International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 4 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 4 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Share

    martin

    Number of posts : 100
    Registration date : 2009-05-25

    MARTIN O RAKO

    Post  martin on Thu May 27, 2010 4:46 pm

    Mañana, viernes, los compañeros que estamos en Alternativa proletaria vamos a tener una sesión de skype y discutiremos este debate (que comencé como Martín y continué como Rako, mi nombre en Lucha Obrera). Un debate sobre, en un primer momento, la posibilidad de vernos y de confrontar experiencias (sobre todo por la que está cayendo) y, si la cosa iba bien, lanzar propuestas más concretas. Digo “si la cosa iba bien”, porque para cometer errores o nuevos encontronazos, o que cada uno vaya a su bola, mejor nos quedamos como estamos y que cada uno haga su recorrido.

    He visto pocas intervenciones (y las he leído tranquilamente y en su totalidad) y casi ninguna propuesta clara, más allá de lo que hablé sobre principios organizativos. Los textos que ha aportado Luxemburguista, algunos de los cuales conocía, hay que leerlos realmente con atención y comentarlos para extraer las conclusiones convenientes. Está claro que son la piedra angular de la creación de algo nuevo desde la perspectiva del marxismo libertario o el luxemburguismo, algo que lleváis ya, José María y Paco, intentando mucho tiempo y que, por una cosa o por otra, no cuaja, no va para adelante; lo digo por la Red Luxemburguista, Alternativa Proletaria o lo que sea.

    A su vez, esto es y será muy útil para aquellos que se han asustado, o lo ven como un error, cuando decía eso de “absténgase quienes no se hayan desvinculado…”, porque para construir algo desde otra perspectiva (conjunto cerrado de ideas y opuesta a), como es el luxemburguismo o el marxismo libertario (porque sí los entiendo como otra cosa y totalmente distintos al leninismo, al trostkismo, al anarcosindicalismo, etc.) estos textos son reveladores y muestran, en sus autores, un intento serio y riguroso de darle sentido a toda una experiencia histórica concreta, en la lucha de los trabajadores contra el capital.

    De todas formas el viernes de la semana que viene también queríamos hacer otra sesión de skype para analizar las movilizaciones del próximo 8 de junio en España; mañana discutiremos si la hacemos abierta a la gente del Foro que quiera participar y os informaremos.
    Voy a comentar otras cuestiones básicas para los compañeros que hacemos Alternativa proletaria. Ni somos un partido ni un sindicato, ni vamos a formar parte de una lista electoral, ni municipal ni regional ni nacional (¿ya existen muchos para qué hacer más, si total no vamos nunca a ganar y no nos van dejar?). Lo del “partido obrero de unificación marxista” u otras definiciones quien quiera que lo haga, nosotros no. Si estamos en Alternativa proletaria es porque, de momento, intentamos cumplir nuestro compromiso organizativo de septiembre, y si alguien no está de acuerdo con él pues lo siento, y lógicamente, si alguien no lo cumple no estará en Alternativa proletaria.

    El compromiso es sencillo:
    1) Participar en movimientos y luchas sociales en los ámbitos en los que estamos.
    2) Informar de lo que hacen esos movimientos (y nosotros en ellos) al resto de camaradas. Al menos una vez al mes y especialmente cuando haya movilizaciones o se vayan a plantear cuestiones relevantes.
    3) Analizar, debatir y proponer colectivamente en base a esas experiencias.
    4) Publicar noticias e informaciones referidas a esas experiencias y a las conclusiones a las que lleguemos a partir de ellas. En especial los propios documentos de esos movimientos de los que somos parte (siempre serán más “unitarios” y “masivos” que los nuestros).
    5) Elaborar, a partir de esas experiencias o sobre otros temas, editoriales o comunicados de toda la organización, que constituirán nuestro “boletín”, con el compromiso de debatirlos y difundirlos (en papel e internet) entre todos.
    6) Cuantas otras cosas se decidan y se puedan hacer (textos, charlas,…), bien entre todos, bien entre algunos (los que quieran y/o puedan), siempre comentándoselo al resto de camaradas.

    De los seis puntos, los tres primeros son elementales, los otros tres si no se hacen, pues no pasa nada, pero lo básico son los tres primeros, la razón es simple, porque “estemos donde estemos” lo importante es que estemos coordinados e intentemos hacer las mismas cosas, es decir, el acuerdo, en un primer momento es organizativo, un acuerdo más o menos flexible, pero basado en la unidad en la acción y de acción.

    Ni somos los más revolucionarios ni pretendemos serlo, de hecho, “pasamos olímpicamente” ya de la vanguardia del proletariado, de la necesidad de la creación, por cojones, de un partido o una organización, de comités centrales, jefecillos, y otros rollos.

    Ni nos sentimos distintos al resto, ni somos ni seremos más revolucionarios por lo que decimos o propugnamos: “la revolución social”. Por eso entendemos que nuestra propuesta organizativa era básica y complementaria, es decir, nuestro activismo en nuestras localidades y organizaciones se complementaría con lo que hacemos coordinadamente.

    Las orientaciones “programáticas” también son flexibles, para qué nos vamos a preocupar en hacer un programa con lo bien que le sale a otros (y desde luego si nuestro programa es lo que dice ATTAC, pues me voy con ellos, y me hubiera quedado con los análisis del desaparecido Vidal Beneyto, pero me imagino que queremos algo más, ¿no?). El objetivo era ir viendo eso que creemos que es el luxemburguismo y el marxismo libertaria, filosofar un poco menos y llevarlo a la práctica en donde militemos y en donde estemos. Por eso intentamos sólo ser quienes decimos ser y tender precisamente a lo que decimos (la lucha de clases, la huelga de masas, la democracia comunista, etc.), en eso estará la originalidad del luxemburguismo, lógicamente, sin sujetarnos a tendencias, corrientes, o siglas; de hecho, en septiembre, cuando hicimos Alternativa proletaria para coordinarnos mejor lo primero que dijimos que sería transitorio hasta contactar y encontrar a otras organizaciones y otra gente y, quizá, irnos con ellos, o bien, mantenernos sólo como un grupo más.

    Lo dicho, ya veremos qué pasa en el futuro, por cierto, los compañeros de la Corriente Comunista Internacional me plantean que hay que promover dos retos o propuestas:
    1) la celebración de asambleas abiertas donde todos puedan discutir y decidir,
    2) luchar juntos rompiendo las divisiones de sector, empresa, sexo, nacionalidad, parado/activo, emigrantes/no emigrante,

    Y por cierto, la CGT no convoca Huelga General en todos los sectores para el próximo 8 de junio, la reunión del Comité Confederal demuestra la ineficacia de la estructura y, de algo más, el abandono de las ideas de clase; la incoherencia de lo que se dice y después se hace, en fin, SALUD Y ALEGRIA.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Fri May 28, 2010 1:00 am

    Los textos que ha aportado Luxemburguista, algunos de los cuales conocía, hay que leerlos realmente con atención y comentarlos para extraer las conclusiones convenientes. Está claro que son la piedra angular de la creación de algo nuevo desde la perspectiva del marxismo libertario o el luxemburguismo, algo que lleváis ya, José María y Paco, intentando mucho tiempo y que, por una cosa o por otra, no cuaja, no va para adelante; lo digo por la Red Luxemburguista, Alternativa Proletaria o lo que sea.

    Todo lo que espero y deseo es que hagamos, que cuaje, que vaya para adelante esta casa luxemburguistas a la que algunos - no solo Luxemburguista y yo - nos hemos dedicado a poner cimientos, a definir sus contornos.
    Por lo demás en la simplicidad de no ser ni esto ni aquello ni lo de mas allá hay poco futuro en la ordalía que nos hemos propuestos todos. Lo que sale por este camino es reduccionismo obrerista sin sustancia.
    Termino solo recordano que me siento responsable de lo que he escrito, ayer y hace año y medio como hoy mismo, y por tanto en manera alguna de aquello a lo que "resuene" lo por mi escrito.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Fri May 28, 2010 4:05 am

    JM Delgado wrote:
    Los textos que ha aportado Luxemburguista, algunos de los cuales conocía, hay que leerlos realmente con atención y comentarlos para extraer las conclusiones convenientes. Está claro que son la piedra angular de la creación de algo nuevo desde la perspectiva del marxismo libertario o el luxemburguismo, algo que lleváis ya, José María y Paco, intentando mucho tiempo y que, por una cosa o por otra, no cuaja, no va para adelante; lo digo por la Red Luxemburguista, Alternativa Proletaria o lo que sea.

    Todo lo que espero y deseo es que hagamos, que cuaje, que vaya para adelante esta casa luxemburguistas a la que algunos - no solo Luxemburguista y yo - nos hemos dedicado a poner cimientos, a definir sus contornos.
    Por lo demás en la simplicidad de no ser ni esto ni aquello ni lo de mas allá hay poco futuro en la ordalía que nos hemos propuestos todos. Lo que sale por este camino es reduccionismo obrerista sin sustancia.
    Termino solo recordano que me siento responsable de lo que he escrito, ayer y hace año y medio como hoy mismo, y por tanto en manera alguna de aquello a lo que "resuene" lo por mi escrito.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Fri May 28, 2010 4:31 am

    Había dejado algo importante en el tintero:


    El compromiso es sencillo:
    1) Participar en movimientos y luchas sociales en los ámbitos en los que estamos.
    2) Informar de lo que hacen esos movimientos (y nosotros en ellos) al resto de camaradas. Al menos una vez al mes y especialmente cuando haya movilizaciones o se vayan a plantear cuestiones relevantes.
    3) Analizar, debatir y proponer colectivamente en base a esas experiencias.
    4) Publicar noticias e informaciones referidas a esas experiencias y a las conclusiones a las que lleguemos a partir de ellas. En especial los propios documentos de esos movimientos de los que somos parte (siempre serán más “unitarios” y “masivos” que los nuestros).
    5) Elaborar, a partir de esas experiencias o sobre otros temas, editoriales o comunicados de toda la organización, que constituirán nuestro “boletín”, con el compromiso de debatirlos y difundirlos (en papel e internet) entre todos.
    6) Cuantas otras cosas se decidan y se puedan hacer (textos, charlas,…), bien entre todos, bien entre algunos (los que quieran y/o puedan), siempre comentándoselo al resto de camaradas.

    Quería decir que estoy plenamente de acuerdo con el método de funcionamiento o compromiso organizativo de los compañeros de AP, pero..., si nos fijamos bien lo que esos puntos del compromiso organizativo definen y acotan ¡no es mas que el funcionamiento NORMAL de una organización que se reune en asambleas, de una organización no-autoritaria y no-jerárquica! desde luego, y marxista en esos primeros 3 puntos por los que se vincula al movimiento real y explicitamente pretende aprender y enseñar de él y desde el. Me recuerda el funcionamiento de la asamblea local de Acción Comunista. Sin embargo solo da cuenta de que una organización que funciona así es una organización no-leninista, no basada en alguna forma de "centralismo democrático", pero no dice nada mas de lo que sea, pretenda hacer, que tácticas previstas aunque sean revisables al calor de las luchas, que concepcion tiene...¡de todo! desde la democracia liberal burguesa, hasta el imperialismo, desde la función de determinados sindicatos y su deseable o no trabajo a su interior, desde el "decrecimiento" a la globalización, desde la especulación financiera hasta las politicas fiscales defendibles en el momento, en fin, ¡que no tiene un programa o similar!
    Yo creo que en la RLI y en Democracia Comunista habiamos avanzado, profundizado mas, y ahí están los links a los textos que ha colgado Paco-Luxemburguista, y que vuelvo a pegar abajo de este post¡por favor ciñamonos a ellos y dejemos claro todos los acuerdos y desacuerdos o las supresiones o adiciones pertinentes!
    Pero hagamoslo de una puñetera vez.


    Pongo los textos que comentábamos.

    ¿Qué es DC-L?
    http://democraciacomunista.blogspot.com/2007/09/qu-es-democracia-comunista.html

    Por el Comunismo Democrático
    http://democraciacomunista.blogspot.com/2007/09/por-el-comunismo-democrtico.html
    De estos dos hay versiones en francés e inglés

    La carta que enviamos desde DC-L a varios camaradas y organizaciones para agruparnos (y que dio origen al boletín Huelga de Masas y a la RLI) puede verse en:
    http://luxemburgism.forumr.net/general-general-f27/proyecto-boletin-internacional-multilingue-t81.htm?highlight=boletin

    Notas organizativas aclaratorias, que elaboramos los camaradas de DC-L en España cuando pasamos a ser DC-RLI
    http://democraciacomunista.blogspot.com/2008/10/notas-organizativas-aclaratorias.html

    ¿Qué es la RLI? (está en varios idiomas)
    http://www.luxemburgism.lautre.net/spip.php?article107

    ¿Qué es el Luxemburguismo hoy? Debate en este mismo FLI
    http://luxemburgism.forumr.net/politics-politica-politique-politica-f1/debate-sobre-el-luxemburguismo-hoy-t218.htm?highlight=luxemburguismo+hoy
    De este debate se publicaron dos textos:
    El Luxemburguismo como equilibrio inestable
    http://www.luxemburgism.lautre.net/spip.php?article31
    y
    ¿Por qué el Luxemburguismo hoy?
    http://www.luxemburgism.lautre.net/spip.php?article75
    Evidentemente, hay otros muchos debates en el FLI relativos al luxemburguismo que podrían revisarse, así como textos en los blogs Marxismo Libertario y Democracia Comunista y en la web de la RLI

    El documento de bases de Alternativa Proletaria ya citado puede verse en:
    http://alternativaproletaria.wordpress.com/about/

    En cuanto al Encuentro que hicimos en Villarrobledo, el hilo del FLI es:
    http://luxemburgism.forumr.net/general-general-f27/encuentro-de-militantes-de-la-rli-t339.htm?highlight=encuentro
    y el documento que enviamos a la RLI tras el Encuentro (lo tengo también traducido por mí al inglés) en:
    http://luxemburguismo.files.wordpress.com/2010/05/resumen-del-encuentro-en-villarrobledo.doc
    Lo he puesto entero, tras releerlo. La verdad es que ahora me pregunto porqué no lo hicimos plenamente público en su momento

    “Por último” (vuelvo a decirlo, si alguien considera que debemos basarnos en más documentos “de entrada”, sólo tiene que linkearlos), el texto que presenté a la RLI para su debate puede verse en:
    http://luxemburguismo.files.wordpress.com/2010/05/documento-base.doc (lo tengo en inglés, pero traducido por mí –seguro que con errores- por si alguien lo necesita)
    y la versión con las correcciones de JM en:
    http://luxemburguismo.files.wordpress.com/2010/05/documento-base-corregidojm-doc.doc

    Tenemos trabajo
    SALUD

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Mon May 31, 2010 2:02 pm

    Este es el texto de Villarobledo, España, que la RLI no llegó a aprobar ni a discutir, yo me reclamo de él, Paco lo redactó y las aportaciones que hice, básicamente los primeros 6 parrafos del punto 7 - que van incluidas - fueron cuestionadas en un clima enrarecido por discusiones subidas de tono, en mi opinión prejuiciosas fruto del escaso conocimiento personal y elementos ajenos a el debate - sobre la admisión o no de un sector supuestamente luxemburguista de PSV chavista- aunque largo me parece un texto compilador de todos los demás:

    DOCUMENTO DE BASES DE LA RED LUXEMBURGUISTA INTERNACIONAL

    ¿Quiénes somos?

    Somos un grupo de activistas, de militantes, que queremos organizarnos. Provenimos de numerosas experiencias, de numerosas luchas sociales en las que llevamos participando muchos años. Y ahora hemos decidido dar este paso: queremos construir una organización política internacional que agrupe a todos los militantes de tendencia luxemburguista y que contribuya al proceso de lucha del proletariado contra la explotación capitalista.

    Somos proletarios, trabajadores que padecemos a diario la explotación capitalista. Aquí no hay profesionales de la política. Actuamos horizontalmente, sin ningún tipo de privilegios ni líderes. Y queremos construir una organización cuya base sea la auto-actividad y la auto-organización de cada militante, que habrá de evaluar y decidir, considerando los planteamientos básicos que entre todos decidimos, cómo puede actuar en las situaciones concretas en las que vive.

    ¿Qué defendemos?

    Nosotros no proponemos “nuestro programa”, completo y acabado, porque sería extremadamente minoritario, incompleto y seguramente abstracto. Por el contrario, tratamos de integrar y desarrollar las alternativas que están planteadas por las movilizaciones reales, estableciendo una “tensión” entre esas luchas concretas y el objetivo último de transformación social total. Intentamos crear análisis y propuestas en los movimientos reales en los que estamos, con todos los compañeros. Establecemos así una relación dialéctica entre esta organización y esos movimientos, a los que, a diferencia de algunas organizaciones, no consideramos simples correas de transmisión de decisiones externas, sino los verdaderos protagonistas de las luchas sociales.

    Sí tenemos muy claras algunas cuestiones centrales que conforman la alternativa que proponemos.

    1. El único sujeto posible de la transformación social radical es la clase proletaria en su conjunto. Una clase de la que nosotros no somos sino una parte más. Defendemos la autoorganización democrática de las masas proletarias, de abajo a arriba y sin jerarquías. Ninguna autoproclamada “vanguardia”, ninguna parte del proletariado (ningún “partido”) puede suplantarla ni dirigirla. Porque hoy tiene más validez que nunca la consigna de la Internacional: LA EMANCIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES SERÁ OBRA DE LOS PROPIOS TRABAJADORES. La Historia nos ha demostrado cruelmente que nadie va a salvarnos.

    2. Defendemos la democracia directa y radical (desde abajo, desde la raiz), que consideramos indisolublemente unida al comunismo. Esa democracia no puede ser sólo política, sino que tiene que abarcar todos los ámbitos de la existencia, comenzando por la economía.

    Apostar por esa democracia real (frente a la falsa democracia formal burguesa) implica incidir en los mecanismos democráticos actualmente existentes (concejos abiertos, consejos de barrio, de distrito, órganos de participación de asociaciones,…), desarrollándolos, y proponer otras vías que la promuevan a todos los niveles. Y apoyar todas las formas organizativas asamblearias que hoy existen: asambleas de trabajadores, asambleas universitarias,… Tenemos muy claro que esa democratización, ese asamblearismo, tiene que ser una apuesta clara por nuestra parte. Pero hay que impulsarla desde lo realmente existente y desde las experiencias históricas reales que nos puedan servir como referentes. Porque muestran el camino a seguir.

    Nuestra defensa de la democracia y de la abolición de toda división clasista nos hace rechazar que pueda considerarse “socialistas” o “comunistas” a los regímenes que así se autoproclamaron o autoproclaman: URSS, China, Cuba,… No negamos que se desarrollaran o desarrollen procesos revolucionarios. Pero los sistemas resultantes mantuvieron y/o mantienen la acumulación capitalista y la explotación y la represión del proletariado, sustituyendo a una clase explotadora por otra.

    3. La contradicción fundamental hoy sigue siendo la que se establece entre Capital y Trabajo. El capitalismo, por su propia naturaleza, nos roba la riqueza que los proletarios producimos. Necesita robarnos para subsistir. Y también nos impide controlar el resto de ámbitos de nuestras vidas, sometiéndonos a sus ritmos e intereses. Por eso nuestro objetivo básico es la revolución social, la socialización de todos los medios de producción y de toda la riqueza producida, y la conformación de una sociedad en la que todos seamos verdaderamente iguales y libres: una sociedad comunista radicalmente democrática.

    Constantemente nos preguntamos cómo se puede llevar a cabo la socialización. Fiarlo todo a “cuando se haga la revolución”, como hacen de manera autocomplaciente algunos grupos, no sirve de nada. La socialización no es un momento, sino un proceso, por lo que nuestra posición deberá concretarse en exigir en cada momento y situación el mayor control y distribución de la riqueza posibles en función de las posibilidades reales, aportando fórmulas concretas. Para ello habrá que defender y exigir la participación en la toma de decisiones (algo que vaya más allá de eso en lo que han quedado los presupuestos participativos), la autogestión, los mecanismos asamblearios, la “soberanía” de productores y consumidores, los referendums a diversas escalas (no sólo estatales), la equidad y la justicia social, el sostenimiento de los servicios públicos, y cualquier mecanismo que se considere factible y se oriente hacia el objetivo de conseguir una completa democracia económica. Es necesario incidir en que todos los derechos (empezando por los económicos) sean verdaderos derechos, reclamables y exigibles, y no la burla que son hoy.

    4. Nuestra estrategia es clara: los procesos de huelgas de masas, asamblearios, radicalmente democráticos, heterogéneos y múltiples, que logren desarrollar la revolución, abolir el capitalismo y construir el comunismo. Es mediante estos procesos, no sólo por acciones electorales o sindicales, que los trabajadores pueden convertirse ellos mismos en una clase consciente capaz de dirigir la sociedad. Por eso apoyamos todos los esfuerzos y todas las luchas que cuestionan el capitalismo y tratan de transformarlo en un sentido socialista.

    Las huelgas de masas no pueden predecirse ni decretarse. Nunca ha podido hacerse. Es en ese sentido que son espontáneas y que nosotros defendemos lo que se conoce como espontaneismo. Porque la Historia ha demostrado una vez tras otra que la existencia de grandes organizaciones obreras no es garantía de revolución. Y que la ausencia de esas grandes organizaciones no es obstáculo para que se desarrollen procesos de cuestionamiento total de la realidad. Son muchos los ejemplos de procesos que se han desarrollado incluso contra las expectativas que tenían las organizaciones de izquierda, sorprendiéndolas.

    Lo anterior nos hace también tener claro que de nada sirve que separemos las luchas en "reformistas" y "revolucionarias". O en "defensivas" y "ofensivas". Porque la experiencia nos muestra que las luchas pueden cambiar su "caracterización". Lo han hecho frecuentemente en el pasado. Algo que empieza siendo concreto puede acabar reclamándolo todo. La lucha por la estricta supervivencia puede transformarse en la lucha por la emancipación total. Y viceversa.

    Eso muestra la vinculación entre Reforma y Revolución. Por eso hay que participar, como miembros de la clase y como miembros organizados de la clase, en las luchas que se desarrollan en nuestros ámbitos. Y apoyar, con todas las críticas que sean necesarias, otras luchas que tienen lugar por todo el Planeta. No nos queda más remedio. Si supiéramos de antemano cual es la lucha que llevará a la revolución mundial, cual es “el caballo ganador” al que hay que apostar, todo sería muy sencillo. Si fuese posible adivinarlo, ¿no se habría adivinado ya?

    Sabemos que, bajo el yugo del capital, todas las conquistas obreras arrancadas a la burguesía son insuficientes y temporales. Pero son conquistas importantes, que han permitido subsistir a muchos proletarios, que han elevado su conciencia de clase, y que han costado mucho esfuerzo (y sangre) al proletariado. Por eso las defendemos y luchamos por más. Rechazamos cualquier estrategia basada en “cuanto peor, mejor”, tan propia de iluminados, y no tememos que se nos acuse de “reformistas” por implicarnos en las luchas por mejorar nuestras condiciones de vida. Preferimos esa acusación a quedarnos sentados en casa “pensando”, como otros hacen.

    5. Somos una organización internacionalista, y que trata de articularse directamente a nivel mundial. Sabemos que el socialismo y el comunismo sólo son concebibles y realizables a escala mundial. Ha sido el propio capitalismo el que ha generado en su interior la posibilidad de ser superado. Ha creado a su posible sepulturero, al proletariado. Y ha creado las condiciones para la emancipación de toda la Humanidad.

    El capitalismo se ha extendido hasta dominar todo el Planeta y a todos los seres humanos. Ha sometido a todas las sociedades, desarrollando un proceso por el que la inmensa mayoría de la Humanidad se ha convertido en proletariado. Eso es lo que significa en primer lugar la Globalización. El gran capital, encarnado en las multinacionales, domina hoy el mundo. Los estados-nación, que fueron el marco de actuación básico de la burguesía en el pasado, están siendo hoy barridos por las propias tendencias de la evolución del capitalismo. Su pervivencia, así como la de otras formas de articulación político-territorial (autonomías, provincias, estados,…) confunden y dividen al proletariado, sin proporcionarle ningún beneficio real. En todos los lugares, los intereses fundamentales de los proletarios son los mismos. Y sólo luchando todos contra la explotación capitalista global podremos emanciparnos.

    Eso nos hace luchar también por la abolición de todos los estados y de todas las fronteras, y rechazar, como caducas y reaccionarias, todas las propuestas nacionalistas. Y, de forma coherente, nos lleva a luchar por la igualdad de derechos de todos los seres humanos, independientemente de su lugar de nacimiento. Rechazamos todas las leyes y normas que impiden la libre circulación de las personas, que las discriminan y recortan sus derechos, y que fomentan la xenofobia y el racismo. Asumimos plenamente todas las implicaciones de las consignas: ¡Ningún ser humano es ilegal! y ¡Ni patrias ni fronteras!

    6. El capitalismo global está en crisis. En un momento de colapso económico global, el análisis que hizo Rosa Luxemburgo de los mecanismos de la acumulación global del capital sirve no sólo para interpretar la expansión del capitalismo a escala mundial, sino sobre todo para comprender cómo y por qué el capitalismo alcanzará inevitablemente sus límites últimos. Probablemente, ya lo está haciendo. Por eso recogemos ese análisis, al igual que hacen otros muchos analistas, conscientes o no de su filiación luxemburguista.

    7. La Globalización – a la que algún analista ha llamado “la prima maquillada del Imperialismo” – es la forma que reviste el Imperialismo en las décadas finales del siglo XX, una vez disueltos los imperios jurídicos o coloniales tras la II Guerra Mundial, y no es otra cosa que el despliegue mundial del capitalismo, la acumulación permanente de capital, tal y como Rosa Luxemburgo observó, de manera predadora, - que un conocido cientista ha denominado “acumulación por desposesión - es decir, no pagando por ellos, como tampoco salarios suficiente a las masas ex campesinas recién proletarizadas que garanticen la reposición de la fuerza de trabajo, sobre las economías naturales, pueblos, materias primas, fuentes de agua, campesinado, naturaleza, no regidos o basados en el Capitalismo y coexistente con él, y que una vez incorporados a este, coadyuvando a la “mercantlización” de todo lo vivo, tiende a saturar el Sistema haciendo emerger la crisis de sobreproducción, específica del modo de producción capitalista, crisis de sobreexplotación claramente distinguible de las crisis de subconsumo, no específicas del sistema actual y común a los precedentes. Por decirlo con las propias palabras de Rosa: “Que las raíces económicas del imperialismo residen, de un modo específico, en las leyes de la acumulación del capital, debiendo ponerse en concordancia con ellas, es cosa que no ofrece lugar a dudas, ya que el imperialismo no es, en términos generales, según demuestra cualquier apreciación empírica vulgar, más que un método específico de acumulación.” (Anticritica)

    La fase final implícita de este proceso es, una vez más la autocanibalización del sistema, en el momento en el que las fuentes del pillaje fuera del sistema capitalista cerrado y ya mundial fueran agotadas.

    No se trata pués, el Imperialismo contemporáneo o Globalización, de ninguna fase superior del capitalismo, ni, considerando el rol específico de los EEUU como superpotencia imperial, de una suerte de “hiperimperialismo” emergente tras una derrota de potencias rivales, antes al contrario fueron estas potencias derrotadas en la II Guerra Mundial, Japón y Alemania, los principales beneficiarios del régimen de Bretton Woods, y, el fiel aliado, el Reino Unido, el perdedor principal que se vió obliago por presiones estadounidenses a disolver su imperio colonial.

    Un estado particular que es comprador de último recurso, que mantiene un déficit comercial que a ningún otro estado se le permitiría sin exigirle devaluación de su moneda y someterse a los durísimos programas de ajuste del FMI, que emite la moneda-marco universal, que ejerce el rol de “banquero mundial” que mantiene bases militares en 110 estados, y posee el ejército dotado del armamento mas moderno del mundo, que a finales del siglo xx mantiene dos guerras, posee asimismo el control estratégico del petróleo, impone a aliados y clientes su propio ordenamiento jurídico mercantil, no duda en someter si las circunstancias lo exigen a cualquier régimen “rebelde”, y a los aliados a su disciplina, si este estado, los EEUU, no es claramente considerado un “Imperio”, solo puede sostenerse sobre la pretendida vigencia de teorías, viejas y nuevas, que el acontecer histórico ha arrojado a la basura.

    Desde luego existen potencias imperialistas, el núcleo duro de la UE, Alemania y Francia, Japón en Asia y otras menores, imperialistas a su vez sobre sus respectivas “áreas de pillaje”, Corea de Sur, China, Brasil, Rusia, sin la voluntad o la posibilidad de disputarle al Imperio USA que en efecto da muestras de agotamiento y descrédito, el liderazgo mundial., si bien la crisis financiera-económica exportada desde la explosión de las hipotécas subprime de Wall Street al resto del mundo, la insoportable carga de continuar financiando el déficit exterior, es posible que obligue a estas potencias “subimperiales” a construir líneas políticas y financieras de defensa que desde el Imperio han de verse como un auténtico desafio. La crisis económica actual ha deslegitimado el rol de coordinador del sistema capitalista mundial que los EEUU ejercián bajo el piadoso nombre de “multilaterismo”.

    Toda la realidad económica, socioeconómica, de explotación salvaje de poblaciones, recursos, naturaleza, de sobreexplotación del proletariado en cualquier lugar del orbe, de destrucción de conquistas sociales obtenidas por generaciones de proletarios, se ocultan algo mas que parcialmente tras la concepción nacional-estatalista del Imperialismo (y del Imperio) muy presentes entre demasiados herederos del leninismo (y de las escuelas que lo han seguido) que solo ven “estados” o “naciones” que explotan a otras, en ese constructo tan absurdo como peligroso que son las distintas versiones del “antiimperialismo”, desde la perspectiva del marxismo revolucionario, luxemburguista, esconde a la vez la legitimación de “burguesías nacionales” inventadas, burocracia políticas explotadoras del proletariado local, y apuntan a una reedición de versiones del capitalismod de estado que tienen en el estalinismo su máxima coherencia, y en la China actúal su mayor e hibrida perversión.


    Asumimos la significación de la consigna ¡Socialismo o Barbarie! tal como la entendiera Rosa Luxemburgo. Esa consigna contiene una interpretación del derrumbe del capitalismo. Una interpretación distinta de las expuestas por otros marxistas. Y que plantea las dos tendencias posibles de la evolución histórica futura.

    Rosa puso de manifiesto el límite objetivo del capitalismo, su carácter finito. Esa objetividad es fundamental, porque de lo contrario todo quedaría a la "libre voluntad", conforme a los mismos patrones de los utopistas. Esta interpretación descarta todo mecanicismo, toda teleología, pero también todo idealismo utópico, demostrando que el derrumbe del capitalismo y la revolución socialista no son cosas indivisibles, que el fin del capitalismo no depende de la revolución. Y plantea que, al final, el proletariado ha de ser libre, ha de elegir. En eso consiste ser libre. Pero sobre lo realmente existente, movido por su realidad material generada por el mundo de la producción material. No por una especie de destino manifiesto o porque sencillamente lo desee o haya sido convencido por una bella teoría.

    También pone de manifiesto esta consigna que la existencia continuada del capitalismo conducirá a la Humanidad a un período prolongado de decadencia y por último, si se permite que continúe, a una nueva edad oscura de Barbarie en la que la mayoría de los seres humanos, sencillamente, sobraremos. Su análisis muestra por qué la transformación revolucionaria, el final del capitalismo y la apropiación social de toda la riqueza, son esenciales, vitales hoy para la inmensa mayoría de la Humanidad. Si quiere subsistir.

    8. Somos antimilitaristas. Las guerras son la expresión más atroz de la locura en la que el capitalismo nos sume. Pero el militarismo, entendido de manera amplia, va mucho más allá de la destrucción que las guerras producen. Es una pieza esencial en el funcionamiento del sistema capitalista, porque lo necesita para expandirse.

    El militarismo permite al capital, a costa de la riqueza producida por todos, mantener sus tasas de acumulación. Según Luxemburgo, el pillaje a que el imperialismo sometía a las economías campesinas, precapitalistas, se extendía en la clase obrera misma de los estados imperialistas a través del impuesto que tomaba para la carrera de armamentos, asi pués, lejos de constituir "aristocracia" obrera alguna, para Luxemburgo, el proletariado de las metrópolis estuvo cada vez más sometido a una forma complementaria de la acumulación primitiva que el sistema imponía a los pequeños productores y al mundo no capitalista Así los impuestos que los ciudadanos pagan se destinan en gran parte a sufragar lo que hoy se conoce como complejo militar-industrial, uno de los pilares fundamentales del crecimiento económico. En tiempos de crisis global como los actuales, este trasvase de rentas a manos de las corporaciones armamentísticas crece. Y todos podemos hacernos una idea de cómo será “realizada” esa producción, de cómo se “eliminarán los excedentes” para continuar produciendo. Por desgracia, tenemos ya demasiados ejemplos.

    El militarismo también es un mecanismo fundamental en el proceso de implantación global del capitalismo como modo de producción hegemónico. Así lo demuestra la Historia, que evidencia cómo todas las sociedades han sido forzadas a someterse al poder del capital. Las que se han resistido, han sucumbido ante ese poder militar. Es lo que la izquierda siempre ha denominado Imperialismo.

    Y el militarismo también ha servido y sirve a la gran burguesía para garantizar su control social sobre la mayoría de la población, porque todos sabemos quién controla en última instancia las armas y los ejércitos, y cómo éstos sirven en primer lugar para reprimir al pueblo. Eso es lo que se esconde en realidad tras las supuestas “guerras contra el terrorismo” y las campañas para “mejorar la seguridad”. Nada hay más terrorista que los estados. Y nada más inseguro para la mayoría que el capitalismo.

    Por todo esto nos oponemos a toda expresión del militarismo, luchamos por el total desarme y la desaparición de los ejércitos, y por la transformación de todas las industrias armamentísticas en industrias que produzcan cosas verdaderamente útiles para la inmensa mayoría.

    8. Somos radicalmente ecologistas. El capitalismo está dañando de manera irreversible el Planeta y está poniendo en peligro incluso nuestra supervivencia como especie. Es una prueba más de la Barbarie a la que nos lleva. La lógica del Capital es la lógica del beneficio inmediato. Y nada puede hacer para cambiar esa necesidad depredadora. Hoy tenemos la capacidad de producción necesaria para garantizar una vida digna a muchos más de los que habitamos la Tierra. Y, sin embargo, hay más pobres y necesitados que nunca.

    Si queremos conservar la Naturaleza y con ella a nosotros mismos, necesitamos destruir el capitalismo. Asumimos la consigna que ya muchos alzan, ¡EcoSocialismo o Barbarie! Porque sabemos que el Socialismo también significa respeto a la Naturaleza. Y es así porque cuando entre todos decidamos qué necesitamos, qué producimos, y cuántas horas trabajaremos para satisfacer esas necesidades, sabemos que dejaremos de producir y consumir masivamente productos innecesarios que sólo sirven para mantener las tasas de acumulación del capital. Entonces dejaremos de ser esclavos del trabajo y del capital. Trabajaremos para vivir y no viviremos para trabajar. Entonces nuestra relación con el Medio Natural del que formamos parte será otra muy distinta.

    ¿Por qué luxemburguistas?

    Podríamos definirnos simplemente como revolucionarios, o como socialistas, comunistas o marxistas libertarios. Pero conscientemente nos reclamamos de una tendencia concreta del movimiento obrero: el luxemburguismo. Y a sabiendas de que sus posiciones en realidad no son muy conocidas y de que muy pocas expresiones organizadas ha tenido esta tendencia. Pero lo hacemos, por los siguientes motivos:

    La lucha del proletariado contra el capital sólo puede ser entendida como un proceso histórico ligado al propio desarrollo del capitalismo. Es imprescindible, si se quiere luchar efectivamente contra la explotación capitalista, comprender ese proceso. Porque es lo que genera nuestra situación presente y las posibles tendencias futuras. Que la teoría científica que planteara el marxismo (y que también es admitida en general por muchos anarquistas) sea el Materialismo Histórico no es para nada casual.

    No estamos de acuerdo con aquellas posiciones, muy de moda actualmente, que sostienen que hay que “mirar sólo hacia delante”, sin atender a la propia historia del movimiento obrero. El pasado no sirve, evidentemente, para eternizar polémicas y recriminaciones. Pero sí es imprescindible para poder realizar una crítica de lo que ha sido la praxis (y la teoría) de la lucha contra la explotación, para aprender y poder plantear en el presente formas verdaderamente efectivas para lograr el objetivo revolucionario, la radical transformación de la sociedad. Pensamos que quienes, bajo denominaciones genéricas, tratan de hacer tabla rasa de ese pasado se engañan a sí mismos por desconocimiento. O tratan de engañar a los demás porque no quieren realizar la necesaria crítica de las tendencias de las que proceden y de las posturas que siguen manteniendo.

    También están de moda hoy los agrupamientos “unitarios”. Pero no más de moda que a lo largo de toda la Historia del Movimiento Obrero. Y como esa misma historia muestra, y la realidad presente corrobora, esas “unidades” son falsas y siempre acaban fracasando estrepitosamente. Los ejemplos, por desgracia, son muy numerosos en todas partes. Son unidades ficticias, creadas sobre el papel en reuniones de cúpulas partidarias. Todas ellas pretenden soslayar, negar, la heterogeneidad intrínseca de la clase proletaria, algo tan valioso para la sociedad como lo es la biodiversidad para el Planeta. Quieren en definitiva (lo que se hace visible más tarde o más temprano a través de rupturas y escisiones) que todos se amolden a una determinada concepción de las cosas impuesta desde arriba. Y no asumen que es desde las luchas concretas y reales, a través de complejos procesos de huelgas de masas, como únicamente puede lograrse una verdadera unidad entre los proletarios y sus organizaciones. Porque es la realidad material (y no el idealismo abstracto ni los deseos) la que genera la necesidad de organizarse unitariamente y define el marco y los límites de esa unidad.

    Nosotros somos unitarios en todos los lugares en los que la realidad material “obliga” a ser unitario: en nuestros centros de trabajo, en nuestros lugares de residencia, en los colectivos específicos en los que participamos para conseguir objetivos específicos que nos son necesarios. Ahí nos vinculamos con todos aquellos con los que, nos guste o no, compartimos una misma realidad y unos mismos sufrimientos. No les preguntamos su adscripción política. Colaboramos con todos con quienes podemos colaborar. Pero no confundimos esa unidad en la base y en lo concreto con esas otras supuestas unidades.

    También podríamos haber inventado (otra moda muy frecuente) alguna “nueva” tendencia a partir de alguna idea “ingeniosa”. Podríamos hacer como otros están haciendo: inventar la rueda a estas alturas. Sin embargo, hemos decidido no tener esos sueños de grandeza y remitirnos sencillamente a la tendencia con la que conectan nuestras posiciones fundamentales.

    En definitiva, se diga lo que se diga, a lo largo de la Historia del Movimiento Obrero se han diferenciado múltiples tendencias, cuyas posiciones son diversas y a menudo contrapuestas. Eso responde a la existencia de diversas formas de análisis y de diversas propuestas alternativas a la realidad del capitalismo. Ninguna de ellas es un dogma cerrado, todas han evolucionado y evolucionan. Pero no por eso dejan de existir. Cada organización se adscribe en realidad (conscientemente o no, lo diga explícitamente o no) a una de esas tendencias, cuyos postulados son predominantes en esa organización.

    Nosotros declaramos abiertamente nuestra adscripción, no engañamos a nadie: consideramos que el desarrollo del marxismo a través de las posiciones de Rosa Luxemburgo y sus camaradas spartakistas, y de quienes continuaron y continúan esas posiciones, constituyen la interpretación y la alternativa (la tendencia) más correctas. No la única correcta, gracias precisamente a esa heterogeneidad del movimiento obrero que nosotros reconocemos y apoyamos. Por eso también valoramos y asumimos muchas otras aportaciones e influencias que no son contradictorias con el luxemburguismo. Y por eso tratamos de relacionarnos y colaborar lo más posible con organizaciones y militantes de otras tendencias. Es evidente que con aquellas que se reclaman marxistas libertarias tenemos mayor afinidad. Pero con todas intentamos cooperar.

    ¿Cómo intervenimos?

    Somos coherentes con lo que defendemos ante los demás proletarios: se trata de politizar nuestra vida cotidiana, no de separar esa vida cotidiana de la actividad político-social. Esa separación, que convierte a la política en una especie de hobby, es una muestra de la alienación a la que nos somete el capitalismo. Hay que crear alternativas desde esa vida cotidiana, desde la praxis concreta de nuestras actividades diarias habituales.

    Los seres humanos nunca han existido (ni pueden hacerlo) aislados. Somos seres sociales, que necesitamos organizarnos para subsistir. Por eso también rechazamos esa otra alienación impuesta por la ideología burguesa, y muy extendida incluso entre los izquierdistas, según la cual es innecesario organizarse y es imprescindible salvaguardar una independencia individual que es totalmente falsa e inexistente. Quienes defienden ese individualismo, quienes proclaman “que no se ven” en una organización política, tan sólo reproducen lo que el capital y la burguesía quieren que digan y piensen. Están alienados, sean conscientes de ello o no.

    Somos una organización de activistas. Eso implica praxis, intervención social. Es desde la praxis como los humanos aprendemos. Es en la praxis donde los proletarios nos agrupamos para la lucha contra el capitalismo. Y donde tomamos colectivamente conciencia. Y es en la praxis donde las teorías demuestran su validez. Cada miembro de esta organización tiene como objetivo fundamental y prioritario estar presente en las luchas que se desarrollan a su alrededor. Porque eso es la militancia, algo que requiere mucho esfuerzo, tiempo y dedicación. No es ni fácil, ni divertida. Los métodos y tácticas son decididos por cada uno, en función de la realidad concreta en la que vive (no de los deseos de cada uno, porque eso sería “idealismo”, y nosotros somos materialistas).

    Evidentemente, nuestros planteamientos suponen la defensa de la participación en toda clase de organizaciones que luchen desde lo concreto (no desde acuerdos genéricos sin base real), sin ningún tipo de sectarismo. Esto es algo que deja clara nuestra praxis y que reivindicamos como una de nuestras señas de identidad como luxemburguistas. Además, reivindicamos el valor de lo que se denomina Movimientos Sociales: ellos demuestran a diario que la Sociedad Civil es perfectamente capaz de auto-organizarse, que los Estados y sus dirigentes son absolutamente innecesarios y tan sólo un obstáculo para que los seres humanos podamos vivir dignamente.

    Hemos participado y participamos de numerosas asociaciones, colectivos, sindicatos, plataformas,… Y lo hacemos porque es en el terreno práctico, en las luchas, donde nuestros análisis y las propuestas que de ellos surgen tienen sentido. Es en esas luchas donde defendemos como aspiraciones irrenunciables la igualdad y la libertad, la democracia radical, la autogestión, la socialización y la necesidad de la revolución mundial. Es ahí donde las diversas alternativas se confrontan y donde el proletariado va forjando el Comunismo.

    No hacemos ningún tipo de fetichismo táctico, ni a favor ni en contra de fórmulas organizativas que deberán ser escogidas en función de la realidad concreta de cada situación. Toda organización es una herramienta, un útil para un fin. Debe ser coherente con ese fin. Pero las contradicciones y las incoherencias marcan una realidad que es profundamente contradictoria. Buscar sólo el tipo organizativo perfecto, por más que parezca loable, aleja de la realidad. Nosotros nos involucramos en aquellas organizaciones que nos parecen más interesantes entre las que existen a nuestro alrededor. Sencillamente, elegimos entre lo que hay.

    Un caso especial es el denominado “parlamentarismo”. Tenemos claro que la llamada “democracia representativa” no es la solución. En ese sentido somos antiparlamentarios. Pero también sabemos que la opción de presentarse o no a unas elecciones concretas o apoyar a una candidatura es una cuestión táctica que en ciertos casos puede ser útil. Por eso no negamos sistemáticamente esa posibilidad, sino que analizamos cada caso concreto.

    Los militantes de esta organización pueden participar de organizaciones políticas amplias (que engloben a diversas tendencias) si lo consideran conveniente. Pero respetando las siguientes condiciones:
    1. Comunicarlo a la organización, explicando los motivos.
    2. Que los planteamientos de esas organizaciones no sean contradictorios con los de esta organización.
    3. Que puedan expresar libremente su filiación, sin necesidad de ocultarla.
    4. Que esa participación no suponga el abandono de sus actividades en esta organización.

    En ningún caso practicamos “entrismos” ni otras prácticas “oscuras” que nos repugnan porque suponen un menosprecio a los que son nuestros compañeros. Ellos saben qué somos. Evidentemente, sí guardamos las necesarias precauciones ante la posibilidad de represión por parte de los patronos y sus lacayos.

    ¿Cómo nos organizamos?

    En el marco de nuestros planteamientos básicos, todos tenemos absoluta libertad de expresión y experimentación, y todos asumimos también la libertad de crítica de nuestros camaradas. Porque la libre experimentación no es hacer lo que nos venga en gana, sino ser capaces de contrastar en la realidad nuestras posiciones e iniciativas. Como garantía frente al dogmatismo y el totalitarismo, y para fomentar el debate, todos tenemos la posibilidad de publicar nuestras opiniones con independencia en nuestros medios.

    No creemos en la disciplina, aunque sí sabemos que a todos nos tocará ceder en algún momento si queremos colaborar. Si se quiere llamar a eso “autodisciplina”, no nos importa. Lo relevante para nosotros es que estamos convencidos de qué queremos y de que nos interesa agruparnos en este proyecto. Todos nos comprometemos a colaborar en las tareas organizativas comunes (intercambio de informaciones, debates, elaboración de textos, traducciones a los diversos idiomas, distribución de propaganda, contactos,…), desde nuestras propias perspectivas concretas. En cuanto a las decisiones políticas, intentamos tomarlas por consenso, aunando posturas. Cuando no lo conseguimos, la “minoría” no tiene que sentirse vinculada con esas decisiones políticas, pudiendo exponer sus alternativas públicamente para que ambas posturas puedan ser contrastadas.

    No mantenemos los antiguos mecanismos organizativos basados en “secciones territoriales o estatales” porque no son ni útiles ni necesarios hoy día. Tan sólo introducen verticalismos indeseables. Además, hoy internet permite desarrollar más los modelos “en red”, haciendo absurdas las viejas fórmulas organizativas. Utilizamos las ventajas que ofrece internet para organizarnos en la medida de nuestras posibilidades y para difundir nuestros planteamientos. En ese sentido, tenemos una página web principal, que es nuestro órgano de expresión y comunicación fundamental, y que todos nos comprometemos a sostener.

    Los ámbitos básicos de intervención que distinguimos son: los centros de trabajo en los que somos explotados, los lugares concretos (barrios, localidades) en los que habitamos, y los diversos movimientos sociales que se centran en algún tema. Sabemos que no todos tenemos posibilidades reales de intervenir en todos esos ámbitos. Pero todo miembro de esta organización interviene necesariamente en alguno. Eso es lo que nos hace militantes.

    Es a partir de las luchas y los procesos en los que estamos implicados como podemos aprender unos de otros, debatir y proponer como organización. Por eso consideramos imprescindible que cada militante informe periódicamente, al menos una vez al mes, a todos los camaradas de sus actividades y de cómo se desarrollan las luchas en los ámbitos en los que está presente. Además de la información interna, serán esas experiencias las que sirvan de base a nuestros textos.

    Quienes comparten realidades concretas (trabajo, localidad, temas específicos,…) coordinan sus actividades. Pero en ningún caso se crean cargos o intermediaciones innecesarias. Las relaciones se establecen lo más directamente posible entre todos.

    Tratamos de realizar análisis colectivos de los principales problemas a los que nos enfrentamos hoy, primando aquellos de dimensión internacional. Esos análisis darán lugar a tomas de posición como organización (editoriales y/o resoluciones) que se publicarán de forma periódica y que serán difundidos por todos.

    Huelga de Masas es el nombre de nuestro Boletín Internacional. Lo publicaremos con la mayor periodicidad posible, en función de nuestras posibilidades. Aparte de estos textos colectivos, cada militante o grupo de militantes elaborará y distribuirá informaciones y análisis sobre las cuestiones específicas en las que está implicado.

    Queremos que nuestros debates sean públicos, para que sean también conocidos y enriquecidos por otros compañeros. En esos debates todos nos comprometemos a participar, porque constituyen una parte imprescindible de nuestra vida como organización. Para ello consideramos especialmente relevante el papel que juega el Foro Luxemburguista Internacional, que contribuimos a lanzar y en el que participamos.

    Lo único que poseemos es nuestra capacidad de trabajo, nuestra experiencia y nuestro conocimiento. Y tratamos de compartirlos entre todos, cooperando, decidiendo acciones comunes y distribuyéndonos las tareas entre todos. Cuando necesitamos recursos económicos para nuestras actividades, los aportamos también entre todos. Pero aplicamos el principio solidario conforme al cual cada uno contribuye económicamente en función de sus posibilidades. Nunca será un obstáculo para pertenecer a esta organización el carecer de recursos económicos.

    Un aspecto muy relevante para nosotros es la formación. Pero no la entendemos como un estudio teórico-político, al estilo que observamos hoy en gran parte de la extrema izquierda. Tratamos de formarnos constantemente, pero sabemos que la formación tiene un sentido utilitario: se realiza por una necesidad material, comprender el mundo que nos rodea. Y para una finalidad también material, transformarlo. Por eso para nosotros es igual o más importante analizar cuestiones económicas, históricas, sociológicas,..., que la lectura de textos de teoría política.

    Queremos crecer porque sabemos que cuantos más seamos, más podremos hacer. Pero no necesitamos hacerlo a cualquier precio. Ni ansiamos poder, ni la revolución depende de nosotros. Sabemos que muchos proletarios buscan hoy espacios en los que desarrollar alternativas contra la explotación que padecen. Y sabemos que muchos no están de acuerdo con las alternativas “tradicionales” (reformistas, bolcheviques y anarquistas). Por eso nos parece importante que otras alternativas, como ésta, se hagan visibles a la mayoría. Y que todos los que defendemos los postulados que se engloban bajo el término luxemburguismo nos organicemos juntos. Y por eso animamos a todos los que tengan posiciones similares a las nuestras a contactar y organizarse con nosotros.

    pepe dur
    Guest

    ¿podríamos vernos algún día...?

    Post  pepe dur on Tue Jun 01, 2010 8:28 am

    pues, habiendo leido el texto de villarobledo,decir que estaría de acuerdo con esas formulaciones-con algunas dudas en cuanto a la caracterización de los conceptos de Imperialismo e Imperio,lo cual puede deberse a malentendidos o mezclas inconexas;elementos tal vez adiscutir-.
    así que sin considerarme "luxemburguista puro", sí que pienso que bajo estos postulados sería posible-y deseable por mi parte-la participación y colaboración en esa posible organización que venís proponiendo.
    salud y...adelante.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Tue Jun 01, 2010 10:22 am

    pepe dur wrote:pues, habiendo leido el texto de villarobledo,decir que estaría de acuerdo con esas formulaciones-con algunas dudas en cuanto a la caracterización de los conceptos de Imperialismo e Imperio,lo cual puede deberse a malentendidos o mezclas inconexas;elementos tal vez adiscutir-.
    así que sin considerarme "luxemburguista puro", sí que pienso que bajo estos postulados sería posible-y deseable por mi parte-la participación y colaboración en esa posible organización que venís proponiendo.
    salud y...adelante.


    Compartimos todos los luxemburguistas que el imperialismo es un concepto económico para denominar la acumulación de capital a costa de las economias, estados, paises, sectores NO capitalistas de los mismos paises capitalistas, tal como Rosa formuló en La Acumulación de capital y en la Anticritica.
    Al margen de ello, y particularmente, yo estoy de acuerdo en que los EEUU son un imperio informal - siguiendo en esto a Leo Panitch - cuyo gobierno ejerce de coordinador del imperialismo global, o globalización, que asimismo tiene sus nudos o nodos mas importantes en japón, China, Alemania, Francia, Brasil, India, etc.
    Este punto de vista personal, ya digo, es el que reflejo en los párrafos primeros del punto 6 del texto, y desde luego no seré yo quien me oponga a su modificación o eventual supresión, aunque no creo que por ese camino corramos el riesgo de deslizarnos a ningún "antiimperialismo"

    pepe dur
    Guest

    podríamos....

    Post  pepe dur on Tue Jun 01, 2010 11:06 am

    bién,yo pienso que si hasta ahora podría resultar algo abstracto definir el termino Imperio,parece que
    el discurrir de la crisis con el protagonismo absoluto del capital financiero internacional (imperial)
    nos está diciendo bién a las claras donde está el poder,el comando sobre el mundo todo.
    el Imperio es el capital financiero más allá de cualquier estado concreto,-ello aparte de que entre los distintos estados unos sean mucho más fuertes que otros,pero TODOS deben arrodillarse,obedecer (más o menos)las necesidades que marcan la lógica de la reproducción y sobrevaloración necesaria del dinero para la también necesaria reproducción de la maquinaria de producción general.
    pensemos en las caras que se le ponen a los políticos (zapatero,merkel,sarcozy,obama..) cuando son desbordados y puestos en filas por los mercados financieros...lo que manda,manda.

    rako
    Guest

    sesión de skype el domingo 6 de junio de seis a ocho de la tarde

    Post  rako on Thu Jun 03, 2010 4:56 pm

    El pasado viernes los compañeros que hacemos Alternativa Proletaria tuvimos una sesión de skype y comentamos varias cosas.

    Estamos de acuerdo en que, si queremos crear una organización luxemburguista internacional con una base programática sólida, lo primero que debemos hacer es leer detenidamente los trece textos volcados en el Foro, analizarlos y comentarlos conjuntamente. Desde luego, sin esa lectura no se podrá avanzar. En cuanto a forma organizativa insistimos en el acuerdo que tuvimos en septiembre, especialmente en los tres primeros puntos, puesto que los otros tres se pueden ir haciendo en la medida en que sea necesario poner por escrito nuestra opinión como organización.

    Sí, pensamos que “podemos y debemos” construir la organización que imaginamos, puesto que “el valor” que tiene la unión, a escala internacional, de un grupo de personas bien cohesionados en los análisis de la evolución y las tendencias del capital, así como del análisis de las luchas contra el mismo por su participación en ellas, es más importante que la supeditación a los intereses personales o de grupo.

    Sabemos que podemos no estar de acuerdo al cien por cien en todo, es lógico; en los análisis de la realidad podemos incluso estar muy cerca, salvo en algunas disquisiciones importantes (véase los debates sobre el estado, el nacionalismo, el imperialismo, etc., que están en los textos y se han planteado en este topic, como el de la supremacía del capital financiero); pero lo más importante es que debemos estar bien cohesionados y coordinados en lo que hacemos diariamente, es decir, en nuestra militancia en donde estemos, en nuestra actividad o lucha; nosotros a esto lo denominamos “táctica”.

    Nuestra participación en Alternativa Proletaria o, en un futuro, en alguna otra organización superior, la hemos entendido siempre como una actividad complementaria a la que hacíamos, diariamente, en CGT o en CNT, o en el caso de Alberto, en Signos del Topo o Memoria, Verdad y Justicia. Desde septiembre nuestra táctica ha sido la de abrir el debate en las diferentes organizaciones donde estamos sobre la crisis económica y las salidas a la misma, sobre las Asambleas de parados o el Plan E, sobre las políticas represivas al colectivo de trabajadores nacidos en el extranjero o sobre la necesidad o no de organizar una Huelga General. Además, hemos colaborado, en la medida de nuestras posibilidades, en la realización de actividades, reparto de propaganda y manifestaciones varias.

    Para el próximo 8 de junio dijimos en CGT que se tenía que convocar una Huelga General para todos los sectores económicos, e incluso, propusimos la realización actos públicos para hablar de los recortes sociales. En definitiva, pensamos que “hay que estar ahí”, organizando actividades, “salir a la calle”, aunque la gente no venga y desconfíe de todos y de todo, ni vengan a las reuniones, a las asambleas, y estén diciendo que ellos no hacen Huelga, que no piensan regalarle más dinero a nadie.
    Entendemos, como los compañeros de la Corriente Comunista Internacional, que hay dos retos por delante: 1) la celebración de asambleas abiertas donde todos puedan opinar, discutir y decidir; y 2) romper las divisiones entre los trabajadores (de sector, de empresa, de sexo, nacionalidad, parado/activo; emigrante/no emigrantes, etc.).

    Esta línea de trabajo también se ha enriquecido con las hojas informativas que estamos haciendo en el grupo público Tragsa y que queremos seguir realizando. Nuestro objetivo es que los trabajadores hagan posible un boletín de la empresa, donde ellos expresen todo lo que piensan y construyan con sus opiniones el mismo. Esta hoja ha tenido cierta aceptación y más de seis trabajadores han escrito al correo electrónico, pero también sabemos que está muy lejos de conseguirse lo que pretendemos “la politización y la organización de los trabajadores del grupo público Tragsa”, desde la perspectiva de clase (democrática y asamblearia) y no la colaboracionista que tienen los sindicatos que están en el Comité de empresa.

    En fin que esto es lo que hemos hecho, pero nunca hemos abandonado el debate teórico o programático, ni el contacto con otros compañeros y organizaciones, como el debate que abrimos para el Primero de Mayo o la manifestación del 16 de mayo convocada por CGT.

    Si no tenemos “programa” es porque no vamos a decir lo mismo que defienden las organizaciones donde estamos afiliados u otras que analizan cosas más específicas, para eso ya están sus escritos y opiniones, las cuales asumimos, y tampoco vamos a defender “un programa de transición”, en ese caso estaríamos en cualquiera de las múltiples organizaciones trotskistas que existen, es decir, todo lo que hay a la izquierda de Izquierda Unida.

    Como ya hemos dicho anteriormente nuestra preocupación actual ni gira en torno al programa ni al electoralismo; gira en torno a cómo llevar las ideas socialistas a los trabajadores y cómo vertebrar las luchas necesarias para resistir los ataques permanentes del capital, para en un futuro convertir esas luchas defensivas en ofensivas.
    Sí es cierto que nos hemos ido haciendo, y abiertamente ya, “marxistas libertarios” y entendemos que nuestro “único programa” es la emancipación de los trabajadores por ellos mismos, la toma del poder y la destrucción del orden burgués, que sólo así la sociedad podrá ser organizada de otra manera, y que mientras sólo se podrá gestionar la riqueza burguesa, sin embargo, en ese nuevo orden económico y social, los trabajadores podrán crear una mayor riqueza, puesto que los intereses serán colectivos y se atenderá a cada uno según su necesidad, en armonía con la naturaleza.

    Nuestro programa no puede ser otro que la “socialización de los medios de producción y la creación por parte de los trabajadores de una sociedad sin propiedad privada, sin clases y sin estados”.

    Este programa entendemos que es medianamente “flexible” para agrupar al mayor número de personas en torno a él, sin embargo, sabemos que lo más difícil es cómo hacerlo realidad y en ese camino es donde uno se define (y no precisamente por ser el más revolucionario de todos). Por ahora nosotros lo estamos intentando, pero no queremos hacerlo solos.

    Hemos pensado que podíamos tener una primera sesión de skype el próximo domingo día seis de junio, de seis a ocho de la tarde, para ir apuntando en la dirección que queremos: “una organización marxista libertaria, asamblearia y democrática (hay que ser lo que uno tanto predica), con y para el máximo número de trabajadores (porque cada día hay más apoyo), que sirva para la acción colectiva y cambie la cabeza de la gente, para crear una sociedad distinta, justa y solidaria”.

    Sería una primera sesión de skype para hablar y comentar en relación a los textos que están en el Foro. Después ya veremos lo que pasa.

    Salud.

    Hasek

    Number of posts : 55
    Age : 25
    Registration date : 2010-02-23

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  Hasek on Fri Jun 04, 2010 6:24 am

    Me he mantenido al margen todo el hilo porque aún no tuve ocasión de leerme todos los textos, estos días estoy liadísimo, y sólo he podido leerme la mitad, por eso me mantuve a la expectativa, pero considero apropiado intervenir ahora.

    Pienso que la formación que pretendemos crear debería tener un carácter internacional, pero sólo mientras se mantenga una cohesión sólida entre todos los miembros que la integren. No servirá de nada si no hay una buena comunicación entre los componentes, se va a quedar en meros apuntes ideológicos que no pasarán de ahí.

    Debemos tener también claros los postulados que nos guían a hacer esta organización, para eso es totalmente necesario plena comprensión de los textos que se han puesto aquí. Hay plantear también nuestra ideología como una alternativa al bolchevismo predominante entre los diferentes grupúsculos marxistas que existen.

    Este fin de semana yo no sé si podré estar porque tengo mil cosas que estudiar, pero intentaré meterme a la discusión de Skype si tengo algún hueco por ahí, y comentar mis concepciones sobre los textos con vosotros. En todo caso alguien debería apuntar un poco por encima lo que se ha discutido, y postearlo aquí luego, estaría muy agradecido.

    Un saludo.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Fri Jun 04, 2010 9:57 am

    Usar un lenguaje común, que aquello que decimos signifiquen las mismas cosas, ¡ya es un avance! y esa es la primera parte del camino a recorrer, por ejemplo, cuando revindico "tener un programa" , desde luego nada tiene que ver con la locura esa del "progama de transición de Trotsky" ni de nada semejante, todo lo que quiero decir es encontrar, definir y acotar una bases de referencia en el plano de los principios y de funcionamiento que justifiquen nuestra EXISTENCIA SEPARADA,por lo que tales "bases programáticas" no pueden ser ni anfibológicas ni evanescentes ni ambiguas.
    Nos vemos en skype el domingo.

    alberto a.

    Number of posts : 330
    Location : Buenos Aires
    Website : www.signosdeltopo.com.ar
    Registration date : 2010-02-24

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  alberto a. on Fri Jun 04, 2010 1:51 pm

    Debemos tener también claros los postulados que nos guían a hacer esta organización, para eso es totalmente necesario plena comprensión de los textos que se han puesto aquí. Hay plantear también nuestra ideología como una alternativa al bolchevismo predominante entre los diferentes grupúsculos marxistas que existen.
    Hago mía tambiéne esta visión, sobre todo en la indicación simple: "tener claros los postulados que nos guían"; pero aclarando, en cuanto a los "adversarios", que no son (en todo el mundo) grupúsculos ni se reducen al bolchevismo: movimientos, grupos y partidos (algunos verdaderas "instituciones") que pueden parecer afines al luxemburguismo o que pueden atraernos a militar en ellos o cerca, son también motivo, en mi opinión, de necesidad de distancia. Esto que digo no es sinónimo de "no luchar junto con ellos", sino simplemente de necesidad de diferenciar lo mejor que podamos unos y otros en relación con las cuestiones centrales que plantea el ¿marxismo libertario? (¿luxemburguismo?)

    Usar un lenguaje común, que aquello que decimos signifiquen las mismas cosas, ¡ya es un avance! y esa es la primera parte del camino a recorrer, por ejemplo, cuando revindico "tener un programa" , desde luego nada tiene que ver con la locura esa del "progama de transición de Trotsky" ni de nada semejante, todo lo que quiero decir es encontrar, definir y acotar una bases de referencia en el plano de los principios y de funcionamiento que justifiquen nuestra EXISTENCIA SEPARADA,por lo que tales "bases programáticas" no pueden ser ni anfibológicas ni evanescentes ni ambiguas.
    Hago mías casi completamente esas palabras de JM (con la excepción del párrafo que se refiere a que el Programa de Transición trotskista es una "locura"). Y agrego: me parece que el llamado DOCUMENTO DE BASE DEL LUXEMBURGUISMO (DE VILARROBLEDO) que añadió antes JM es un excelente punto de partida para el debate, además de todo lo demás, a lo que doy por supuesto como agregados los textos originales de Rosa, obviamente, para recurrir a ellos en la medida que corresponda a lo que queremos decir.
    Todo esto, en mi opinión, indica (por la cantidad de material) que al mismo tiempo que será posible, como pide JM, sintetizar con frases breves y contundentes (yo diría con esa genial simpleza de las frases que ya todos levantamos: proletarios de todos los países, uníos, etc.) de las cuales hay algunas en el Doc. de Base realmente contundentes y "fundantes", será posible llegar a un primer Programa o Principios o como se llame (Doc de Base, por ejemplo). Pero a eso habrá que encontrarle un mecanismo para que los desacuerdos queden incorporados, por decir así, antes que sean motivos de "falsos" dilemas o visiones (en el sentido de que a veces las diferencias, por no estar suficientemente claras y discutidas --también por falta de tiempo y "saberes" y lecturas), cuestiones confusas que quizá en un tiempo prudencial encuentran su resolución, su clarificación.

    Me parece necesario que confirmemos quiénes vamos a estar el domingo 6. Yo, me confirmo. Ojalá puedan estar otros cr*s que aún no se pronunciaron, no importa los límites de tiempo que tengan. Lo considero un verdadero paso promisorio, y considero, por último, que es lógico que la situación mundial nos esté "pisando los talones", pero debemos tener combinar unas buenas dosis de paciencia y aceleres al mismo tiempo.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Fri Jun 04, 2010 2:38 pm

    En su momento, con ambición "programática" y desde luego sintética, escribí el texto que sigue, insuficiente pero no creo que sea desdeñable:

    ¿Por qué el luxemburguismo hoy?

    Viernes 24 de abril de 2009 por JM Delgado

    ¿Por qué el luxemburguismo hoy?

    Por JM.

    1º). - El Luxemburguismo es la corriente del marxismo revolucionario enriquecido por las investigaciones económicas, políticas (estratégicas y tácticas) de quien fuere la principal discípulo de Marx, Rosa Luxemburgo, que fué capaz de ampliarlo, actualizarlo y en cierto sentido corregirlo.

    2º).- El Luxemburguismo se instala en el momento fundacional del comunismo partidario, puede y debe reclamarse legítimamente participante del OTRO COMUNISMO, junto con el comunismo consejista con el que comparte la denuncia del capitalismo de estado, - el llamado "socialismo real" - asimismo en pro de la autoorganización proletaria, anijerárquica y antiautoritaria, al tiempo que le separa del comunismo de Korsch, Pannekoek y Mattick una concepción de las formas organizativas del proletariado, mas flexibles en nuestro caso respecto de la democracia y las libertades políticas, como de la forma partido y sindicato.

    3º).- El Luxemburguismo no se propone ABOLIR la democracia formal, aunque burguesa desde su misma raíz, tomamos nota de la creciente incompatibilidad entre el capitalismo y la democracia tal y como se practica en las estados occidentales, puesta cada vez mas en evidencia en el vórtice, desacoplamiento, entre el marco planetario de dominación capitalista, transnacional, donde no existe democracia alguna y el ámbito estatal. En el ámbito estatal, la democracia realmente existente solo puede representar un punto de partida para su ampliación, crecimiento y cambio de naturaleza, desde la actual "democracia representativa" hasta la adopción de todas las formas practicables de democracia directa y participativa.

    4º).- El Luxemburguismo, en su énfasis de llevar a la democracia a su máxima expresión, acompañando a las masas proletarias al ejercicio cotidiano de la participación del poder socializado y por ello mismo negado como tal poder separado de la sociedad, en manera alguna excluye la necesidad del acto o los actos insurreccionales (inseparables del marxismo), de la Revolución, - no nos hacemos ilusión alguna respecto de la posibilidad de llegar al Socialismo a través de las trampas de la democracia parlamentaria burguesa - sin embargo exigiendo la masiva intervención de las masas, excluye cualquier golpe de estado de caracter jacobino-blanquista, en tanto que sucedáneo de la toma del poder político y económico por el proletariado.

    5º).- El Luxemburguismo no lucha por el establecimiento de regímenes algunos basados en el capitalismo de estado, antes bien, las propuestas, medidas y reformas a defender irán siempre en la dirección de la socialización, ya desde los actuales marcos de los estados capitalistas. Por ello cualquier medida "estatalizadora" (o como son conocidas "nacionalizadoras") solo puede cargarse de contenido pro-socialista desde los controles democráticos, no estatales, directos, ejercidos por la clase obrera y el conjunto de los ciudadanos sobre las entidades eventualmente estatalizadas, desde los trabajadores directamente implicados, a los vecinos, ayuntamientos, consumidores, afectados en general por la actividad, y en general en los casos exigibles por el conjunto de la sociedad.

    6º).- El Luxemburguismo constata que la manipulación e instrumentación de las energías nacionalistas por la socialdemocracia, el leninismo y el estalinismo no han hecho avanzar hacia el Socialismo a la Humanidad ni a los estados o países que consiguieron hacer triunfar revoluciones bajo el liderazgo ideológico de un sincretismo nacional-leninista, por el contrario creemos que ha comprometido y deslegitimado aún mas gravemente al Comunismo (en cuyo nombre decían actuar) acabando por configurar a estas corrientes herederas de la III Internacional, como precursores, catalizadores, de variopintos nacionalismos, mas o menos totalitarios y antisocialistas.

    7º).- El Luxemburguismo se considera emplazado a dar adecuada respuesta al famoso eslogán del movimiento antiglobalización PENSAR GLOBALMENTE, ACTUAR LOCALMENTE, sobre la base de constatar que el epigonismo leninista se limita a defender este principio desde una versión espuria del internacionalismo marxista, que deja amplio margen de actuación a los populismos, sincretismos nacional-estalinistas, y a su concepción sobre las diversidad de "formas nacionales" de socialismo (?) que legitiman el capitalismo de estado. En Cuba, Corea del Norte, Venezuela, Palestina, lastran e hipotecan la lucha por el Socialismo en todas partes, alentando a través de su defensa a ultranza en todo tiempo y lugar de un supuesto derecho de autodeterminación nacional - su máxima preocupación democrática, como denunciaba Rosa Luxemburgo - directa e indirectamente el papel del radicalismo pequeñoburgués nacionalista en la lucha por el socialismo en territorios susceptibles de levantar la bandera nacionalista.

    8º).- El Luxemburguismo, a la espera de elaborar un programa democrático radical de ámbito universal a la vez que local, entiende que la globalización neoliberal, para ser adecuadamente combatida exige la formulación de medidas democratizadoras-socializadoras, de ámbito planetario, transnacionales. El concepto "cosmopolítica" - a la vez que se desmarca y niega el uso espurio, nacionalista, corrompido, del concepto de "internacionalismo" proletario - recoge esa determinación parcialmente, sin olvidar que en ese ámbito, global, transnacional, planetario, por su propia naturaleza dificultan y constriñen las posibilidades de intervención determinando así que el interior de los estados continúen siendo marco privilegiado de lucha de clases.

    Sevilla, (España) abril de 2009

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  luxemburguista on Sat Jun 05, 2010 4:34 am

    Yo estaré mañana.
    Aunque esta tarde-noche pondré una intervención amplia, sí quiero dejar ya clara una cuestión en base a lo que se ha expuesto (en general) en este hilo:
    Cualquier debate para formar una nueva organización en el que yo participe pasará necesaria y obligatoriamente por el análisis (lo que implica en primer lugar la lectura), individual, colectivo y público (aquí) de todos y cada uno de los textos señalados (y si se aportan más, también de ellos) y con un plazo claro, definido y breve.
    Ésa es mi condición sine qua non. Lo que no pase por ahí, sencillamente no me interesa. Por lo que no me organizaré con quienes no realicen ese esfuerzo. Lo digo claramente porque se suponía que eso era lo que se iba a hacer y es lo que menos se ve de momento. Y yo para generalidades ya no estoy. Como no me gusta que nadie se lleve a engaño conmigo, lo digo abiertamente.
    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  luxemburguista on Sat Jun 05, 2010 12:28 pm

    Voy a comentar varias cuestiones: primero intentaré contextualizar los documentos, indicando algunas cuestiones que me parecen especialmente relevantes de cada uno y plantearé otras cuestiones más a partir de ellos; y después haré otras observaciones breves a cuestiones formuladas en el hilo. Trataré de ser lo más breve posible, por lo que no seré exhaustivo.

    Evidentemente, creo que hubo un “ir afinando” que es observable en los documentos. Por eso tengo claro que es el último documento, en sus dos versiones, la base de un posible nuevo documento de bases. Por cierto, ése documento no es exactamente el de Villarrobledo (de Villarrobledo salió un informe-conclusiones que está antes). Ese documento se basaba en lo que habíamos hablado en Villarrobledo, pero no sólo en eso, sino también en mucho que se había comentado en la lista interna, en muchas horas hablando, en los debates de este Foro y en los documentos previos. Era un intento de síntesis, y con el objetivo de servir como documento de bases público.

    Los 2 primeros textos, “Qué es DC-L” y “Por el Comunismo Democrático” son dos textos “iniciales”, muy “genéricos”, lógicos en algo que estaba iniciándose. Pero con una enorme “fuerza” y potencialidades. Apuntan una serie de aspectos que no se pueden obviar: sobre todo los objetivos últimos, la democracia y el comunismo, como cosas inseparables. Pero también las indicaciones de lo que eso es: sin fronteras ni patrias, sin discriminaciones, sin clases, sin trabajo asalariado,…Y el propio método a seguir, desde abajo, a través de las asambleas, sin dirigentes ni cargos permanentes, en un proceso realizado democráticamente por las más amplias masas, que auto-organizan las luchas. Se pergeñaba, sin entrar en profundidad (y sin citarlo), lo que es el proceso de Huelga de Masas También era clave lo que se decía sobre que se militaría en el ámbito cotidiano. Y la constatación de que el término luxemburguismo, pese a referirse a una persona y ser un término imperfecto, era el que mejor expresaba la corriente marxista democrática.

    De la carta que se mandó y de la que terminó surgiendo la RLI, sobre todo rescato la visión de la necesidad de que alternativas distintas a otras (especialmente el social-reformismo, el bolchevismo y el anarquismo, pero no sólo) se visualicen. Los mecanismos de visualización deben ser acordes con las posibilidades reales. En eso creo que hemos avanzado mucho (quizás sea en lo que más). Y ha sido internet una herramienta fundamental, lo que me lleva a plantear que el uso de internet habrá de ser uno de los aspectos que queden claros si nos organizamos.
    Eso sí: tras este tiempo ya no me planteo la cuestión de la colaboración en los términos que se planteaba, sino sólo como organización. A niveles colectivos está expuesto en otros documentos. Y a niveles individuales no cuento con los tradicionales mecanismos de “colaboraciones externas”, de “echar una mano”. Quien quiera hacer cosas por su cuenta que las haga. Fantástico. Pero una organización debe contar sólo y exclusivamente a la hora de fijar sus actuaciones, sus trabajos, con sus miembros, porque sólo es fiable (y “exigible”) ese trabajo basado en el compromiso global con el colectivo.

    De las notas aclaratorias. Deben ser consideradas en el contexto de la incorporación a la RLI. Y como documento de los que estábamos en España. Para aclarar cosas: casi todos los que estábamos en DC-L nos incorporamos a la RLI.
    Un aspecto fundamental que abordaba era la necesidad de ceder (se hablaba de “auto-disciplina”) y su motivación: el saber que juntos podemos más que sólos. Eso es preferible a cualquier centralismo (que nunca será democrático). Pero eso implica dejar claro siempre que haya divergencias cual es la posición mayoritaria y cual no. Y emplear el método de la libre crítica y la libre experimentación, que precisa de formas de evaluación claras y científicas.
    Además de reafirmar la no-necesidad de cargos, la defensa de la horizontalidad, creo que es muy relevante la cuestión de las diversas influencias, porque es evidente que las tenemos. Creo que es necesario debatir mucho (y pausado) sobre eso, para lo que este Foro es una herramienta fantástica. Pero desde una premisa que ya he comentado (y que otros también dejan entrever al menos en sus intervenciones): sin eclecticismo alguno. A eso se refiere la idea de totalidad (que yo tomo de Lukacs en su análisis de RL –una idea que entronca con lo expresado por Marx en el Manifiesto sobre los comunistas- y que nada tiene que ver con lo que Alberto interpretaba en mis palabras). En el fondo, se trataría de algo que está implícito en varias intervenciones, especialmente en una de Martín: analizar qué es coherente/compatible (y qué no) con el luxemburguismo en las aportaciones y expresiones del movimiento obrero posteriores. Porque de la premisa que parto (y que no me voy a poner a discutir ahora) es de que las aportaciones de RL son acordes a la realidad, acertadas y verdaderas.
    El texto acababa hablando de que para participar en la organización sólo era necesario tener conciencia proletaria. En eso ahora no estoy de acuerdo. Uno de los aspectos que deben abordarse son los vinculados a la formación (individual y colectiva). Una organización luxemburguista tiene que estar formada por gentes que sepan qué es el luxemburguismo. Si somos anti-sustituistas y asamblearios de verdad, debemos rechazar cualquier intento de conformar una organización de masas. Éstas sólo surgirán en las luchas y habrán de ser unitarias, no de tendencia. No es mi objetivo crecer a cualquier precio (eso fue un error en la RLI, del que yo soy responsable principal).
    Evidentemente, ni RL, ni sus textos, ni sus continuadores son muy conocidos. Pero quien desee militar, debe mostrar interés y un compromiso claro por formarse, también, en estas cuestiones. Eso implica tiempo. Lo que entronca también con la cuestión de la militancia. Quien “no tenga tiempo” deberá buscar otras formas de intervención social acordes a su realidad. Aunque no estaría de más recordar que hubo un tiempo, no tan lejano, en el que los trabajadores tenían jornadas bastante más largas (y duras). Y había militantes. El día siempre ha tenido 24 horas para todos. Y la libertad, como ya he dicho alguna vez (sigo las interpretaciones existencialistas, en especial de Sartre), no consiste en quedarse con una opción, sino en renunciar a todas las demás. También es necesario dejar claro si la militancia y el activismo son lo mismo. Para mí no es así. El activismo suele ser concreto y abarca el ocio. La militancia es a tiempo completo, en todas y cada una de las cosas que uno hace, en lo cotidiano. Debemos analizar la significación (en muchos aspectos y en la actualidad) que Marx diera al papel de los comunistas, a lo que los distinguía del resto del movimiento obrero.

    El texto sobre qué es la RLI volvía a tener un carácter general, lógico de nuevo en algo incipiente. Lo más destacable es que plantea temas-clave del luxemburguismo, especialmente la cuestión de la huelga de masas y la acumulación. Aunque no entra a describirlos, lo cual es una necesidad ineludible que tenemos que plantearnos. Sobre ello tenemos mucho más de lo que pensamos avanzado. En textos y en este Foro. Y habrá que sintetizar. Eso me da pié a introducir otra cuestión que considero importante: nuestro acervo. Tenemos que reivindicar todo lo que se hizo en DC, la RLI y AP. Como legado o experiencia, no como presente, pues se supone que quienes estamos ahora debatiendo si organizarnos es que no estamos conformes con los niveles de organización de esas 3 entidades (que aún siguen funcionando, de un modo u otro, por lo que sería absurdo pensar que son suficientes y crear otra cosa). Y eso significa en primer lugar sus textos: tendremos que considerarlos, re-analizarlos y agruparlos en nuestro medio, para, entre otras cosas, proponer, escribir y actuar desde ellos, no desde cero. También habrá que plantearse qué relación mantenemos con esas entidades, pues lo que sería inadmisible (y nunca hicimos) sería considerarnos los únicos luxemburguistas (yo huyo de todos “los únicos”). Quienes formais AP estais todos implicados en esto. Con la RLI, si se la considera una forma de intercambio de información, no hay problema para que quien lo desee esté en ella, como todos estamos en múltiples listas de correo y medios de intercambios similares. Con DC-L hay menos contacto (pero el que ha habido, por mi parte, ha sido cortés y de ayuda). Creo que hay que plantearse en cualquier caso 3 premisas: una es que lo que formemos no puede estar supeditado a ninguna otra entidad, ni en las actuaciones ni en las dedicaciones. La segunda es que cada entidad sigue el curso decidido por sus miembros, lo que no excluye confluencias en un futuro. Y la tercera es que el medio básico de encuentro de todos los luxemburguistas es este Foro (que es público), por lo que deberá ser aquí donde se articule, si es conveniente, cualquier debate o posible colaboración.

    Sobre el debate sobre el luxemburguismo hoy. Este debate surgió por algo repetido como necesidad constantemente en la RLI. Los 2 textos que se publicaron creo que se explican por sí mismos. No obstante, me interesa destacar 3 cuestiones de ellos: del de JM la cuestión de la democratización, es decir, la reivindicación del proceso de conquista de la democracia tal y como se formula, en oposición a otras formas de entender la cuestión (abstractas y/o “finalistas”, o las que sencillamente niegan el problema). Lo que además es coincidente con lo que en la reunión de Villarrobledo exponíamos sobre la socialización como proceso. De hecho, creo que esa visión del proceso histórico y en el proceso es una característica del pensamiento de RL y debe serlo del nuestro. Y del que yo firmaba, destacaría la cuestión de la negación de la división entre reforma y revolución, también coherente con esa visión en proceso. Y que debe tener consecuencias claras también sobre nuestra actitud hacia los movimientos y luchas sociales. Y la cuestión de la espontaneidad, sobre la que tenemos también que ver si hay acuerdo. Yo planteo mi visión claramente (y es ortodoxamente seguidora de la de RL, como puede leerse en sus textos): la organización nunca precede a la lucha, pues se genera en, por y para la lucha. Eso es lo que demuestran los procesos revolucionarios reales que ha habido, eso es lo que está tras el concepto de huelga política de masas y eso es lo que debe llevarnos a apoyar las luchas, no a enjuiciarlas en base a sus posibilidades de éxito a priori en base al nivel organizativo y de consciencia previos (que también se adquiere de manera masiva en la lucha). Sobre esto de todas formas, habrá que afinar mucho.
    Pero en esos textos no se abordaba (o no mucho) otro aspecto que está también en el debate. Me refiero a qué es un partido (la parte de un todo). Esto llevábamos hablándolo desde los primeros tiempos de DC-L y creo que en el debate en el Foro está bastante clara la concepción (acorde a la de Marx y Engels, por cierto, y totalmente distinta a la de los partidos-organización sustituistas, sean social-demócratas, bolcheviques o anarquistas). Creo que es algo clave, en la teoría pero sobre todo en la praxis cotidiana. Y de nuevo nos retrotrae al papel de los comunistas, así que pongo las citas concretas:
    “Los comunistas, aunque luchando siempre por alcanzar los objetivos inmediatos y defender los intereses cotidianos de la clase obrera, representan a la par, dentro del movimiento actual, su porvenir… Pero todo esto sin dejar un solo instante de laborar entre los obreros, hasta afirmar en ellos con la mayor claridad posible la conciencia del antagonismo hostil que separa a la burguesía del proletariado… Resumiendo: los comunistas apoyan en todas partes, como se ve, cuantos movimientos revolucionarios se planteen contra el régimen social y político imperante…”

    Sobre la reunión de Villarrobledo, su hilo en el Foro y el informe. Hay dos aspectos distintos: uno es el de análisis de los procesos de luchas, del que destacaría que entonces estábamos implicados en muchos frentes, directamente o apoyándolos (difundiendolos sobre todo). Esto tenemos que recuperarlo, pues aunque ahora, cada uno a su manera, sigamos la misma línea, dudo que sea al nivel de entonces. Y eso es clave por varios motivos, pero especialmente por la visión que nos daba: como se puede observar en los textos (y en nuestras intervenciones prácticas), entonces hacíamos aquello con lo que RL terminara su “Problemas organizativos de la Socialdemocracia”. Entonces nosotros “hablábamos claramente”, en lugar de ser esos aspirantes a comité central que son la inmensa mayoría de las organizaciones de extrema izquierda. Eso nos permitía extraer las lecciones verdaderamente importantes de las luchas, que no es nunca la comprobación de que todo lo que no sea el socialismo-comunismo es imperfecto (para eso, mi consejo es siempre que con tumbarse en el salón de casa ya se es suficientemente revolucionario), sino qué luchas y qué propuestas en las luchas (fuera de ellas todo es siempre menos relevante) apuntaban más directamente al comunismo.
    Evidentemente, este nivel de análisis no se daba en la RLI, sino sólo entre los que estábamos por estas tierras. O se daba en otros lugares, pero nada sabíamos de ello. No entro en esto ahora, pero es algo que determinaba el otro aspecto, el organizativo. Porque eso es lo otro que salió de la reunión, la necesidad de organizar mejor la propia RLI (lo cual era una demanda no sólo de los de aquí). Y en ese sentido se plantearon cuestiones organizativas muy, pero que muy claras. Y que de bien poco sirvieron.

    Esa situación, unida a los llamamientos que por varios de los más implicados (los correos están ahí) se hacían a definir más qué entendíamos por luxemburguismo, qué pensábamos y qué queríamos hacer, dieron origen al texto de síntesis que se presentó y cuya primera versión yo redacté. Eso sí, por más que mis propios planteamientos pudieran estar en él, para elaborarlo me repasé hasta lo último que había sido escrito y dicho, y recogí todo lo que pude (algunas veces de manera literal). No era “mi” documento, pues en algunos aspectos para mí relevantes ni entré, y otros los puse pese a estar en desacuerdo (el más claro el de la posibilidad de estar en otras organizaciones políticas, que se incluyó por varios camaradas, pero especialmente por Joao). Lo que sí intenté es darle un carácter homogéneo, secuanciarlo, abordar todas las cuestiones y que tuviera posibilidades de ser público, para lo que tenía que ser lo suficientemente general y al mismo tiempo especificar cuestiones.
    Varios compañeros dijeron estar de acuerdo, otros lo consideraron una base para el debate, hubo quien planteó si yo lo presentaba como obligatorio,… Pero sólo JM entró a debatirlo en profundidad, en el aspecto que siempre hemos discutido, que aparece en el debate que él y Pepe han sostenido (en el que Pepe defiende creo lo que yo), y que tendremos que aclarar. JM puede (y debe, puesto que interpreto sus planteamientos) corregirme, pero en mi opinión la diferencia no es de enfoque sino de momento. Me explico: ambos estamos de acuerdo en la tendencia que el capitalismo sigue y en el papel del imperialismo en el proceso de acumulación. No podía ser de otra manera porque los dos seguimos el texto de RL “Las tendencias de la economía capitalista”, en especial en estas citas que pongo:
    Lo que distingue el modo capitalista de producción de todos los anteriores es, principalmente, que él tiene la tendencia interna a expandirse sobre todo el globo terrestre, desplazando todo otro orden social anterior… La producción capitalista se extiende a todos los países, ya que no sólo los conforma econó¬micamente a todos del mismo modo, sino que los articula en una única, gran economía capitalista mundial.”
    Lo que no compartimos aún, quizás, es la consideración sobre en qué momento de ese proceso se haya hoy el sistema y, sobre todo, las derivaciones prácticas que el momento que se considere tendría. Por decirlo de forma simple, en una misma línea de tiempo yo estaría más adelante y JM más atrás. Las derivaciones prácticas serían sobre todo en relación al papel de los estados-nación hoy, es decir, si hablamos ya de un estado a nivel mundial o no. Y ahí, inevitablemente, surge la cuestión del Imperio, y de su formulación por Negri y Hardt, en la que hay desacuerdo entre ambos (y entre Pepe y JM). Esto tendremos que debatirlo todos, porque incluso creo que subyace a la consideración organizativa del internacionalismo, es decir, al hecho concreto de si tiene sentido o no hoy algún tipo de organización a nivel de los estados-nación ¿existentes? (lo pongo así porque para mí no tienen ya plena existencia). Y en relación a este debate, como para otros, digo lo que ya dije (y que Alberto y otros camaradas reclaman también cuando plantean cómo dirimir desacuerdos): podemos optar por dejar temas abiertos y seguir debatiéndolos, como hicieran los compañeros de Solidarity (por cierto, creo que la visión trotskysta del derecho de autodeterminación acabó imponiéndose en ellos). De hecho, la actual situación de crisis y el tema de las políticas de la UE, la intervención del FMI,…, nos aportan muchos elementos para el análisis. Podríamos, por ejemplo, señalar la tendencia y no decantarnos por ubicarnos temporalmente con exactitud.

    Todos los aspectos organizativos que se señalan en el documento sí que siguen mucho lo debatido en Villarrobledo. Y lo que entonces se debatió sí conforman los compromisos de AP. Creo que en ese sentido hay que ser muy concretos, para que todos sepamos con qué nos estamos comprometiendo exactamente, qué vamos a hacer.

    De todas formas, entonces el debate en la RLI era ya prácticamente inviable. Por la sencilla razón de que era un debate entre la minoría de miembros, ante la indiferencia de la mayoría. Yo resolví irme y no continué el debate con JM al respecto de lo mencionado. No tenía sentido hacerlo en una organización de la que ya no me sentía partícipe. Y, por lo que se, todo se complicó después, por lo que me reafirmo en que las diferencias políticas son a posteriori, producto de las diferencias organizativas pero sobre todo de cierta frustración (que hace que en lugar de cortar por lo sano, las tensiones se agranden sin sentido). Sí debo aclarar, sobre todo en relación a los camaradas de AP, que yo no tengo ningún tipo de frustración sobre la RLI o DC (ni sobre AP). Al contrario: reivindico todas esas experiencias. Debe ser que siempre veo la botella medio llena. Lo cierto es que las considero a todas, a su modo, avances. Y lo son objetivamente. Es fácilmente comprobable.
    Con quienes no quedaron en la RLI tratamos de construir AP. La situación era bien distinta. Yo planteé que era necesario definirse políticamente en un plazo claro, reevaluando todo (más o menos lo que ahora estamos haciendo). Como no se avanzó en ese sentido, me fui. Y aquí estamos ahora, con lo que enlazo con lo que se ha expuesto en el hilo.

    Sobre lo planteado por Eric, y desde el profundo respeto que él sabe que le tengo por su labor en la RLI, sólo tengo que decir lo dicho: quien esté de acuerdo o satisfecho con lo que la RLI es y hace, lo tiene más fácil que yo. Pero ésa no es mi opción.

    Sobre lo planteado por Carlos, sobre su propuesta (que ya conocía), poco tengo que decir. Yo sólo voy a debatir sobre todos los textos, no sobre uno sólo. Si él quiere participar, bienvenido. Pero sobre esa base. Y, evidentemente, para mí la cuestión no pasa por hacer un programa electoral (sobre la cuestión electoral habrá que debatir y posicionarse no obstante). Además, ya hay una iniciativa en marcha para crear una organización socialista participativa mundial, la abanderada por Znet. Mi consejo (que no se me malinterprete) es que quienes estén por esa opción se pongan en contacto con Znet y participen de la iniciativa (yo ya expliqué mis motivos para firmarla).

    Sobre las diversas tendencias, ya he hablado. Pero recalco algo que dije en otra ocasión: a mí me sirven cuestiones “marginales” de otras tendencias que no son incoherentes con el luxemburguismo. Pero no quiero un totum revolutum. Por eso rechazo de plano (y no lo voy a negociar) la cuestión del marxismo libertario. Yo admiro a Daniel Guerin, sus análisis son fantásticos. Pero su formulación política propositiva adolece de una visión irreal del anarquismo, y de una confusión en la praxis (aunque no en la teoría) del marxismo (porque él critica el marxismo de los bolcheviques). Y, lo que me importa más ahora, no tengo interés alguno en mezclarme organizativamente con visiones que son incompatibles con lo que entiendo por luxemburguismo y, sobre todo, con lo que dice literalmente RL en sus textos. Si queremos, podemos debatir sobre las tendencias “afines” (consejismo, autonomía obrera, situacionismo, plataformismo,…). Yo no las desprecio ni nada parecido. Y las he estudiado con suficiente profundidad. Podemos aprovechar mucho de ellas. Pero no podemos utilizarlas para reemplazar el luxemburguismo, porque si lo hacemos del todo cambiamos de tendencia (y buscamos otra organización, como hicieron algunos antiguos camaradas coherentemente) y si lo hacemos en parte caemos en el eclecticismo y en la incoherencia.

    Sobre lo que plantean Hasek, Martín y otros camaradas de la necesidad de cohesionarnos políticamente, creo que será a través de seguir unas pautas comunes de trabajo. Y de debatir mucho sobre muchas cuestiones. Porque la teoría, como síntesis de lo analizado, nos servirá para analizar más cuestiones. En ese sentido, planteo 3 aspectos que considero también muy importantes para aclarar: la concepción que tengamos sobre los movimientos sociales (incluidos los sindicatos), porque es necesario para nuestra praxis; la formación más allá de la teoría política, en el terreno del análisis de la realidad actual (para lo que este foro debe ser elemento clave y en el que todos tenemos que comprometernos a participar aportando); y que debemos tener como objetivo un documento de bases (como varios habeis dicho) que no tenga miedo a ser amplio, porque tiene que ser claro (y porque quien sienta rechazo por leer textos largos, a mí no me interesa para esto).

    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    Comuna De Paris

    Number of posts : 38
    Registration date : 2009-06-01

    Camio reunión skiper de hoy 6 de junio al 13 de junio a las 6 de la tarde

    Post  Comuna De Paris on Sun Jun 06, 2010 6:17 am

    Estimados compañeros.

    La reunión que teníamos prevista para hoy domingo a las 18, se pasa al próximo domingo día 13 de junio a las 6 de la tarde debido a la imposibilidad de estar todos.

    Salud.

    alberto a.

    Number of posts : 330
    Location : Buenos Aires
    Website : www.signosdeltopo.com.ar
    Registration date : 2010-02-24

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  alberto a. on Sun Jun 06, 2010 9:00 am

    (esto continúa mi aporte a este hilo y de paso incorporo algunas cosas que menciona Paco en su post)

    Mi intención es ir despejando algunos equívocos o enredos de “definiciones” a que yo pueda haber contribuido en charlas privadas con los cros. de AP y José María y Paco: he comentado acerca de “MI” marxismo libertario, de mi simpatía por un “marxismo libertario”. Pero eso expresa el intento de anudar en forma inseparable marxismo y libertad, es decir: socialismo y revolución y libertad. No quiere decir: “marxismo libertario” = conciliación de marxismo y anarquismo, en el sentido (sí, ecléctico) que podría tener (hasta donde lo he leído) en Daniel Guerin y otros.

    La definición que más me conforma (lo digo en forma personal) para una tendencia política deseable (después de haberle dado bastantes vueltas al asunto) es “socialismo revolucionario libertario”, que es un modo de decir (socialmente) que son términos fundamentales e inseparables, que cuando se separan se arruinan, etc. Y en forma concreta en la realidad histórica en que estamos (con determinado pasado y con determinadas praxis presentes) es decirles a los demás: esta concepción política ACTUANTE, no meramente teórica, no puede, de ninguna manera, separar socialismo de revolución de libertad. Y las formas sociales, y los modos de vivir y actuar, buscan en todo momento y circunstancia ajustarse a eso. De ahí, obviamente, que deba verse de qué se trata lo afirmado. ¿Es solamente una “postura política” (y su práctica) y nada más, es también un “modo de vivir”, o una “concepción del mundo”, etc.? Temas nada fáciles, me parece, de resolver y entender y acordar entre muchos.

    He llegado a la conclusión (pero más justo me parece decir: “estoy llegando a la conclusión” a través de un proceso/práctica multiforme) de que no solamente es “COMPATIBLE” libertad y socialismo (por lo tanto, e INELUDIBLEMENTE, “marxismo” y “libertad”) sino que LO CONSTITUYE NECESARIAMENTE, y cualquier desvío, alejamiento, apartamiento, conflicto agudo (en cualquier plano de la “realidad”) entre ambos términos (pero no “palabras”, “abstracciones”, etc.) o REALIDADES POSIBLES, están INDICANDO UN ALEJAMIENTO, UN IR “PARA OTRO LADO” DEL SOCIALISMO, DE LA REVOLUCIÓN, DE LA LIBERTAD.

    Y puede dejarse “en veremos” (en realidad, me parece un tema inacabable y eso está bien, porque indica un deseo y crítica de la libertad en todo momento de las diversas formas sociales, presentes y futuras) el “problema de la libertad” como “filosofía” o “teleología” o lo que fuere. Más que “en veremos”, en “seguir viendo y reviendo”, porque la libertad es la esencia actuante (esa es mi definición) de la vida que se expande, que “vive”, se crea y recrea. Por eso: la libertad es concreta.

    Bueno, y por fin: no hay eclecticismo alguno en mi postura, tal como la entiendo.

    Pasemos, pues, a aclarar en un segundo el tema eclecticismo, sincretismo, etc. No son confundibles con valerse de lo mejor de unas experiencias y otras, de unos escritos y otros, definiciones y otras, prácticas (o soluciones dadas) y otras, en el progreso de las praxis, vidas, etc. Eso es lo que hace a cada paso la humanidad (tomada parcialmente y también en conjunto): unir y desunir, probar y descartar, combinar y perfeccionar, etc. Casi podríamos decir que así se constituye la “ciencia” del hacer humano, o el “laboratorio” (sic) de la humanidad (incluidos su “pensar” y su “hacer”). Se han ido modificando (desde los tempos antiguos) las formas de entender elclecticismo y sincretismo, pero esa es una cuestión secundaria aquí, que ni viene al caso. En síntesis: no a la mezcla de lo incompatible, estoy de acuerdo: pero también NO a la supuesta "cientificidad" por "creencia", por "ilusión". La coherencia (de todo: de sistemas, de vidas, etc.) se hace al andar.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Sun Jun 06, 2010 10:40 am

    No estoy seguro de poder estar el próximo domingo disponible a esa hora, había un compromiso previo que tiene que aclararse.

    Dicho esto paso a comentar brevemente el texto aclaratorio y sintético de Luxemburguista, con el que estoy basicamente de acuerdo.

    Escribe Luxemburguista refieriendose al que venimos llamando documento de Villarrobledo:

    Varios compañeros dijeron estar de acuerdo, otros lo consideraron una base para el debate, hubo quien planteó si yo lo presentaba como obligatorio,… Pero sólo JM entró a debatirlo en profundidad, en el aspecto que siempre hemos discutido, que aparece en el debate que él y Pepe han sostenido (en el que Pepe defiende creo lo que yo), y que tendremos que aclarar. JM puede (y debe, puesto que interpreto sus planteamientos) corregirme, pero en mi opinión la diferencia no es de enfoque sino de momento. Me explico: ambos estamos de acuerdo en la tendencia que el capitalismo sigue y en el papel del imperialismo en el proceso de acumulación. No podía ser de otra manera porque los dos seguimos el texto de RL “Las tendencias de la economía capitalista”, en especial en estas citas que pongo:
    Lo que distingue el modo capitalista de producción de todos los anteriores es, principalmente, que él tiene la tendencia interna a expandirse sobre todo el globo terrestre, desplazando todo otro orden social anterior… La producción capitalista se extiende a todos los países, ya que no sólo los conforma econó¬micamente a todos del mismo modo, sino que los articula en una única, gran economía capitalista mundial.”
    Lo que no compartimos aún, quizás, es la consideración sobre en qué momento de ese proceso se haya hoy el sistema y, sobre todo, las derivaciones prácticas que el momento que se considere tendría. Por decirlo de forma simple, en una misma línea de tiempo yo estaría más adelante y JM más atrás. Las derivaciones prácticas serían sobre todo en relación al papel de los estados-nación hoy, es decir, si hablamos ya de un estado a nivel mundial o no. Y ahí, inevitablemente, surge la cuestión del Imperio, y de su formulación por Negri y Hardt, en la que hay desacuerdo entre ambos (y entre Pepe y JM). Esto tendremos que debatirlo todos, porque incluso creo que subyace a la consideración organizativa del internacionalismo, es decir, al hecho concreto de si tiene sentido o no hoy algún tipo de organización a nivel de los estados-nación ¿existentes? (lo pongo así porque para mí no tienen ya plena existencia). Y en relación a este debate, como para otros, digo lo que ya dije (y que Alberto y otros camaradas reclaman también cuando plantean cómo dirimir desacuerdos): podemos optar por dejar temas abiertos y seguir debatiéndolos, como hicieran los compañeros de Solidarity (por cierto, creo que la visión trotskysta del derecho de autodeterminación acabó imponiéndose en ellos). De hecho, la actual situación de crisis y el tema de las políticas de la UE, la intervención del FMI,…, nos aportan muchos elementos para el análisis. Podríamos, por ejemplo, señalar la tendencia y no decantarnos por ubicarnos temporalmente con exactitud.

    Son de todo punto veraces y correctas las paráfrasis que Paco-L hace de mis punto de vista en relación con la tendencia del capitalismo a superar el marco de los estados-nación, el imperialismo, lo que pueda ser "el Imperio", así como la diferencias que comenta con su propio pensamiento y asimismo con Pepe Durán.
    En el momento presente de crisis financiera-económica aparece con gran nitidez esa tendencia del capitalismo hacia la supresión de las llamadas "soberanías nacionales", lo vemos en Grecia, en España, en Irlanda y lo veremos en Francia y Alemania, como en el pasado se ha visto en Japón, así ocurre cuándo la coalición (flexible y desmontable, obviamente) Wall-Street-Hollywood-Partido Demócrata, gobierna en la Casa Blanca, sin embargo cuándo ha gobernado la coalición weaponsdollar-petrodolar, con Bush, la "razon financiera" cual realidad lógica e ineluctable, y por tanto asumible para sus víctimas, estados/gobiernos que subliman su impotencia para hacer frente a las trampas de la deuda supuesto que comparten las reglas de juego del capital financiero, deja de funcionar y en su lugar es la fuerza bruta del militarismo, la agresión, la amenaza, la "doctrina Brzezynsky" las guerras contra Irak y Afganistán por donde aparece la faz inéquivoca de un imperio: los EEUU.
    Así pues vemos que en ocasiones la administración de EEUU actúa como coordinadora del capitalismo mundial y en otras como hiperpotencia particular que hace valer sus intereses contra los estado aliados de ser necesario.

    En efecto, no creo que el capitalismo marche hacia un estado mundial, marcha, como ya se ve, hacia una "Gobernanza" como el G-7, G-20 e incluso la ONU como hoja de parra. El problema que se plantea, una vez admitido que la tendencia es hacia la deslegitimación de los estados-nación, es ¿de donde va a recabar y conseguir esa "Gobernanza" la legitimidad democrática que el sufragio procura en el nivel estatal? ¿no obliga esto a preservar los actuales marcos estatales vaciados de poderes soberanos?

    En fin, comoquiera que sea, es obvio que el debate no es entre Imperio o Imperialismo, Negri por un lado y Atilio Borón por otro, como los "antiimperialistas" nos presentan, aclararse sobre esto es clave pero no es urgente, aúnque si lo es respecto de la Globalización, y no lo es porque si nos ponemos de acuerdo (y creo que ya lo estamos en buena parte)en las cuestiones mas de raíz, básicas, sin duda vamos a estar de acuerdo en que cosa sean los Estados Unidos, porque de eso, básicamente, se trata.

    Por lo demás, ya escribí que estoy en contra de yuxtaposiciones y sincretismos, entiendo el luxemburguismo como:


    ¿Por qué el luxemburguismo hoy?

    Por JM.

    1º). - El Luxemburguismo es la corriente del marxismo revolucionario enriquecido por las investigaciones económicas, políticas (estratégicas y tácticas) de quien fuere la principal discípulo de Marx, Rosa Luxemburgo, que fué capaz de ampliarlo, actualizarlo y en cierto sentido corregirlo.

    2º).- El Luxemburguismo se instala en el momento fundacional del comunismo partidario, puede y debe reclamarse legítimamente participante del OTRO COMUNISMO, junto con el comunismo consejista con el que comparte la denuncia del capitalismo de estado, - el llamado "socialismo real" - asimismo en pro de la autoorganización proletaria, anijerárquica y antiautoritaria, al tiempo que le separa del comunismo de Korsch, Pannekoek y Mattick una concepción de las formas organizativas del proletariado, mas flexibles en nuestro caso respecto de la democracia y las libertades políticas, como de la forma partido y sindicato.

    En su momento fuí partidario, y aún lo soy, de ese desafiante y aparente oxímoron llamado DEMOCRACIA COMUNISTA, pero tampoco pasa nada por no llevar los principios en el frontispicio, no pensamos en clave electoral y nos da igual que guste o no, desde luego y pese a que respeto las razones de Alberto.a, y las entiendo, al menos en España denominarse "libertario" es pagar peaje al anarcosindicalismo...o mero flatus vocis, pues hasta Zapatero se autodenominó así en cierta ocasión. En los tiempos de Acción Comunista nos denominamos ad intra "la Banda" y al exterior marxistas revolucionarios y si se terciaba mas apellidos decíamos ser antiautoritarios y antijerárquicos. La verdad, en 1971-76 "libertarios" no había, sí autónomos, autogestionarios, y desde luego ASAMBLEARIOS.

    pepe
    Guest

    podríamos....

    Post  pepe on Sun Jun 06, 2010 12:58 pm

    Yo empezaría por el final de lo que ha escrito Alberto:la coherencia se irá creando en el proceso,andando;o lo que me parece lo mismo o muy parecido de los zapatistas:"andando aprendemos".
    Sobre las diferencias en cuanto a la actual etapa del capitalismo-si ya realizada globalmente cual Imperio o aún Imperialismo-tal vez las diferencias serían más bién de tonalidades,de acentuaciones más o menos en una u otra forma,de grados de desarrollo del Capital Globalizado,que de ver que sí que nos encontramos en la étapa de culminazión lógica de la historia del capitalismo, en la forma global más allá de cualquier localismo estatal/nacional.Como dice Paco, los acontecimientos a los que estamos asistiendo diariamente nos señalan que los Estados sí,siguen ahí, siguen siendo necesarios para la Gobernanza de las diversas poblaciones,pero,también,no les queda otra que irse adaptando a las necesidades del Capital Mundial,a la Máquina-maquinaria-capitalista.esto lo están dejando clarito-clarito las políticas impuestas a Grecia,españa,Portugal,Irlanda-Italia ya viene-Hungría y lo que seguirá inexorablemente.Todo ello no hace sino corraborar las tesis fundamentales de Marx:la imposibilidad de supervivencia histórica del modo de producción capitalista más allá de ciertos desarrollos,más allá de cierto tiempo histórico;todo parece indicar que nos encontramos ya en el principio del fin de tal sistema de producción.
    Los Estados siguen siendo fundamentales para gobernar las poblaciones pero el comando general está en las manos del Capital Financiero Global:es simple y llanamente la realidad material del Poder Real
    que en los momentos de crisis agudas sale a la palestra como lo que es:el verdadero Amo del mundo;se destapa,descorre las cortinas y se pone a reordenar "su" mundo.
    Por ello las luchas van a seguir necesariamente dándose a niveles concretos,estátales/nacionales/locales,pero al mismo tiempo deben,necesitan, ir creando espacios cada vez más amplios-supraestatales(por ejemplo aquí donde estamos a niveles de toda Europa),para poder combatir eficazmente la Máquina de explotación y miseria global.Sin ello la debilidad seguirá siendo muy,muy grande.Hoy en esa etapa última del Capital es donde se percibe la profunda verdad de la consigna marxista:¡Proletarios del Mundo, Unios!
    El camino parece será,aún,largo pero dentro de la alegría de reconocer que estamos caminando sobre un tiempo lleno de espectativas y posibilidades históricas que hasta hace poco parecian desapearecidas:creo que tenemos motivos fundados para sentirnos en cierto grado optimistas y partícipes de una Otra Historia por venir,por forjar entre todas y todos.
    Salud.

    luxemburguista
    Admin

    Number of posts : 1107
    Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
    Registration date : 2008-04-16

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  luxemburguista on Sun Jun 06, 2010 2:57 pm

    Respondiendo a varias cuestiones:
    En relación a lo apuntado por Alberto y Pepe, al "aprender andando". Es evidente que siempre es así. Pero no lo es menos que el camino no empieza ahora. No me refiero ya al proceso completo de la historia del movimiento obrero, sino al proceso concreto y reciente de intentos de articular organizaciones luxemburguistas (DC-L, RLI y AP). Por eso sería absurdo no aprender de ese proceso, porque podría darse el caso de que "desaprendiéramos andando" o, sencillamente, tropezásemos de nuevo en las mismas piedras (algo lógico al caminar).

    En relación al cientifismo, la cuestión es que existe un método científico que permite comprender la realidad. Que no seamos capaces de comprenderla en su totalidad no invalida eso (ni la unicidad de la realidad), sino que muestra nuestra naturaleza imperfecta. Y por supuesto el Materialismo Histórico es científico.

    En relación al tema del proceso histórico del capitalismo y su momento concreto, yo lo debatiría aparte, en otro hilo. Y esperaría a que vayamos debatiendo y acordando cosas (o no). Y en cualquier caso, a dentro de un par de semanas, porque ahora con la huelga y la reforma laboral es complicado sentarse a escribir sobre algo tan complejo y que precisa de tantos análisis de datos (incluyendo quienes son los personajes concretos que están en las administraciones).

    Sobre la caída del sistema capitalista, para mí es evidente que sí, que ésta es su crisis definitiva y que ni siquiera una posible "burbuja" (lo sería puesto que sería un crecimiento sostenido artificialmente) del complejo militar-industrial (como apuntara Walden Bello hace pocos años) podría superar ya la crisis. Los mecanismos de apropiación de riqueza no-capitalista, en forma de recursos naturales y tierras, no son suficientes para sostener una nueva expansión del sistema (que es el correlato de una mayor acumulación). Y el modelo explicativo de destrucción de medios de producción a través de cualquier medio, incluyendo la guerra (es el modelo tradicionalmente defendido por el trotskysmo para la IIGM) es insuficiente porque no considera una parte más que relevante de proceso histórico: para lo que sirvió la guerra, su relación con la propia expansión del sistema en unas determinadas formas.
    Podríamos comparar esto con la transición del feudalismo al capitalismo y entonces pensaríamos que el proceso sería largo. Pero no debemos olvidar 2 cosas: que esa transición comenzó con una crisis que supuso, entre otras cosas, la desaparición de entre 1/3 y 1/2 de la población europea y mediterránea; y que el proceso tras el capitalismo es un proceso abierto, que también puede triunfar la barbarie (es más, es la consecuencia "mecánica" del proceso de descomposición del capitalismo, la que se deriva sin más de la crisis del sistema, la que no precisa de la intervención consciente de la mayoría). Por tanto, la prisa sí está ahí. Más si uno analiza factores como la pobreza extrema, el paro permanente, la exclusión social o la privatización de todo (por no mencionar la destrucción del ecosistema, con plazo fijo).
    Lo que a mí me hace defender como realista lo que otros considerarían optimismo es un hecho social poco considerado por la izquierda tradicional: a diferencia de otros periodos de crisis y revolucionarios, ahora los movimientos sociales no sólo no están laminados sino que están en plena efervescencia, en auge y apogeo. Que la reacción es poderosa, lo sabemos. Pero eso no menoscaba lo anterior. Como he dicho en otras ocasiones, ahora cobran “sentido”, en términos revolucionarios, las movilizaciones de los últimos tiempos. Por eso es tan importante reivindicarlas frente a modelos que sí que no han servido nunca para nada, aquellos que plantean la necesidad de organizaciones “fuertes” con un planteamiento claramente revolucionario. Esos modelos han sido irreales una vez tras otra porque se han formulado sobre el papel, con los parámetros de una lógica que no es histórica pues no se produce históricamente. Y son modelos miopes porque no ven más allá, no son capaces de comprender el movimiento realmente existente de las luchas y de sus protagonistas. Por desgracia son los modelos imperantes en casi todas las organizaciones políticas de la izquierda, desde el reformismo hasta el anarquismo, pasando por el bolchevismo e incluso el consejismo. Casi todas las organizaciones aspiran a encontrar luchas que sean revolucionarias de entrada conforme a unos parámetros establecidos a priori. Y desprecian todo lo demás con los términos habituales. Son incapaces de comprender lo que la experiencia muestra: que uno no puede saber de antemano cómo evolucionará cualquier lucha. Lo que sí puede saber es si él participará en ella o se negará arguyendo lo que sea.
    De este planteamiento se deriva eso que siempre han condenado casi todas las izquierdas, el espontaneismo, y que debe ser enseña clara del luxemburguismo.
    SALUD


    _________________
    ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
    Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
    Democracia Comunista Internacional

    rako
    Guest

    sesión de skype domingo 13 de junio de seis a ocho de la tarde

    Post  rako on Thu Jun 10, 2010 9:36 am

    Siento profundamente no haber podido estar el pasado domingo.

    Lanzo la propuesta del domingo 13 de junio de seis a ocho de la tarde y espero que la gente escriba y confirma si va a participar.

    Habría que confeccionar una especie de orden del día; y tener un poco de paciencia, va a ser la primera reunión y lo primero que hay que decir es que no se puede hablar de todo y todos a la vez, para eso está el Foro Luxemburguista.

    Espero que la gente se anime y participe en este intento de crear un grupo cohesionado de militantes luxemburguistas, con una estructura organizativa clara y sencilla que habrá que cumplir y unos fundamentos "teóricos" que sirvan para lo que tienen que servir, para saber cómo dar fin al sistema capitalista y cómo ir dando forma a la sociedad sin propiedad privada, sin clases sociales ni estados que queremos.

    Salud.

    JM Delgado

    Number of posts : 731
    Group : Democracia Comunista Internacional-Organización marxista luxemburguista
    Location : Metalúrgico
    Registration date : 2008-06-20

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  JM Delgado on Thu Jun 10, 2010 10:04 am

    Yo estaré. JM.

    Comuna De Paris

    Number of posts : 38
    Registration date : 2009-06-01

    Confirmo mi asistencia

    Post  Comuna De Paris on Thu Jun 10, 2010 2:52 pm

    Confirmo mi asistencia como ya he comentado también a mis compañeros dentro de Alternativa Proletaria.

    Salud

    pepe
    Guest

    ¿podríamos vernos algún día...?

    Post  pepe on Thu Jun 10, 2010 4:08 pm

    Yo querría estar en tanto me lo permitan estas indominables (para mí al menos) técnicas Skyperiles.
    Salud.

    Hasek

    Number of posts : 55
    Age : 25
    Registration date : 2010-02-23

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  Hasek on Thu Jun 10, 2010 4:39 pm

    Contad conmigo, aunque no tengo ni idea de usar Skype.

    Saludos.

    Sponsored content

    Re: Podríamos vernos algún día de junio o julio?

    Post  Sponsored content Today at 10:59 pm


      Current date/time is Sat Dec 10, 2016 10:59 pm