International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 5 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 5 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    TEXTO DE MICHAEL LöWY PARA LA REFLEXION: "LA COMUNIDAD DE LOS REVOLUCIONARIOS"

    Share

    alberto a.

    Number of posts : 330
    Location : Buenos Aires
    Website : www.signosdeltopo.com.ar
    Registration date : 2010-02-24

    TEXTO DE MICHAEL LöWY PARA LA REFLEXION: "LA COMUNIDAD DE LOS REVOLUCIONARIOS"

    Post  alberto a. on Mon Jul 09, 2012 8:58 am

    TEXTO DE LOWY PARA LA REFLEXIÓN


    He aquíun punto de vista que CASI (casi) en su totalidad podría decir que es el mío. Está escrito por Michael Löwy en 1994; es el último capítulo de "Marx un siglo después" (1994).
    Actualmente Löwy ha propuesto un programa "ecosocialista" que no comparto.
    Saludos,
    Alberto a.

    /////////////

    "La comunidad de los revolucionarios

    La clase obrera no puede luchar contra el Capital, ni mucho menos enfrentar al estado burgués, destruir su aparato represivo centralizado y tomar el poder sin organización, y sin que sus sectores más conscientes y combativos constituyan una o varias vanguardias organizadas (llámense partidos o no). Estas son conclusiones comunes a la mayoría de las corrientes revolucionarias del movimiento obrero, desde el anarco sindicalismo hasta el bolchevismo, extraídas de la historia de las grandes revoluciones. Es abstracto e ilusorio negarlas; de lo que se trata es de descubrir las condiciones para evitar que la organización sustituya a la clase, y la dirección o aparato a la militancia.
    No existe para eso ninguna receta mágica, pero algunos principios generales son la condición necesaria para luchar contra esos peligros, que son tendencias estructurales inherentes (pero no incontrolables) a toda organización orientada hacia la acción, en el seno de una sociedad en la cual predomina la jerarquía, la cosificación y las desigualdades sociales.
    La premisa fundamental es la que hemos enunciado más arriba, al hablar de Marx: la única emancipación auténtica es la autoemancipación de los trabajadores. Lo que significa que la revolución la hará la clase en su conjunto, a través de sus organizaciones revolucionarias de masas, estructuradas desde la base, que se pueden llamar soviets, consejos obreros, comités de fábrica y de barrio, cordones industriales, sindicatos revolucionarios, ligas campesinas, milicias populares o lo que sea. Es normal, necesario y saludable que en el seno de esas organizaciones aparezcan corrientes, fracciones, grupos o partidos políticos con ideas distintas, que presenten al conjunto de los trabajadores.
    Sólo la más amplia libertad de opinión y organización y la más amplia democracia en el seno de esas estructuras de masas puede evitar la tendencia a su monopolización por una sola fuerza y su consecuente burocratización. En ese sentido fue lúcida y premonitoria la crítica que hizo Rosa Luxemburg a los bolcheviques por haber eliminado progresivamente a sus rivales políticos en el seno de los soviets.
    Al mismo tiempo —y estos dos aspectos son inseparables— una organización de vanguardia que desea ganar para sus ideas, su programa y su praxis revolucionaria a las masas obreras y populares tiene no sólo que respetar la democracia de los consejos y comités, sino también que darles el ejemplo completo de la democracia a través de su funcionamiento interno. Comparto enteramente el punto de vista de que la ausencia de discusión, la represión de las divergencias o la prohibición de las tendencias en un partido obrero no pueden sino facilitar su burocratización. No hay duda de que los bolcheviques cometieron un trágico error al decidir en 1921 “suspender” las divergencias, es decir, abolir la democracia interna y abrir el camino al monolitismo burocrático. La burocratización socialdemócrata y estalinista de los grandes partidos obreros y la reproducción en pequeña escala de ese proceso en innumerables sectas y grupos de izquierda, ha generado entre amplios sectores de la ex militancia desilusionada, un escepticismo generalizado hacia “los partidos” en general, o hacia “la forma partido” en cuanto tal. Esta actitud escéptica o fatalista es comprensible, pero su único resultado concreto es que el campo de la lucha política queda abandonado en manos de formaciones de carácter burocrático. Sin embargo, para aquellos que no rompan con el proyecto socialista de redención revolucionaria de la humanidad, no queda otro camino que remar contra la corriente y luchar por la construcción de una organización revolucionaria auténtica, es decir, de una comunidad internacional de combatientes que no se plantean sustituir al proletariado ni imponerle su dirección, sino influir y orientar su táctica, elevar su nivel de conciencia de clase y estimular en su seno las ideas (y la actividad) de autoorganización, democracia
    obrera, internacionalismo y revolución social. Una comunidad organizada de la manera más democrática, con la más amplia libertad de discusión —y al mismo tiempo la mayor unidad en la acción por los objetivos democráticamente decididos por su mayoría— y cuyo ejemplo sirva como polo de referencia crítica y alternativa creíble a los partidos burocratizados hasta ahora dominantes. Esta organización puede y debe ser, hasta cierto punto por lo menos, una prefiguración de la sociedad emancipada del futuro. Hasta cierto punto solamente, porque (para citar un solo ejemplo) la utilización inevitable de la violencia en el combate revolucionario actual no corresponde al carácter pacífico de una futura humanidad comunista, sin Estados ni ejércitos. Sin embargo, es indispensable que en el seno de una organización de este tipo las relaciones entre los hombres —entre hombres y mujeres— tengan un carácter nuevo, inspirado por la solidaridad, la igualdad, el espíritu comunitario, el diálogo racional, la fraternidad: es indispensable igualmente, que ese carácter humanista–revolucionario se manifieste en el comportamiento de los militantes hacia los demás trabajadores, el pueblo, las masas, así como hacia las otras organizaciones del movimiento obrero. Es verdad que sería una ilusión creer que la comunidad de los revolucionarios pueda escapar enteramente a la herencia del pasado o al condicionamiento de la sociedad capitalista, que tiende a reproducir en su seno las jerarquías, la división entre teoría y práctica, la subordinación de la mujer, la burocracia. Pero es en la lucha contra esas tendencias que la organización se templa como vanguardia revolucionaria capaz de llenar su misión histórica de semillas del futuro socialista, como anticipación del hombre nuevo de la sociedad sin clases."


    Fragmento de: "Marx un siglo después" (1994), de MICHAEL LöWY.


      Current date/time is Thu Dec 08, 2016 10:44 pm