International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 2 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 2 Guests

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    Decrecimiento: ¿alternativa transitable al capitalismo actual o mero llamado a la frugalidad?

    Share

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Decrecimiento: ¿alternativa transitable al capitalismo actual o mero llamado a la frugalidad?

    Post  JM Delgado on Thu Mar 25, 2010 12:58 pm

    Todos sabemos de la dificultad y las resitencias del movimiento ecologista y libertario en admitir las tendencias del capitalismo que Marx (y Rosa) describieron, a este respecto la moda es el Decrecimiento, vendido como una alternativa posibilista, racional (positivista)y supuestamente transitable, en el sentido de poder influir, incidir, en la marcha del capitalismo en permanente expansión o acumulación. Diríase que ni siquiera se trata de una alternativa "reformista", dada sus connotaciones anticapitalistas que sus defensores en modo alguno enfatizan. Podemos acordarnos del Club de Roma y del "peso" de sus recomendaciones a los poderes mundiales. El debate está servido, en todo caso, pego aquí una entevista de Jose Manuel Naredo en una web consagrada al nuevo mantra, si bien siendo optimista siempre habrá quien crea que hace mas bien que mal, aunque al cabo solo devenga a ser una última versión de la vieja frugalidad proletaria responsable con el medio ambiente. JM.





    José Manuel Naredo: Observaciones sobre la propuesta de decrecimiento


    25 de febrero de 2010

    Jorge Riechmann. ¿Qué opinión te merecen las propuestas de decrecimiento que se han avanzado en los últimos años ?, sobre todo en Francia donde han dado origen a cierto movimiento social. Sabes que hay ahí toda una serie de gente, entre los cuáles quizás el más conocido es Latouche, pero con cierto tirón entre el movimiento ecologista también por aquí.

    José Manuel Naredo. Sí claro, conozco esta corriente que empezó enarbolando en Francia la bandera de decrecimiento. Buena parte de su integrantes, y el propio Latouche, forman parte de la asociación “La ligne d’horizon” de “amigos de François Partant”, autor, entre otras cosas, de un libro titulado “El fin del desarrollo” publicado hace un cuarto de siglo y reeditado con el apoyo de esa asociación. Ellos me invitaron, incluso, a dar una charla en París, con motivo de los actos organizados el veinte aniversario de la muerte de Partant. También conozco la extensión de esa corriente de ideas en nuestro país.

    Para responder a tu pregunta, creo que hay que diferenciar si se usa el término “decrecimiento” simplemente para llamar la atención, como título de un libro,… o de una revista, o si se toma en serio como concepto para articular sobre él una verdadera meta o alternativa al actual sistema económico. En el primer caso el empleo de la palabra podría ser acertado. Este es, por ejemplo, el caso de la revista que se publica en Francia con el título “La decroissance” : se trata de una revista de crítica radical del desarrollismo imperante, que hace bien en subrayar con tintes surrealistas los absurdos que la mitología del crecimiento conlleva y en utilizar ese título a modo de desafío o de provocación frente al pensamiento económico ordinario. Ese fue también el caso del libro que con ese título ─(Demain) La décroissance─ publicó hace treinta años, y reeditó hace más de diez, mi amigo Grinevald, en el que introducía y traducía al francés algunos textos clave de Georgescu-Roegen y del que conservo un ejemplar dedicado por el autor.

    Ese título respondía más a una ocurrencia publicitaria provocadora, orientada a pillar a contrapié la palabra y el mito del crecimiento económico, que a un intento serio de proponer el decrecimiento como meta o alternativa. Pues ni la introducción, ni los textos presentados en el libro, tejen en torno al decrecimiento ninguna propuesta o enfoque alternativo. La palabra a penas figura en el texto y, desde luego, brilla por su ausencia en el “programa bioeconómico mínimo” propuesto por Georgescu-Roegen. Por lo tanto, resulta engañoso presentar a ambos autores como pioneros del decrecimiento como propuesta.

    En lo referente al segundo de los usos indicados, tengo que decir que me parece desacertada la elección del término decrecimiento para articular sobre él un enfoque económico alternativo al actualmente dominante. Pues para que un término con pretensiones políticas cumpla bien esa función, necesita tener a la vez un respaldo conceptual y un atractivo asegurados, de los que carece el término decrecimiento.

    La noción ordinaria de crecimiento económico encuentra ese respaldo conceptual en el reduccionismo pecuniario de la idea usual de sistema económico y de los agregados que lo cuantifican en el sistema de cuentas nacionales. Ya vimos que la mitología del crecimiento se apoya en la metáfora de la producción, que oculta el lado oscuro e indeseado del proceso económico. Ya comentamos que lo que se entiende normalmente por crecimiento no es otra cosa que el crecimiento del producto o renta nacional. Y en este marco de referencia, el decrecimiento tiene también nombre propio: se llama recesión y conlleva la caída de esa renta o producto nacional y el empobrecimiento del país, con consecuencias sociales generalmente indeseadas. Por lo que, de entrada, el objetivo del decrecimiento no puede resultar atractivo para la mayoría de la población.

    Pero la idea general del decrecimiento tampoco encuentra solidez conceptual fuera del reduccionismo propio del enfoque económico ordinario. Pues desde los enfoques abiertos y multidimensionales de la economía ecológica, o desde lo que yo llamo el enfoque eco-integrador, no hay ninguna variable general de síntesis cuyo crecimiento, o decrecimiento, se pueda considerar inequívocamente deseable.

    Esto lo explicaba ya con claridad en la primera edición de mi libro La economía en evolución, de 1987. En el último capítulo, sobre los nuevos enfoques de lo económico, señalaba que los elementos que componen mi propuesta de enfoque ecointegrador, al no ser expresables en una única magnitud homogénea, no pueden dar lugar a ningún saldo o indicador global cuyo crecimiento (o decrecimiento) se estime inequívocamente deseable.

    Y por este mismo motivo el enfoque ecointegrador no debe asumir tampoco el objetivo del “crecimiento cero”, que entonces estaba de moda, como tampoco el del “decrecimiento” que ahora lo sustituye. Pues la reconversión propuesta del sistema económico entrañará, sin duda, la expansión de ciertas actividades y la regresión de otras, el uso acrecentado de ciertos materiales y energías y la regresión de otras. Por ejemplo, desde este enfoque tiene sentido proponer la reducción del consumo de energía fósil y contaminante, pero no el de la energía solar y sus derivados renovables, que se acaban disipando igual aunque no se usen.

    De ahí que el movimiento ecologista que defiende el decrecimiento, tiene que empezar a ponerle apellidos para que el objetivo resulte inteligible y razonable desde fuera del enfoque económico ordinario. Se dice así defender el decrecimiento del consumo o la exigencia de energía fósil y contaminante, de determinados materiales,… o de la generación de residuos, sin erosionar la calidad de vida de la gente. Pero el objetivo de hacer que decrezcan las exigencias materiales del proceso económico, coincide grosso modo con el de la llamada “desmaterialización” de la vida económica. Y creo que estos objetivos quedarían mucho mejor expresados por eslogan “mejor con menos”, puesto que hace referencia a una ética de la contención voluntaria, no solo medida en términos físicos, sino también pecuniarios y de poder, a la vez que afirma el disfrute de la vida.

    Considerando como subraya Georgescu-Roegen, que la Tierra es un sistema cerrado en materiales, lo que permite verla como un gran almacén de recursos naturales, el creciente uso y deterioro de estos recursos que genera la actual civilización industrial, no puede menos que apuntar a una merma en las disponibilidades y a un menor uso futuro de los mismos. Desde esta perspectiva el “decrecimiento” en el uso de determinados recursos será el horizonte obligado hacia el que apuntan de las tendencias en curso. Aprovechando esta evidencia, Serge Latouche propone prever y planificar este “decrecimiento” para evitar que se produzca de forma dramática y habla de la necesidad de aplicar una lógica económica diferente para conseguirlo, que es lo que yo vengo proponiendo desde hace tiempo.

    Llegados a este punto, creo que el principal objetivo a plantear es cambiar esa lógica y reconvertir el metabolismo económico de la sociedad. El problema estriba en que anteponer el objetivo del decrecimiento genera confusión cuando permanece en vigor la mitología del crecimiento y cuando los objetivos más generales de “cambio” y “reconversión” del sistema económico están todavía lejos de ser comprendidos y asumidos por la población. Por lo que creo que el movimiento ecologista tendría que hacer más hincapié en ellos y en la propuesta “mejor con menos”, que sustituye con ventaja a la del “decrecimiento”.

    Por José Manuel Naredo. Tomadas de Naredo, J.M. (2009) Luces en el laberinto, Madrid, La Catarata, pp. 214-217, respondiendo a una pregunta de Jorge Riechmann en la segunda parte del libro. Desde Ecopolítica, agradecemos a José Manuel su colaboración.

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: Decrecimiento: ¿alternativa transitable al capitalismo actual o mero llamado a la frugalidad?

    Post  luxemburguista on Thu Mar 25, 2010 5:34 pm

    http://www.democraciainclusiva.org/txt/decmerc.pdf

    En el enlace podeis ver un texto de Fotopoulos al respecto.
    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Decrecimiento: ¿alternativa transitable al capitalismo actual o mero llamado a la frugalidad?

    Post  JM Delgado on Fri Mar 26, 2010 7:35 am

    Con independencia de nuestras valoraciones desde una perspectiva marxista-luxemburguistas del Decrecimiento buena sería conocer las opiniones sobre el particular de los movimientos ecosocialistas, cercanos politicamente.

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: Decrecimiento: ¿alternativa transitable al capitalismo actual o mero llamado a la frugalidad?

    Post  luxemburguista on Tue Apr 13, 2010 11:47 am

    Hoy Rebelión.org reproduce una entrevista a Joaquín sempere sobre la cuestión, realizada en el contexto de la Semana Galega de Filosofía 2010 en la que también ha participado uno de los principales líderes de la Red Ecosocialista Internacional, y reconocido luxemburguista (aunque participa del SU de la IV), Michel Löwy. La entrevista puede verse en: "¿No quiere parar de consumir? Tranquilo que ya le obligará la realidad a ello" Y ayer podía leerse otra a Löwy, en
    «La crisis ecológica es más grave que la económica»
    La de hoy me interesa más.

    En ella el autor critica el propio término "decrecimiento" al que reconoce su valor "publicitario". Eso sí, admite, como no podía ser de otra forma, lo que plantea desde hace mucho el movimiento ecologista (y que recoge el ecosocialismo como algo central en su formulación): que los recursos del Planeta son limitados. En ese sentido, emplea uno de los conceptos con mayor valor heurístico de los que hoy se utilizan: "huella ecológica". Pero es demasiado optimista. Menciona a autores que plantean que estamos llegando al límite. Hay otros que certifican cómo hemos sobrepasado de hecho ese límite en multitud de aspectos (ese límite no debe verse como un límite concreto, sino como un conjunto de límites interrelacionados de manera sistémica, lo que hace más complejo su análisis).

    Plantea también el autor qué es lo que entiende por eso que se engloba en el término "decrecimiento" (él prefiere "economía ecológicamente sostenible") y menciona ejemplos muy clarificadores sobre qué decrecería, quiénes decrecerían, y a la inversa. Pero curiosamente critica la ausencia de "cómos" en los populistas y oportunistas ante la crisis, pero no entra al análisis del cómo se aplicarían esos cambios que él menciona como irremediables y positivos.

    Podríamos decir que esta entrevista es clara formulación de lo que la generalidad del movimiento ecologista y el propio movimiento por el decrecimiento plantea: todos coinciden en que esto (la sociedad actual) es insostenible y pone en peligro la propia supervivencia de la especie; la mayoría son "anticapitalistas" en algún modo, aunque sólo sea de forma difusa y confusa; algunos entran incluso a cuestionar ciertas bases del capitalismo, especialmente la distribución de la riqueza observable en las diferencias en el consumo (primando la esfera de la circulación sobre la de la producción, en un ejercicio analítico absurdo, inconsistente e incompleto); algunos van más allá y comprenden la esencia del sistema capitalista, su necesidad de reproducción ampliada del capital (que no es lo mismo que darse cuenta de que el capitalismo implica un crecimiento constante de no se sabe muy bien qué). Pero, casi en ningún caso se hacen 2 cosas bien necesarias (y ahí es donde Löwy demuestra su conocimiento del marxismo y del luxemburguismo, como es observable por ejemplo en "Progreso destructivo: Marx, Engels y la ecología" que difundió la FAN -http://www.fundanin.org/lowy5.htm -
    o en el Manifiesto Ecosocialista y otros textos suyos -si alguien los quiere que me lo diga, que tengo muchos en formato electrónico):

    1. Formular el carácter NECESARIO (en términos filosóficos incluso, como opuesto a contingente, como condición sine qua non para) de la socialización de los medios de producción, intercambio y subsistencia (lo producido). Por eso la respuesta de Fotopoulos me parece lo más completo que he leído al respecto de lo escrito recientemente, pues incluso cuestiona que en cualquier sistema de mercado (que implicaría propiedad privada y ausencia de planificación más allá de la individual-empresarial) pueda decrecerse.

    2. "Repasar lo que seguro habrán leído de Marx". Hago patente mi sarcasmo pues es más que una impresión la incultura política de la mayoría de los que tan alegremente hacen teoría política (¿o qué es esto si no? sobre esta cuestión, y que hoy son considerados verdaderos popes del pensamiento por quienes ansían un par de recetitas novedosas con las que creer encontrar la solución (final) a todos los problemas "del mundo mundial" (curiosamente, esos mismos que se quejan de los vicios de la sociedad de consumo incurren asiduamente en uno de los principales: el gusto por las modas, fruto de la irracionalidad, el anti-intelectualismo, y, en último extremo, el consumismo pasivo de cuanto "se les eche"). Se han quedado en esa propaganda cutre que asimilaba stajanovismo, planes quinquenales y "saltos adelante" (por la ventana incluso) a marxismo, olvidando la consideración que Marx tenía del trabajo como lacra inevitable pero que se podía reducir vía modernización de los procesos productivos. Como ni eso saben, algunos plantean extrañas vueltas a míticas edades de piedra (y ahí está el debate sobre la soberanía alimentaria en grado extremo que tenemos, en el que se intuye una reedición -también por desconocimiento- de falansterios y otras utopías que nos devolverían a todos a la "idílica vida agraria"). Y, por supuesto, rechazan el marxismo, a lo que ayuda el oportunismo anarquistoide favorecedor de la incultura (Bakunin y sus falsedades en lo que pone en boca de Marx sigue siendo la piedra filosofal en este sentido, la biblia de esos "ágrafos" que diría un viejo militante verdaderamente anarquista de la CGT) que tanto impregna estas corrientes ¿de pensamiento?. En lugar de todo eso quizás debieran, también en esta ocasión, recordar lo que es, supone e implica SOCIALIZACIÓN y COMUNISMO para Marx y Engels (y sus continuadores reales, no los muchachos del capitalismo de estado): una sociedad en la que todo lo referente a la economía, y en primer lugar qué se produce, cuánto se produce y cómo se produce, es decidido por todos. El día que eso sea así, el día en que todo se reduzca a su valor en tiempo de trabajo, ya veremos si la Humanidad es tan demente como para trabajar más de lo necesario (y producir por tanto más de lo necesario) y tener más de lo que realmente necesita. Cuando la gente pueda elegir entre trabajar más para tener más o trabajar menos teniendo más tiempo libre y descanso, entonces podremos hablar de estas cosas. Probablemente como "alegres y jocosas discusiones bizantinas de aquellos pre-históricos" de la era previa al libre despliegue de las verdaderas potencialidades de la Humanidad. Mientras, estaremos tratando de inventar la rueda a cada paso. Y encima cuadrada.

    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    Sponsored content

    Re: Decrecimiento: ¿alternativa transitable al capitalismo actual o mero llamado a la frugalidad?

    Post  Sponsored content Today at 7:59 pm


      Current date/time is Fri Dec 09, 2016 7:59 pm