    esta reivindicación debe ser incondicional para quienes tienen en su
    corazón la defensa de los derechos democráticos y la justicia social.
    Corresponde al pueblo sirio -y a los organismos de los que se ha dotado
    sobre el terreno: los comités locales de coordinación-, y a él solo,
    definir los medios de su resistencia y de su combate. La autodefensa
    armada es una componente de la necesidad de intentar defender a los
    civiles. Las deserciones en el ejército no podrán sino reforzarla.

    La
    dislocación del poder de Assad es la precondición a toda conquista
    -difícil- de derechos democráticos, de un pluralismo político efectivo,
    de los derechos indefectibles de organización en el plano social, de
    manifestación y de libre palabra. La caída de la dictadura se convierte
    en un seguro frente a quienes querrían, mañana, en nombre de algún tipo
    de comunitarismo, imponer sus diktats.

    En nombre de los peligros
    de una “guerra civil” -que está fomentada por el régimen desde hace
    meses-, algunas fuerzas llamadas de izquierda en Europa demandan un
    “diálogo leal y constructivo”. No puede darse con ese poder mafioso cuyo
    verdadero rostro no deja ya ninguna duda. En el momento mismo en que el
    emisario de la ONU, Kofi Annan, hablaba con Bachar el-Assad, la ciudad
    de Idlib (noroeste) era bombardeada. Una farsa onusiana más.

    Esto
    basta para demostrar que el objetivo más “concreto” de los “actores”
    regionales e internacionales es el de la puesta en pie de una
    “transición” que asegure la continuidad de los pilares estatales del
    estado sirio. El objetivo: una “estabilidad” regional de la que, en
    diversos grados, podrían aprovecharse aún más las clases dominantes de
    los países y potencias que se activan en la región.

    La política
    del clan Assad ha “destruido” el país y estrangulado a la mayoría de su
    población. La revuelta popular ha puesto patas arriba no solo al clan
    Assad, sino también los denominados “equilibrios” regionales. Por tanto
    las injerencias extranjeras no pueden más que aumentar. Arabia Saudita y
    Qatar juegan sus cartas confesionales y económicas. El oscuro poder
    iraní está aliado al clan Assad. Cada uno de ellos tiene relaciones en
    Irak o Líbano.

    Frente a una situación así, el Consejo Nacional
    Sirio (CNS) corre el riesgo de ser arrastrado a maniobras geopolíticas
    de las que será un juguete, tanto más cuanto que está muy dividido. A
    partir de ahora, las diversas opciones presentadas por las Coordinadoras
    de los Comités Locales deben ser apoyadas: una autodefensa mejor
    organizada que apoye las acciones de desobediencia civil cuyas formas
    deben renovarse dada la ofensiva represiva; la clara expresión de
    rechazo de toda “venganza confesional” en la pos-dictadura.

    Para
    que esos objetivos puedan ser alcanzados -pues el combate será largo- la
    solidaridad más amplia es no solo necesaria, sino que es la única que
    puede reducir el espacio político que intentan ocupar fuerzas económicas
    y militares interesadas primero en sus intereses y no en la liberación
    del pueblo de Siria. ¿No oprimen ellas a su propia población en Arabia
    saudita, en Irán o en Bahrein?

    * Declaración difundida por
    los militantes del MPS en la manifestación de solidaridad con el pueblo
    sirio, el 17 de marzo de 2012 en Ginebra.

    Movimiento Por el Socialismo (MPS - Suiza) La Breche/A l´Encontre http://alencontre.org/
    Traducción de Faustino Eguberri http://www.vientosur.info/




    Sponsored content

    Re: Siria: Consenso pro imperialista de izquierda

    Post  Sponsored content Today at 4:09 pm


      Current date/time is Fri Dec 09, 2016 4:09 pm