International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Similar topics

Log in

I forgot my password

Navigation

Who is online?

In total there are 3 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 3 Guests :: 2 Bots

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4420 messages in 1426 subjects

We have 195 registered users

The newest registered user is Leftywoody


    El partido en Rosa Luxemburgo

    Share
    avatar
    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1116
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    El partido en Rosa Luxemburgo

    Post  luxemburguista on Sat May 12, 2018 8:57 am

    Copio aquí un fragmento del libro Marxismo. Un legado contradictorio para el siglo XXI, de Jesús Sánchez Rodríguez, obra que puede descargarse entera gratuitamente en el enlace http://www.rebelion.org/docs/241248.pdf
    SALUD
    El partido en Rosa Luxemburgo

    Una de las críticas más importantes hechas al tipo de partido propuesto por Lenin proviene de quien se puede considerar la representante de una corriente diferente pero dentro del marxismo revolucionario, Rosa Luxemburgo. La revolucionaria polaca, dirigente del Partido Socialdemócrata Alemán, condensa la interpretación marxista que, sin negar el papel del partido, pone el énfasis en la espontaneidad del movimiento obrero. Las concepciones organizativas que sostiene Rosa Luxemburgo fueron expuestas tanto en los artículos que publicó en los años 1903 y 1904 como en algunas de las obras que editó y se caracterizan por su oposición frontal a la concepción propugnada por Lenin, poniendo, al contrario que éste, el énfasis en la iniciativa y capacidad revolucionaria de las masas, sin llegar a elevar al espontaneísmo en un principio absoluto.

    La diferencia se sitúa ya en el punto de partida, en la manera en cómo se concibe la toma de conciencia de clase por los trabajadores, para Rosa Luxemburgo esta conciencia es fruto sobre todo de la acción directa y autónoma del proletariado, de la experiencia de sus luchas revolucionarias y no de su introducción desde fuera a través de la propaganda socialista por los intelectuales o el partido. Su concepción se muestra más fiel al legado de Marx en torno a la teoría de la revolución y de la toma de conciencia de clase. La conciencia revolucionaria no puede ser enseñada, su generalización en las masas es consecuencia de la propia acción revolucionaria en el trascurso de la cual se opera el cambio masivo de los hombres.

    Rosa Luxemburgo rechaza tajantemente la separación entre el núcleo dirigente socialista enmarcado en el partido y la masa de trabajadores y considera como una tarea de la socialdemocracia el suprimir la división entre dirigentes y dirigidos como única manera de conseguir la emancipación de la clase trabajadora.

    Sobre la base de estas concepciones se pueden condensar las críticas vertidas por Rosa Luxemburgo (Rosa Luxemburgo, Democracia y centralismo, en Kurt Lenk y Franz Neumann, Teoría y Sociología Críticas de los Partidos Políticos, Ed. Anagrama, Barcelona 1980) al modelo leninista del partido en los siguientes puntos:

    El tipo de organización propugnada por Lenin es ultracentralista, basada en dos principios: por una parte, en la radical separación entre la “tropa organizada de los revolucionarios manifiestos y activos” respecto del medio que les rodea, no organizado pero revolucionariamente activo; y por otra parte, en la “rígida disciplina y la intervención directa, decisoria y determinante del órgano central en toda la vida de las organizaciones locales del partido”. Rosa Luxemburgo no niega los rasgos característicamente centralistas de la organización socialdemócrata por la necesidad de soldar en un partido unitario a la clase obrera que debe luchar en el seno de un Estado burgués centralizado, pero considera que más importantes que las exigencias formales de toda organización son las condiciones específicas de la lucha proletaria y que la organización socialdemócrata está calculada para la organización y acción directa autónoma de las masas.

    Crítica a Lenin el trasponer mecánicamente los principios de organización jacobinoblanquistas al movimiento socialdemócrata. El blanquismo se basaba en la conjura de una minoría decidida que culminaba su acción en un golpe de mano revolucionario, en la que una organización central con amplios poderes decidía toda la actividad. Rosa Luxemburgo entiende que en la acción socialdemócrata, organización, ilustración y lucha son sólo aspectos diferentes de un mismo proceso y no momentos separados como en el movimiento blanquista. Por ello rechaza que pueda existir ninguna táctica de lucha fija, “previamente establecida y detallada, en la cual puedan ser instruidos por el Comité Central los miembros de la socialdemocracia”. La táctica de lucha de ésta no es “inventada”, sino el resultado de la serie de actos creadores de la lucha de las clases experimentadora. También aquí, concluye Rosa Luxemburgo, lo inconsciente procede a lo consciente, la lógica del proceso histórico objetivo a la lógica subjetiva de sus portadores. Si la táctica de la socialdemocracia es creada no solo por la organización, sino por todo el movimiento, entonces cada una de las organizaciones del partido necesita de la libertad de movimiento que solo es posible si se desarrolla la iniciativa revolucionaria.

    En oposición a la creación revolucionaria de las masas, el ultracentralismo que propugna Lenin aparece regido por un estéril espíritu de guardián. El curso de su pensamiento está cortado por el posterior del control de la actividad del partido y no sobre el aprovechamiento fructífero, sobre la restricción y no sobre el despliegue, sobre un trato vejatorio del movimiento y no sobre su concentración.

    Crítica igualmente la peligrosa concepción de la disciplina de Lenin entendida como una transposición de la disciplina inculcada a la clase trabajadora en la sociedad burguesa por medio de las fábricas, escuelas o cuarteles de manos de la burguesía y el Estado capitalista a su Comité Central. Considera este tipo de disciplina completamente antagónica de otra basada en la “coordinación voluntaria de las acciones políticas conscientes de una capa social”.

    Rosa Luxemburgo rechaza el argumento principal de Lenin para su organización ultracentralista, el de ser un arma contra el oportunismo, más inclinado al autonomismo y el rechazo de la disciplina, pues el oportunismo, precisamente por ello mismo, tiene como único principio también en cuestiones de organización la carencia de principios, y en consecuencia elige sus medios, en cada circunstancia, según convenga a sus objetivos. Y en una situación en que los sectores revolucionarios no están asentados y el propio movimiento es indeciso, la tendencia organizativa adecuada al oportunismo académico es el centralismo despótico, concluyendo en que nada entrega con más facilidad a un joven movimiento obrero a los apetitos de dominación de los académicos como encerrarlo en la coraza de un centralismo burocrático, que degrada a la clase obrera en lucha a simple herramienta de un comité.


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

      Current date/time is Sun Jul 22, 2018 4:34 am