International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 5 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 5 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    ANTIPOLITICA: UN SINCRETISMO DE ANARQUISMO Y TRIBUS URBANAS

    Share

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    ANTIPOLITICA: UN SINCRETISMO DE ANARQUISMO Y TRIBUS URBANAS

    Post  JM Delgado on Wed Apr 21, 2010 6:52 am

    Por si no fuera suficiente la abducción que la POLITICA PARLAMENTARIA-ELECTORAL y el monopolio que pretende ejercer, y de hecho ejerce sobre la gran mayoría de la población en España, vivida en clave dualista-maniquea, gobierno, versus oposición, PP, versus PSOE, muchos de los movimientos sociales, enemigos explícitos de tal falacia dicotómica, del capitalismo, neoliberalismo, etc., no hacen sino profundizar esa gran trampa que es la despolitización de la clase obrera por (supuesta) elevación "anticapitalista", opniendo "lo social" y "lo sindical" a las tomas de posición política, tan denigrada que bien parece patrimonio de la categoría de las "sectas", comunistas o así llamadas básicamente los trotskistas, neoestalinistas, etc.
    De este modo, organizaciones y redes que comunistas (consejistas o luxemburguistas mas o menos) actuando al interior del movimiento sindical anarcosindicalista pagan tributo a tal perjuicio "antipolititico" autolimitando su autonomía y tomas de posición pública a lo que resulta compatible con los esquemas anarcosindicalistas de tales entes, CGT y CNT, o autónomos, acabando por convertirse en un suerte de "grupo de afinidad" tolerable y semejantes a otros como la FAI, Ayuda Mutua, etc.
    Un verdadera pena y una verdadera lacra, nada mas incompatible con el marxismo, todo por no aparecer como una secta neobolchevique mas: obrerismo para sindical, potenciando LO SOCIAL, frente a LO POLITICO de la manera mas irresponsable.
    Para llorar.

    pepe dur
    Guest

    antipolítica:un sincretismo...

    Post  pepe dur on Thu Apr 22, 2010 2:53 pm

    por ahí lo veo yo tambien desde dentro de las praxis de las "tribus urbanas".
    habría una tendencia superdominante al interior de estos movimientos,que ante la falta de saber y conocimientos con respecto al estado,los partidos,la economia política..en fin, el sistema del capital en general,ante la miseria casi total de saber teórico,lo único que se les ocurre es tirarlo todo al cubo de la basura con un "no a la política","la política es el mal" etc.sin saber,sin darse cuenta (o no querer darse cuenta:oportunismo)de que con ese gesto se tiran y tiran a los movimientos también muy cerquita del cubo de la basura;pues con ello arrojan,desechan un arma,una herramienta imprescindible para el desarrollo y asentamiento de las luchas;para dotar a las resistencias de un logos local y general de necesaria necesidad.por ello creo esta cuestión es de suma importancia,pues es algo que ya ahora- y mucho más en un futuro cercano-va a ser la mayor trava para el desarrollo e importancia POLITICA de los movimientos de resistencia al capital global.

    Komunizt
    Guest

    Re: ANTIPOLITICA: UN SINCRETISMO DE ANARQUISMO Y TRIBUS URBANAS

    Post  Komunizt on Thu Apr 22, 2010 8:43 pm

    Proletariado contra "culturas juveniles" o "tribus urbanas"
    Comunistas Integrales
    Domingo 18 de abril de 2010

    enviado al mail

    De repente se puso de moda vestirse de oveja negra y en el rebaño todo perdió sentido… … una vez mas la moda nos alejó de la Revolución

    (Joaquin Cuevas, Chico Larva - chicolarva.blogspot.com)

    “Divide y vencerás” ha sido la política de los explotadores y opresores de siempre*. Sobre la base de la actividad humana autoalienada como trabajo y sobre la base de la propiedad privada sobre los medios de producción, la división entre clases sociales (burguesía y proletariado) es la división social fundamental o determinante de la actual sociedad capitalista. Pero no es la única. El capital no solo nos separa, a nosotrxs lxs desposeídxs o proletarixs, de los medios materiales que permiten decidir sobre nuestras propias vidas. También *nos divide entre nosotrxs mismxs con un sinnúmero de identidades particulares o parciales, de comunidades ficticias o comunidades de y para el capital*: éste hace muchas cosas para que creamos que somos y que actuemos como “jóvenes”, “estudiantes”, “ciudadanos”, “pueblo”, “hombres”, “mujeres”, “blancos”, “indios”, “negros”, “mestizos”, “de derecha”, “de izquierda”, “apolíticos”, “cristianos”, “ecologistas”, “feministas”, “glbtis”, “artistas”, “deportistas”, “rockeros”, “punkeros”, “emos”, “hoperos”, “hippies”, “poperos”, “reggaetoneros”, “latin kings”, “ñetas”, “liguistas de la muerte blanca”, “barcelonistas de la sur oscura”, “serranos (o andinos)”, “monos (o costeños)”, “ecuatorianos”, “cubanos”, “colombianos”, “árabes”, etc., etc., etc. Todo este espectáculo social pretende ser expresado bajo el discurso cultural y político de la famosa *“identidad”* y de la famosa *“diversidad”*… ¡pero *siempre* *dentro de las lógicas y las dinámicas de la economía, la sociedad, la cotidianeidad y el estado capitalistas*; es decir, en el marco de la explotación, la opresión, el lavado de cerebro, la fragmentación, la competencia y el individualismo!

    Claro, podemos “ser”, lucir, pensar y hablar cómo y cuándo nos venga en gana (incluso por moda o novelería); podemos adquirir y mantener o “deconstruir” y mudar de una identidad a otra cuándo y cómo queramos (el “diverso” mercado capitalista –económico y cultural- lo permite); podemos ser “alternativos”, “anti-moda” y hasta “contestatarios” (porque “así son ‘los jóvenes’ ahora”); podemos organizar conciertos, ferias, campañas, encuentros, marchas “de resistencia juvenil” o “desfiles de la diversidad”, etc.; podemos reclamarle al estado burgués que “reconozca” tal identidad y que “respete” tal diversidad (cosa que ya ha hecho el actual gobierno burgués social-fascista con ciertas leyes y políticas públicas culturales, al igual que el “ilustre” municipio de quito); podemos hasta autoengañarnos creyendo que las absurdas y ridículas “guerras tribales” (p. ej. entre punks y skins, entre “barras bravas” o entre grupos políticos juveniles) son “una forma de lucha de clases” (¡!) ó, peor aún, creyendo que la lucha no es de clases sino “de generaciones, de sexos, de razas, de culturas” (¡!), etc.; en fin, para el capital-estado podemos hacer y creer todo esto, siempre y cuando no cuestionemos ni ataquemos la alienación, la explotación y la dominación de clase, siempre y cuando no nos rebelemos contra nuestro rol de explotadxs-dominadxs-consumidorxs-ciudadanxs (es decir contra nuestro rol de esclavx asalariadx, criatura del mercado y del estado o siervx voluntarix), siempre y cuando no critiquemos ni luchemos contra la totalidad capitalista y la sociedad de clases: la propiedad privada, el trabajo asalariado, la mercancía, el dinero, el estado, la ideología, la patria, la familia, la autoridad, la moral, la identidad, los roles y toda otra forma de alienación-opresión humana que forma parte del sistema capitalista (el que, sin duda, también es patriarcal, racista, colonial, autoritario, adultocéntrico, excluyente, etc., pero que ante todo y sobre todo es capitalista). Es más, no en vano ongs y gobiernos progresistas como el de la “revolución ciudadana” hoy promocionan y defienden todas estas *tácticas ideológicas para embrutecer, dividir, cooptar y debilitar a nuestra clase, el proletariado.

    En resumen: la “identidad” y la “diversidad”, y más concretamente la “juventud” y las “tribus urbanas”, son discursos y políticas ideológico-culturales capitalistas, porque son una de las formas actuales efectivas para que nosotrxs, lxs proletarixs –en especial lxs proletarixs jóvenes, siempre diferentes o múltiples entre nosotrxs-, no nos asumamos como tales –como lo que somos en realidad-, luchemos en contra de todo aquello que nos separa de nosotrxs mismxs en tanto individuxs reales y podamos construir una comunidad humana real; sino para que nos dividamos y nos organicemos contra nosotrxs mismxs, envés de organizarnos contra ellos: los capitalistas y sus “diversos” mercenarios (desde políticos y policías hasta ongistas e izquierdistas “alternativos”), nuestros enemigos de clase.

    Pero teniendo en cuenta también que esos opresores habitan dentro de nosotrxs mismxs y que, por tanto, como oprimidxs, debemos también “matar” individual y colectivamente al opresor que llevamos dentro en todo sentido(al burgués, al egoísta, al machista, al racista, al autoritario, al alternativo, al “revolucionario profesional”, al que se autoengaña y autocomplace con una “vida” deshumanizada, sin sentido e indigna, etc.).

    Todo este cuadro, sin duda, no es sino una de las consecuencias de la temporal derrota histórica de nuestra clase proletaria en la lucha de clases; de que –al menos en este país- nuestra clase aún no existe como sujeto antagonista y destructor del mundo del capital en su totalidad y desde sus raíces, razón por la cual aún está embrutecida, atomizada y encasillada de mil y un formas burguesas; y de que el capital-estado y su ala izquierda (incluidas la academia, las ongs y ciertas “organizaciones juveniles”) *se aprovechan de esta situación y la mantienen porque les conviene* (pues, en algunos casos, figuretean y ¡hasta lucran de ello!).

    Pero por eso mismo es que lxs proletarixs revolucionarixs e intransigentes debemos criticar, denunciar y combatir a muerte todas estas ideologías y políticas culturales capitalistas que nos impiden asumirnos y luchar como clase, y que no solo son reformistas sino contrarrevolucionarias, ya que pretender reformar “alternativamente” el actual orden social es pretender mantener “alternativamente” la esclavitud asalariada y el despotismo estatal, es decir la contrarrevolución capitalista permanente, la cual ahora tiene una forma precisamente preventiva, democrática, reformista o “ciudadana”. Por eso mismo hoy hay que agitar firmemente la bandera de la guerra de clases y de la resistencia proletaria, de forma que asumamos que no somos parte de ninguna ideología, identidad, rol y/o comunidad ficticia; sino que asumamos lo que somos y lo que debemos hacer en conformidad con nuestro ser real: que somos proletarixs y que, si realmente necesitamos y deseamos reapropiarnos por completo de nuestras vidas y vivirlas a plenitud –sin explotación ni opresión ni alienación-, debemos luchar por suprimir las condiciones capitalistas de existencia (material y espiritual), que también son las condiciones que nos hacen ser proletarixs; es decir, al asumirnos como proletarixs –quienes lo somos-, no solo estamos asumiendo la lucha vital concreta contra el capital, sino también la lucha por autosuprimirnos como clase, como humanidad-proletarizada, para devenir humanidad-socializada o comunidad humana real. Todo lo cual, valga decirlo, no es uno de esos novedosos y mercantiles “inventos” académicos posmodernos, sino una de las posibilidades reales que ha vislumbrado la misma lucha práctica y conciente del proletariado histórico y mundial, de nuestra clase. Y también cabe aquí decir que no nos estamos dirigiendo a lxs rockerxs, punkerxs, hoperxs, alternativxs, etc. “aniñadxs”, a esa juventud pequeñoburguesa o de clase media*, porque ésta ya se encuentra acomodada “alternativamente” en el sistema y porque es frecuente en ella que tenga crisis existenciales o “de identidad”. De allí que no nos interese tal sector. Nos estamos dirigiendo fraternal pero (auto)críticamente, sin duda, a todxs lxs compas proletas jóvenes que andan metidxs en estas “movidas juveniles”* -talvez como una forma de canalizar la natural rebeldía que les produce este maldito sistema capitalista-, a lxs cuales les decimos que si llegan a participar en la revolución social no será por una identidad, conciencia, ideología u organización, sino *por necesidad vital concreta*; es decir, que no lo harán como rockerxs, punkerxs, hoperxs, alternativxs, feministas, ecologistas, indigenistas, estudiantes, y ni siquiera como “socialistas”, “comunistas” o “anarquistas”, sino *como proletarixs que luchan por su propia autosupresión y autoliberación humana integral.

    Con todo esto último no estamos diciendo que no existan diferencias al interior de la clase trabajadora, que estas sean “contradicciones secundarias”, ni tampoco estamos llamando a “forjar la unidad” por la unidad, porque sí o así sin más (nada más populista y contrarrevolucionario, en este aspecto, que la unidad sin principios y desde arriba). El capital domina, entre otras cosas, porque produce, “naturaliza” y controla socialmente las diferencias reales en el seno de lxs trabajadorxs (división del trabajo, jerarquías salariales, de consumo o de “estatus”, nacionales, regionales, de sexo, edad, “raza”, ideologías, valores, costumbres, gustos, etc.). O cuando no las produce directamente, las integra y reproduce dentro de sus lógicas y, así, domina la totalidad social en base a este conjunto de *divisiones o separaciones. Es falso o ilusorio, entonces, pretender combatir al capitalismo solamente desde una de estas parciales diferencias o haciendo de éstas “frentes de lucha” bajo la forma de identidades e ideologías: aquí nos referimos, por supuesto, a todos los “ismos” que están de moda (ciudadanismo, indigenismo, ecologismo, feminismo) y, en este caso, a las “culturas juveniles” o “tribus urbanas”, ya que, entre otros motivos, hoy éstas se encuentran presentes en buena parte de lo que se considera como “izquierdas”. Por lo tanto, no se puede llamar a “forjar la unidad” de nuestra clase bajo estas premisas. Insistimos: esa es la política ideológico-cultural actual del capital y su ala izquierda, del enemigo declarado y camuflado, respectivamente.

    Muy por el contrario, la resolución proletaria y comunista de este problema es, una vez asumida nuestra condición proletaria, reconocer estas diferencias reales en nuestro seno, trabajarlas, superarlas, y sobre todo hacer esto autónomamente (lejos de las garras de los patrones, gobierno, sindicatos, partidos, ongs, universidades, etc.) y volcarlo contra el capital. Obviamente, esto debe hacerse *entre iguales, como compañerxs y como revolucionarixs, es decir que *toda desigualdad o jerarquía capitalista -sea cual sea- al interior de nuestra clase en lucha debe ser descartada o desechada desde el principio. Así pues, este clasismo revolucionario integral critica y combate la “identidad” y la “diversidad” capitalistas, pero no anula sino que, al estar luchando contra todaexplotación y opresión, reúne y potencia la diferencia y/o la multiplicidad individual y colectiva real, humana, que es negada o alienada por el capital (p. ej. compañeras proletarias secretarias, madres solteras y “rockeras” de ascendencia indígena, o compañeros proletarios precarios y “hoperos” de barrio marginal, etc.). Por tal razón es que podemos afirmar categóricamente que, *contra todas las identidades/comunidades ficticias o ilusorias del capital, la única comunidad real es la comunidad proletaria de lucha por abolir el capital-estado y la sociedad de clases*, *que es de carácter histórico y mundial, que vive y lucha por establecer a su vez la comunidad humana real mundial sin explotadores ni explotados, sin clases ni estado: el comunismo; el cual, como bien dice el Manifiesto Comunista, es “una asociación donde el libre desenvolvimiento de cada unx sea la condición del libre desenvolvimiento de todxs” (por si acaso: no reivindicamos al comunismo como otra ideología ni mucho menos como otra identidad, sino como movimiento *real* del proletariado por abolir la sociedad burguesa y a la vez como futura sociedad sin clases y sin estado, por lo que bien podemos reafirmar, en palabras de un compañero histórico, que *“lxs comunistas luchamos por nuestra propia abolición”*). Todo esto es posible desde aquí y ahora, a su vez, si a la atomización y a la competencia lxs proletarixs le oponemos activamente la solidaridad o la complicidad*; a la representación y al vanguardismo, la autonomía; a la conciliación y al colaboracionismo, el antagonismo; al reformismo, *la radicalidad*; y a la dictadura (democrática) del capital, *la dictadura social de nuestras necesidades y deseos humanos reales, la superioridad humana frente a la mercancía y el estado*. Solo con esta perspectiva hoy se puede y se debe separar aguas tajantemente con la ideología dominante, con la izquierda del capital, con los sectores reaccionarios y reformistas en general y, por lo tanto, solo de ese modo hoy hay cómo contribuir modestamente a que nuestra clase se reconstituya, se reunifique y actúe como *sujeto revolucionario*. La lucha proletaria práctica así lo ha demostrado y lo demostrará.

    Considerando que histórica y globalmente estamos en un contexto de *crisis* *capitalista* donde se demuestra toda la *barbarie* de este sistema putrefacto, pero que, aún así, *mayoritariamente nuestra clase sigue estando explotada, dividida, extraviada, domada*; que la *actual generación de proletarixs jóvenes –que, además, constituimos el grueso de la clase trabajadora actual- está condenada al desempleo o a la precariedad económica y existencial (no solo la pobreza o la marginalidad, sino también el desencanto y la decadencia); que, sin embargo, esta actual generación de jóvenes proletarixs, por su misma situación material y vital concreta, tiene capacidades y motivos suficientes para autoemanciparse tanto del capital (economía/trabajo, política/estado, etc.) como de la izquierda del capital y sus taras: sindicalismo, partidismo, estatismo, ongismo, etc. (más allá de sus particularidades, las últimas luchas proletarias en perú, grecia, turquía, así lo demuestran, sobre todo en grecia); que esta *contradictoria situación de la juventud proletaria o del proletariado joven* se plasma en muchas de las actuales organizaciones, ideologías, iniciativas, procesos y acciones “juveniles” “de izquierda”; y, que precisamente *el particularismo, en este caso el culturalismo juvenilista (burgués y reformista en sí), es un obstáculo real para luchar como clase contra toda explotación y dominación*; considerando todo esto, pues, animamos a todxs lxs jóvenes proletarixs
    politizadxs o no, organizadxs o no- a que *abandonen todo “ismo” de moda y toda “cultura juvenil” o “tribu urbana”, y en general toda forma de dominio, ideologización, separación e identificación capitalistas, y que asuman lo que en realidad son y deben hacer para su autoliberación integral (material, social, psicológica, sexual, cultural, ecológica): proletarixs que luchen por transformar sus propias vidas, por conquistar y disfrutar la auténtica vida para todxs y cada unx; que luchen de manera práctica, autoconciente, autoorganizada, combativa y creativa por destruir la sociedad capitalista en su totalidad y por ende por autosuprimirse como clase para ser comunidad humana real o libre asociación de individuxs libres. A esto talvez se le quiera y pueda denominar de muchas formas; pero en la lucha histórica, real, de nuestra clase, a esta tendencia o movimiento real hasta ahora se le ha denominado comunismo y anarquía.

    ¡Abajo el juvenilismo, el culturalismo y toda comunidad ficticia del capital!
    ¡Lucha de clases revolucionaria! ¡Clasismo revolucionario integral!

    ¡A construir y fortalecer la comunidad proletaria mundial para destruir al capital, al estado y a las clases!

    ¡¡La única comunidad humana real es el comunismo!! ¡¡Por el comunismo y la anarquía siempre!!

    comunismoobarbarie@gmail.com

    abril 2010, quito-ecuador

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: ANTIPOLITICA: UN SINCRETISMO DE ANARQUISMO Y TRIBUS URBANAS

    Post  JM Delgado on Fri Apr 23, 2010 12:30 pm

    Bien, debería haberlo aclarado puesto que lo puse en el título del hilo: cuándo me refería a las "tribus urbanas" - una expresión cultural o subcultural o moda o lo que fuere, de los años 80 - lo hacía solo en sentido figurado: no era mi intención ocuparme de ellas en este hilo, como tampoco de otras "muletas" o prótesis identitarias que han venido a ocupar el lugar de la conciencia de clase tras el descrédito del "comunismo" inspirado en lo que fué la Comintern y la URSS, me refería irónicamente a las ONG'S y asociaciones de UNA SOLA REIVINDICACIÓN, pro esto y aquello o contra lo otro y lo de mas allá, estas ahondan la división del "trabajo" anticapitalista - cuándo lo es - ubicandose en el territorio imaginario de "lo social" ¡a salvo de LO POLITICO! de tan despreciado que por elevación meten en el mismo cubo de la basura la critica de la democracia liberal, el dualismo de los sistema de partidos, la corrupción inherente, con cualquier aproximación a la lucha de clases entendida como TOTALIDAD, y por tanto inexcusablemente política, así pues, a el simplismo reduccionista "antipolítico" de inspiración "libertaria" o anarquista, se suma el reduccionismo interesado y de tan cómodo que su componente pequeñoburguesa es mas que visible, de estas organizaciones que glosamos.

    Una mediación o intento de superación de esas visiones parciales se encontraba en los Foros Sociales, instancias unitarias surgidas en los 90's, a nivel de localidad, estos permitian una superación de tales parcialidades y ocuparse de los mas variados asuntos: desde la lucha contra las guerras de Iraq y Afganistán, Palestina, lucha contra los efectos de la crisis y el desempleo, solidaridad con los migrantes, etc., sin embargo la tendencia a su interior de algunos sindicatos era y es vetar cualquier irrupción en su coto supuestamente vedado de las luchas obreras concretas, concebidas en tanto que meramente "sindicales", así como desde movimientos barriales animados por "libertarios" o autónomos coadyuvaban a mantener los Foros Sociales alejados de las luchas reividicativas concretas cercanas, ello generaba una presión a ocuparse solamente de aquellas cuestiones o revindicaciones lejanas a intereses electorales (incluyendo aquí las elecciones sindicales a comités de empresas) o a control o encuadramiento del tipo que fuere. Así, los tales foros, acaban por especializarse en los campos que no producen rentabilidad, lejanos, "altruistas", "solidarios", al cabo una ocupación "hipermétrope" que los deslegitiman y desacreditan frente a la gente que lucha o que está pagando los mas graves efectos de la crisis.
    Y para acabar de joderlo todo los trotskistas (unos mas que otros) y neoestalinos varios, unos y otros aparecen en foros, plataformas y entes unitarios tratando siempre de subordinarselo, controlarlos y, en todo caso, cultivándolo en plan agricultura extensiva, hasta que llegue el momento en que sientan que la tal instancia unitaria entra en competencia con su expansión y entonces abandonarlo sin contribuir a sus descrédito sería poco menos que milagro.

    pepe dur
    Guest

    antipolítica:un sincretismo...

    Post  pepe dur on Fri Apr 23, 2010 4:11 pm

    bien,después de la crítica al tribalismo,creo que la cosa habría que repensarla mejor y no quedarse solamente en esas formas negativas adheridas a los movimientos -en general localistas,reducidos a un lugar y temática concretos-,sino mirar al mismo tiempo todos los elementos de vida,esperanzas,energias,deseos de otras formas de ser más allá del capital,más allá de la ley del valor que conllevan en si estas "movidas".repensar habría el porqué estos movimientos son los que mayormente atraen a los sectores de la juventud más rebeldes,con mayores energias y deseos antisistema,porqué ahí precisamente y no en otros lugares se buscan alternativas a la vida que el capital ofrece y que se rechaza o se intenta rechazar por estos medios..pienso que ello es debido a que ahí,en las "tribus",se pueden intentar de experimentar formas de relacionarse,de ser,que no son posibles dentro de la "gran jaula" de la sociedad capitalista.y ello es bueno.
    el problema no estaría tanto en las deficiencias y debilidades de los movimientos tribales, como en la gigantesca incapacidad de la sociedad en general -de los productores de la continua reproducción sistémica-para intentar buscar una alternativa,una salida más allá del sistema del capital.
    ahí sigue-y seguirá- radicado el grandísimo problema (por ahora parece que insoluble)de fondo;sin lo cual-sin la activación,intervención, de las grandes masas reproductoras del sistema-nunca habrá la posibilidad de salir del impasse histórico en que nos hallamos sumidos.
    tal vez les quepa a esos movimientos "tribales",localistas,deficitarios,débiles en fuerza social e incluso en saberes y conocimientos, de ser los anticipadores,las avanzadillas de las formas futuras,por venir;tal vez sean los lugares,las formas,en que tendra que mirarse la generalidad de lo social para buscar alternativas al caos y la destrucción sistemática a que nos conduce el poder del capital.así, con esa positividad,con ese mirar los elementos afirmativos en pos de otras formas de vida, querría,(creo que deberíamos)también, ver la cuestión.
    a lo que parece,por lo que se ve,por lo que continuamente vemos en la realidad de nuestro entorno,
    las posibilidades de una alternativa superadora del sistema del capital no estarían precisamente a la vuelta de la esquina.quedaría aún mucha tela por cortar.aún quedaría un buen trecho de historia para que se reuniesen las condiciones necesarias que hiciesen plausible una forma social-llamemosle de lo común,comunista-capaz de resolver la locura e irracionalidad a que nos ha llevado el poder del capital.para ello seguro que no hay otra manera que la de seguir insistiendo en las luchas y resistencias;en seguir mirando continuamente cuales serían los mejores caminos,las mejores formas,que
    hagan que nos acerquemos cada vez más y mejor a ese objetivo.
    y muchísima paciencia.no hay otra.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: ANTIPOLITICA: UN SINCRETISMO DE ANARQUISMO Y TRIBUS URBANAS

    Post  JM Delgado on Sat Apr 24, 2010 3:33 am

    Creo, Pepe, que respecto de las "tribus urbanas" la cosa ha pasado un tanto de moda: ya los heavy, mods, punkys, góticos, etc., siempre al socaire de los grupos musicales, no son lo que eran, si son algo a finales de las 1º década del XXI es patrimonio de los adolescentes.
    Respecto de las otras tribus, las ONG'S, y entidades "de una sola reivindicación" si bien tributan como las primeras a la influencia del posmodernismo, estas no están completamente bajo la influencia del paradigma comunitarista, es decir NO PROVEEN DE IDENTIDAD, a excepción de ciertas ONG'S bajo la influencia de la iglesia católica y algunos colectivos LGTB, el tema, hoy, la principal y casi exclusiva "tribu" de los jóvenes de clase obrera es el futbol, "sus colores", que mas que rebeldía antisistema - que también vehicula - es violencia contra alguien, el "contrario", pero también la policia, al menos al final de partido, actitud fácil de desconectar y compatible con las próximas oposiciones a cualquier cuerpo policial.
    El tema este ha sido siempre de especial preocupación para mi: la despolitización "social" de los movimientos de resistencias:


    Politica para los movimientos sociales
    J.M. Delgado
    http://www.nodo50.org/reformaenserio/articulos/mayo04/pildora.pdf

    Caminar sobre ambos pies exige librarse de tendencias antipolíticas, tender puente entre las distintas formas de acercarse a la respública, comenzando por impugnar la separación entre lo social y lo político, lo global y lo local, las luchas obreras o sindicales y las ecologistas o vecinales, municipalistas o en demanda de reformas democráticas integrales, tender puentes, empero, nada tiene que ver con los brindis al sol ni con la bonhomia filantrópica. Asimismo resulta necesario identificar recientes iniciativas
    interesadas en despolitizar los movimientos sociales, reclamando una vuelta a los orígenes antipolíticos que encuentra aliados mas o menos despistados en ambientes libertarios y que no persiguen sino volver al aprisco a sectores juveniles incorporados a la lucha contra la guerra en Irak. Que estas iniciativas estén inspiradas no demasiado remotamente en las proximidades de la iglesia católica es un secreto a voces, que asimismo se trate de sectores u ongs considerados progresistas para nada da cuenta de los efectos antiemancipadores,
    cultivadores de la inmadurez individual y colectiva, del scoutistismo, generadores de ideologías comunitaristas, gregarias, que no persiguen mas que asegurar para la iglesia el control del máximo posible del movimiento.

    Y desde luego que si lo consideramos con optimismo, el de la botella medio llena, podemos observar, como tú apuntas, que a través de las tribus se expresan energias y rebeldías antisistema, aúnque también podemos observar en que modo tales rebeldías son canalizadas, reconducidas, y finalmente desactivadas en la inanidad o bien dirigidas a la exclusión social, al cabo, se trataría, para el sistema, de disolver lo mas posible la homogeneidad, la posibilidad de acceso a la conciencia de clase del sector mas teóricamente rebelde del ejercito industrial de reserva y de los trabajadores jóvenes precarizados.

    La denuncia, ¡siempre la denuncia del sistema y sus mañas!, en eso somos expertos, ¡no es tan dificil! sí lo es apuntar proactivamente formas de superar tales trampas y nichos sociales, no creo que salvo el período de entreguerras en Europa el Capitalismo haya podido estar mas desacreditado y desnudo, deslegitimado que estos tiempos de crisis generalizada, y sin embargo el acceso a la conciencia anticapitalista, pro-socialista, se aparece mas dificil que nunca, tales son los sutiles y generalizados mecanismos de alienación y control que el sistema genera, por aquí no tenemos mas remedios que ser muy modestos:
    a) Cuestionar y oponerse siempre que sea posible a la compartimentación, "sindicalización" - que NO es lo mismo que avenirse, por fuerza mayor, a afiliarse a un sindicato, no a los explicitamente institucionales, por supuesto - y despolitización de la lucha de clases,de la clase mismas y de los movimientos sociales.
    b) Apoyar, contribuir a crear, proteger y defender sin el menor intento de patrimonializar, antes bien, denunciando esas prácticas allá donde existan, todos tipo de instancias unitarias, plataformas, foros sociales, etc.
    c) Defender la acción dinamizadora de la lucha de clases entendida como TOTALIDAD, en esas instancias, negandose pues a limitar su interés y su acción en ningún ámbito.

    JM.

    Sponsored content

    Re: ANTIPOLITICA: UN SINCRETISMO DE ANARQUISMO Y TRIBUS URBANAS

    Post  Sponsored content Today at 4:09 pm


      Current date/time is Fri Dec 09, 2016 4:09 pm