International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 5 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 5 Guests

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    ¿Imperio, imperialismo, rivalidad interimperialista?

    Share

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    ¿Imperio, imperialismo, rivalidad interimperialista?

    Post  JM Delgado on Thu Nov 13, 2008 8:18 am

    Camaradas: propongo discutir esta cuestiones sobre la base de un texto de Leo Panitch y Sam Giddins, a el petenece este fragmento, pego link abajo:

    Hoy en día, la mayor parte de los análisis que podrían
    tenerse como serios y que justifican el uso del término
    «imperio», en relación con los Estados Unidos, en
    realidad apenas parten de una analogía, implícita o
    explícita, con la Roma imperial. Pero una analogía
    no es una teoría. Resulta sorprendente la ausencia de
    enfoques serios desde la perspectiva de la economía
    política o de algún patrón de determinación histórica
    que pudieran explicar el surgimiento y reproducción
    del actual imperio norteamericano, así como las
    dimensiones de la opresión y explotación estructurales
    que de él derivan.
    Esto podría servir de profundo recordatorio de
    por qué los marxistas fueron los primeros que
    teorizaron en torno al imperialismo, a lo largo de la
    mayor parte del siglo XX. No obstante, tal como dijera
    un destacado marxista indio, Prabhat Patnaik, en su
    ensayo «Whatever Happened to Imperialism?» [¿Qué
    se hizo del imperialismo?], a la altura de 1990 el tema
    había «prácticamente desaparecido de las páginas de la
    prensa marxista», e incluso los marxistas parecían
    «confundidos cuando se mencionaba el término». Esto
    tuvo costos severos para la izquierda. El concepto de
    imperialismo siempre ha sido especialmente importante
    para ella, tanto por sus cualidades emotivas y
    movilizadoras como por las analíticas. En efecto, para
    Patnaik, más que «un silencio motivado, en teoría, por
    la autocohibición», fue «el hecho de que el imperialismo
    se hubiera vuelto tan hábil para “manejar” los
    potenciales desafíos a su hegemonía [lo que] nos hizo
    indiferentes a su omnipresencia».4 Sin embargo, este
    silencio de la izquierda sobre el tema también reflejaba
    los graves problemas analíticos que presentaba la vieja
    teoría marxista sobre el imperialismo. Tal como
    arguyera Giovanni Arrighi en 1978, «a la altura de fines
    del decenio de los 60, lo que en otros tiempos fuera el
    orgullo del marxismo —la teoría del imperialismo— se
    había convertido en una Torre de Babel, en la que ya ni
    siquiera los marxistas podían evitar extraviarse».5
    La confusión se hizo patente en los debates que
    tuvieron lugar a principios de la década de los 70
    —última vez en que el concepto de imperialismo fue
    de uso bastante corriente entre la izquierda— en torno
    a la identificación de las contradicciones del capitalismo
    contemporáneo. Algunos miraban casi exclusivamente
    en dirección al Tercer mundo, y atribuían a su resistencia
    frente al imperialismo un valor absoluto, como fuente
    generadora de las transformaciones.6 Otros ponían el
    énfasis en las crecientes contradicciones del mundo
    capitalista desarrollado, con lo cual daban la impresión
    de que la «hegemonía» norteamericana estaba
    declinando. Este último vino a ser el punto de vista
    prevaleciente, y hacia mediados del decenio de los 80,
    la noción de que «la erosión del poderío económico,
    político y militar norteamericano es incuestionable» llegó
    a convertirse en un lugar común.7 Aunque muy pocos
    retomaron el enfoque de la vieja teoría marxista de
    rivalidad interimperialista, que sugería una prueba de
    fuerza militar, se esperaba una era de intensa rivalidad
    regional. Tal como lo expresaban Andrew Glyn y Bob
    Sutcliffe, lo único que podía «predecirse con seguridad»
    era que, sin un poder hegemónico, «la economía mundial
    seguirá careciendo de un líder indiscutido».8 La noción
    muy difundida de que el poderío del Estado nacional
    se había marchitado en la era de la globalización
    contribuyó a la confusión.9
    No era poca la ironía en el hecho de que tantas
    personas de la izquierda continuaran volviéndole la
    espalda a lo que creían una noción pasada de moda
    respecto al imperialismo, justo en el momento en que,
    de nuevo, se pusiera de moda en el New York Times.
    Pero poco después del cambio de siglo, con la confesión
    del propio Estado norteamericano sobre su papel
    imperial, el término regresó a los labios de toda la gente
    de izquierda. La popularidad del libro Empire [Imperio], de
    Michael Hardt y Antonio Negri, reflejó la nueva
    coyuntura. Su argumento marxista posmoderno de que
    había que reanimar el materialismo histórico sobre la
    base de una teoría del imperialismo totalmente distinta
    de la antigua no estaba desprovisto de perspicacia, pero
    su insistencia en que «los Estados Unidos no pueden
    —ni, de hecho, puede ningún Estado hoy día—
    convertirse en el centro de un proyecto imperialista»,
    pronto resultó estar él mismo extrañamente fuera de
    sincronía con los tiempos.10 Porque lo que se requiere
    ahora, por encima de todo, es una nueva teorización
    sobre el imperialismo que nos permita comprender
    cómo ocurrió que el imperio norteamericano consiguió
    incorporar a sus rivales capitalistas, y supervisó la
    expansión de las relaciones sociales capitalistas a todos
    los rincones del globo terráqueo. La cuestión de qué
    hizo verosímil la insistencia del Estado norteamericano
    en que no era imperialista, y el modo en que ello se
    puso en marcha y se institucionalizó, deben ser asuntos
    centrales en ese proyecto; y, a la inversa, qué ha hecho,
    en la actualidad, inverosímil la insistencia del Estado
    norteamericano en que no es imperialista, y qué
    implicaciones tiene ahora, para haber dejado de ser
    atractivo, el hecho de haberse quitado la máscara.

    http://forosocialsevilla.org/IMG/pdf/panitch.pdf

      Current date/time is Sat Dec 03, 2016 2:33 am