International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 3 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 3 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Share

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  JM Delgado on Sun Jan 17, 2010 3:52 am

    Como siempre magnífico artículo de Galeano, y aún siendo del 2004 es oportuno a la hora de aunque sólo sea meditar sobre la tragedia actual y secular de Haiti
    Salud
    Pepe


    Subject: Eduardo Galeano : La historia silenciada : Haití ( extraordinario texto de abril de 2004 )




    La historia silenciada: Haiti

    Eduardo Galeano 4 de abril de 2004

    El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Aristide.

    Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.

    Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.

    Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer mal el bien.

    Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. (cuando los poderosos no quieren, que se lo digan a Nicaragua y toda latinoamérica)Y algunos dijeron, y otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que viene del Africa. El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al caos.

    De la maldición blanca, no se habló.
    La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado:

    —¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias?

    —El anterior.

    —Pues, que se restablezca.

    Y, para reimplantar la esclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves llenas de soldados.

    Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte. A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos.
    A cambio de ese dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció. Haití había nacido condenada a la soledad.

    Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido. Después, el prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-Prince una espada de regalo. De reconocimiento, ni hablar.

    En realidad, las colonias españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos, aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821, pero la realidad no se dio por enterada. Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854.
    En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York. El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas. Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública.

    La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia. Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo.
    Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años.

    Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que siempre regresan, como la gripe.

    Pero los expertos internacionales son mucho más devastadores que las tropas invasoras. País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el Estado y había liquidado todos los aranceles y subsidios que protegían la producción nacional. Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios.

    Ahora Haití importa todo su arroz desde los Estados Unidos, donde los expertos internacionales, que son gente bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la producción nacional.
    En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso.

    Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes.

    En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares.

    Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si fuera chatarra. Espera las manos de su gente.

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  luxemburguista on Sun Jan 17, 2010 6:43 am

    Lo leí ayer, reproducido creo que en rebelion. Galeano sigue siendo ejemplar. También recomendaría yo la lectura atenta de un libro de Alejo Carpentier, El reino de este mundo.

    Anoche Informe Semanal fue un especial sobre Haití. Varias cosas me llamaron la atención, pero sobre todo una: la ayuda llega al aeropuerto pero queda allí por "problemas logísticos". Mientras, los voluntarios haitianos de Cruz Roja se han organizado, sin sedes ni medios, por barrios y áreas, y están haciendo lo que pueden. Y la prensa sí llega a la mayoría de los lugares (al menos en la capital). Es decir, la gente hace cosas con los nulos medios a su alcance, y los "expertos" "adiestrados" para intervenir en estas situaciones están esperando no se qué coordinación y planes de actuación, mirando fotos satélite y demás. Uno de "sus" obstáculos principales es la falta de infraestructuras viarias por donde hacer pasar los camiones,... ¡Que lleven la ayuda andando, como hace la gente con sus heridos hasta los hospitales! ¿No son tan fuertes los marines y demás soldaditos de mierda que hay allí? ¿No son capaces de cargar con el fusil y nosecuantos kilos de equipo? ¡Pues que carguen medicinas y alimentos! ¡Algo útil en su vida harían!

    Dicen que tienen que organizar el reparto, evitar saqueos,... ¿Por qué no salen del aeropuerto sin más y le dan el agua, la comida, las mantas y los medicamentos a quienes están al otro lado sin nada, viviendo en los parques y las calles?

    Como siempre pasa, la gente común demuestra estar mucho más a la altura que los burócratas. Cuando por fin nos desembaracemos de ellos, la cosa cambiará.

    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  luxemburguista on Mon Jan 18, 2010 9:54 am

    Terremoto y tragedia humanitaria en Haití
    “Socialismo o hundimiento en la barbarie”: la vigencia de una disyuntiva
    15 de enero de 2010

    El terremoto que azotó el pasado martes 12 a la población haitiana no deja de impresionar con sus imágenes desoladoras y sus cifras gigantescas de muertos y heridos (ya se habla de más de 100.000). Edificios enteros destruidos, barrios que no quedan en pie, cuerpos perdidos entre las entrañas de cemento y fierros de ciudades que fueron duramente golpeadas por la fuerza de la naturaleza. Esas imágenes nos recuerdan a las que vimos hace unos pocos años, a fines del 2004, en ocasión del tsunami en el sudeste asiático, amplificadas en un primer momento por los grandes medios de desinformación. En realidad son parte de una cadena ya cotidiana de tragedias naturales que golpean a los pueblos más sufridos del planeta pero que no se ve: un recorrido a vuelo de pájaro pasaría por el terremoto en la India del 2001 que causó alrededor de 15.000 muertos, el ya mencionado tsunami del sudeste asiático del 2004 donde se estima que murieron más de 280.000 personas, el terremoto en Cachemira en 2005 con 86.000 víctimas fatales y finalmente el sismo ocurrido en China en 2007 donde perdieron la vida unas 90.000 personas. Son sólo las más dramáticas entre muchas otras tragedias como el terremoto en Perú del 2007 o el sismo en Italia en abril del 2009.

    De conjunto tienden a configurar, en la subjetividad de millones que las vemos por televisión, una imagen apocalíptica y fatalista, teñida en algunos casos de un matiz religioso. La impotencia que sentimos pone en juego los arcanos motivos de nuestra insignificancia frente a las inmensas fuerzas de la naturaleza, la pequeñez y fragilidad humanas sometidas al ímpetu ciego de la naturaleza o de Dios. En la desesperación llegamos a creer una ilusión la posibilidad de decidir nuestro destino. Es un cuadro bien distinto del que usualmente tenemos: normalmente creemos poder controlar y utilizar la naturaleza según nuestros intereses. Entonces la pequeñez se convierte en omnipotencia, pero los resultados también son desastrosos.

    A esta cadena de tragedias se suma la percepción del calentamiento global, del agotamiento en perspectiva de los recursos del planeta, de la crisis ambiental o de la mercantilización de los elementos indispensables para la vida como el agua, conformando un panorama de catástrofe humana más general. Todas estas situaciones forman parte de una crisis del capitalismo que lejos de expresarse únicamente en la economía o las finanzas es una crisis civilizatoria general. En un aspecto no menor la lucha contra esta catástrofe capitalista se presenta como una batalla contra la resignación, como una pelea por asumir que la historia la hacemos los hombres y mujeres de a pie de este planeta, como una disputa por recrear la esperanza de un futuro distinto.

    Hace 91 años, el 19 de enero de 1919 Rosa Luxemburg era asesinada por fuerzas parapoliciales cuando el estado alemán era amenazado por la revolución proletaria. Su grito distintivo era demasiado para los defensores de la explotación y la opresión: “Socialismo o hundimiento en la barbarie”. La matanza de millones de personas en la primera guerra mundial no había logrado hacer retroceder a Rosa en sus convicciones socialistas sino que por el contrario, hacía del compromiso revolucionario una necesidad urgente. El capitalismo engendraba la guerra, la muerte, la incultura, y no había reforma que lo pudiera evitar. La revolución socialista era el único camino. Hoy, a casi un siglo de aquellos tiempos, los ecos de esa disyuntiva aún pueden escucharse con vigor, rebotando en las paredes derruidas de Puerto Príncipe, en los hospitales caídos, en las escuelas usadas como grandes morgues de emergencia, entre los cadáveres en las calles, en la gente deambulando buscando alimentos. ¿Cuánto más aguantaremos? Pero, se dirá, no es lo mismo una guerra que un terremoto, no podemos hacer nada contra la naturaleza. ¡Falso de toda falsedad! Hay poco de “natural” en una “tragedia natural”. La magnitud de las catástrofes causadas por un huracán, un terremoto o un tsunami tiene orígenes siempre humanos. No casualmente Haití es uno de los países más pobres de la tierra y sólo basta ver la diferencia entre las consecuencias de un terremoto en Japón con uno en la India o en Perú para darse cuenta.

    Hoy en día la burguesía ya ha destinado a la caridad y la muerte a países como Haití. Ya no hay ningún tipo de perspectiva de progreso o de desarrollo para una parte cada vez más grande de la humanidad. Las cúpulas políticas del capitalismo se acuerdan de estos países únicamente para llevar tropas militares de ocupación, para defender la propiedad privada y el status quo (siempre es bueno recordar que hace años las tropas argentinas siguen allí). Sólo toman medidas de rescate humanitario cuando ya las tragedias son una realidad, e incluso entonces, de dudosa eficacia. Los medios de desinformación masiva hoy ponen sus focos en esta isla que supo ser la primera en la historia en imponerle a la Europa ilustrada el fin de la esclavitud allá a fines del siglo XVIII. Mañana encontrarán algo que genere más rating y seguirán adelante, como si nada hubiera pasado. La burguesía dona una ínfima parte de las ganancias que extrae a los trabajadores, así por ejemplo el grupo BBVA entrega un millón de euros al rescate de Haití y espera con eso fortalecer su imagen corporativa para finalmente amplificar nuevamente sus ganancias.

    La lucha socialista está más vigente que nunca, si bien precisa recrearse y reconfigurarse, aprendiendo de sus derrotas. Es siempre una creación de los de abajo. Por su lado, el hundimiento en la barbarie de la civilización capitalista occidental ya no está en el futuro, o en todo caso, el futuro ya llegó.

    Ulises B.

    http://www.socialismolibertario.com/


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  luxemburguista on Wed Jan 20, 2010 4:57 pm

    Por mail me había llegado la referencia de esto, y no sabía hasta que punto era creíble (aunque la realidad siempre supera a la ficción). Pero ahora lo publica Manuel Freytas en Kaos, y cita la referencia de que fue la nada sospechosa de izquierdismo agencia EFE la que lo divulgó:
    ¿Fue manipulado científicamente el terremoto de Haití?
    De ser cierto, estaríamos ante una de las mayores barbaridades realizadas en los últimos tiempos.


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    ElIndio

    Number of posts : 341
    Group : Réseau Luxemburgiste International/International Luxemburgit Network
    Website : luxemburgism.lautre.net
    Registration date : 2008-04-16

    Re: La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  ElIndio on Sat Feb 06, 2010 3:31 pm

    Sin lugar a duda el Galeano es tremendo. Aunque claro no comparte todo lo que haya dicho o hecho, su obra Las Venas Abiertas... es un joya.

    El articulo sobre Haiti es muy bueno. Tiene razon, la a revoluciona de Haiti fue la primera que libero a los esclavos, la primera vez que estos ganaron la guerra y no solo una o varias batallas. Mientras que la revolucion francesa y la independencia americana, que surgieron antes, preconisaban la libertad para todos, en los hechos los esclavos no eran hombres y de la mujer no se decia nada.

    Solo me quedan unas cuantas pàginas al libro de Alejo Carpentier (El Reino de este mundo). Està fenomenal. Es muy poético (al principio me parecio una pena que no haya tanta descripcion sino muchas imàgenes) y su mensaje es claro : la revolucion no debe hacerse en contra de una raza (negros vs blancos) sino contra un sistema social (esclavitud o colonialismo de entonces). Despues de haberse liberado de los colonizadores blancos, el rey negro Christophe impuso una vez mas la esclavitud y despues fueron los mestizos.

    Desde luego, la revolucion a de ser social y politica ; no regionalista, nacionalista o étnica.

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  luxemburguista on Tue Feb 16, 2010 11:30 am

    Haití en números

    Y algunos datos más que me han llegado desde Médicos sin Fronteras:
    Tres semanas después del terremoto, hemos atendido a más de 11.000 personas y se han llevado a cabo más de 1.300 operaciones quirúrgicas. Los equipos se han reforzado con alrededor de 800 nuevos trabajadores durante la emergencia y ya son más de 1.500 los compañeros y compañeras que están trabajando con la organización en Puerto Príncipe y en otras localidades afectadas por el terremoto como Leogane, Jacmel, Petit Goave o Carrefour. Aún así, todavía queda mucho trabajo por hacer y en las próximas semanas y meses seguiremos enviando más profesionales y cargamentos de material médico y ayuda humanitaria hasta Haití.

    En la ONG, además de participar en las diversas iniciativas que se han desarrollado aquí para conseguir fondos, hemos estado debatiendo cómo incidir para que no se olvide el tema cuando ya no lo saquen en la tele. De momento, en el próximo video-forum, junto al documental que teníamos previsto (El Orden Criminal del Mundo), vamos a proyectar el documental del mismo autor que se insertó en el primer especial de Informe Semanal. En los IES ya hemos hecho alguna cosa, pero mi intención es que los bachilleres del mio (que ya han hecho una campaña de recogida de fondos) sean quienes hagan alguna actividad de análisis y sensibilización de cara a sus compañeros (para algo son los "mayores"), que sirva también para fomentar el activismo. Ya veremos.

    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    Sponsored content

    Re: La historia silenciada: Haiti. Eduardo Galeano, 2004.

    Post  Sponsored content Today at 1:05 pm


      Current date/time is Thu Dec 08, 2016 1:05 pm