International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Similar topics

    Log in

    I forgot my password

    Navigation

    Latest topics

    » Critique Sociale
    Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

    » QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
    Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

    » EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
    Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

    » ¿PUCHERAZO?
    Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

    » 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
    Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

    » Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
    Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

    » Reunion Publique du CCI
    Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

    » EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
    Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

    » LA ENCRUCIJADA SIRIA
    Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

    Who is online?

    In total there are 3 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 3 Guests

    None


    [ View the whole list ]


    Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

    Statistics

    Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

    We have 189 registered users

    The newest registered user is sebastianIII


      Análisis de la REMSA y de la Plataforma contra la militarización de Albacete

      Share

      luxemburguista
      Admin

      Number of posts : 1107
      Group : Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
      Website : http://altermundialistas.wordpress.com/
      Registration date : 2008-04-16

      Análisis de la REMSA y de la Plataforma contra la militarización de Albacete

      Post  luxemburguista on Wed May 19, 2010 1:39 pm

      En estos últimos meses la situación en la REMSA y en la Plataforma contra la militarización de Albacete se ha enrarecido. Incluso Arjona ha dejado la Plataforma ante la actitud (minoritaria pero que al final consigue sus objetivos) de I.U. Y eso ha motivado un debate también en la Red de MM.SS., ante la pasividad que estaba sufriendo en estos meses, y porque la actitud (y el problema político de fondo) de I.U. ha sido similar en la REMSA. Así que hoy, tras leer múltiples intervenciones, he enviado el siguiente texto a ambas entidades, lo he hecho público en el Foro de la REMSA, y lo pongo también aquí, porque creo que nos puede servir para debatir la situación de algunos movimientos sociales, más allá de estos ejemplos concretos.

      Análisis de la situación de la Red de Movimientos Sociales de la Provincia de Albacete (REMSA)
      y la Plataforma contra la militarización de Albacete (Conmilab)

      Tras haber leído los mensajes que estos últimos días han enviado diversos compañeros, voy a hacer público (no sólo lo enviaré a los correos internos) mi propio análisis sobre la situación de estas dos entidades. Las vinculo directamente porque considero que su evolución está interrelacionada, como quedará reflejado.

      Debo aclarar de entrada dos cuestiones:

      1. Que me da exactamente igual si ambos grupos se mantienen tal como están o desaparecen. Porque el resultado sería el mismo en la práctica. Y que de los intercambios de estos días para nada se desprende un verdadero cambio en las actitudes. Eso me hará ser especialmente crítico, rudo y crudo, sin ningún tipo de tapujos o componendas “políticamente correctas”. Porque tengo claro que su actual situación sólo puede ser calificada como de inutilidad manifiesta.

      2. Que en la cuestión de la Tabla Reivindicativa Antimilitarista de la REMSA yo no he aportado públicamente nada en el tramo final (sí en todo el proceso previo), una vez decidida su elaboración y el plazo, voluntaria y conscientemente. Ante la falta de implicación real de casi todos los miembros de la REMSA (con dos honrosas excepciones, por otra parte previsibles por su trayectoria), sencillamente opté por mantenerme a la espera, viendo qué pasaba. Ni siquiera mantuve el proceso de aportaciones iniciado con otros compañeros de Villarrobledo, a los que no iba a involucrar (quemar) en un sinsentido evidente.

      La REMSA surgió implícita y explícitamente por un motivo muy claro: ante la crisis, se “sentía” la necesidad de aglutinar esfuerzos que superasen las limitadas posibilidades de diversas entidades y activistas que actuaban cada una por su cuenta. Para ello se formuló un Manifiesto de constitución y se acordó un Comunicado para una movilización que era el desencadenante de este agrupamiento. Pero digo se “sentía” porque el recorrido posterior ha demostrado la falta de consciencia real de esa necesidad. Se ha demostrado en la praxis, en la falta de compromiso real, sólo medible en trabajo y tiempo dedicado, por parte de un cada vez mayor número de miembros (o supuestos miembros). La Tabla Reivindicativa Antimilitarista ha significado la imposibilidad de ocultar por más tiempo el lamentable estado de la REMSA (y de Conmilab). Pero el problema arranca de antes.

      En el fondo, esa necesidad se repite constantemente en todos los movimientos sociales. Su praxis, basada normalmente en el cuestionamiento de una faceta de la realidad, choca con límites que obligan, de querer actuar verdaderamente sobre esa faceta, a abrir más el campo. Da igual que la faceta sea de orden territorial o sectorial. Nuestro mundo global hace que el principio de totalidad, de interrelación de todos los ámbitos, se nos termine imponiendo. Pero esa necesidad choca también con las rutinas en las que están inmersas las asociaciones y los activistas, con una estrechez de miras difícilmente compatible con los cambios operados en la sociedad y con las propias necesidades percibidas. Por decirlo de un modo simple: para asumir verdaderamente (conscientemente) esa necesidad de apertura es necesario también estar dispuesto a cambiar las actividades que uno realiza cotidianamente. Y como el día sigue teniendo 24 horas, eso implica dejar de hacer cosas “tradicionales” para hacer otras “nuevas”. Como siempre ocurre, la libertad no es optar por algo en concreto, sino renunciar a las demás opciones.

      Por más que le pese a algunos compañeros, “Albacete es Albacete”. No es Madrid, ni Barcelona, ni Valencia o Sevilla. Es decir, el número de activistas es mucho más reducido. Eso obliga a ciertas cuestiones, especialmente a renunciar aún más a esas rutinas. Pero no es eso lo que ha ocurrido en la REMSA, pues la mayoría ha seguido dedicándose a sus cotidianeidades. Y si quienes estaban implicados no lo hacían, ¿cómo le pedíamos a otros que lo hicieran?

      Algunos han dado muestras de padecer lo que podría denominarse “síndrome Umbral”, pues sólo les ha interesado “hablar de su libro”, sin prestar la más mínima atención a los “libros” que intentábamos escribir juntos. Eso a mí me parece una total falta de respeto. No creo que sea necesario decir quienes han sido especialistas en esta actitud. Pero si es necesario recordar, la lista de correos y las intervenciones están ahí.

      Otros compañeros han desarrollado una increible capacidad para saltar de un tema a otro constantemente, exigiendo incluso unos compromisos que ellos no mostraban para aquello que se acordaba como trabajo común. Como suele pasar, es muy sencillo funcionar a golpe de novedad. Sobre todo con el trabajo de otros. Incluso, por motivos oportunistas y electoralistas, sustituir las propuestas y organizaciones ya implicadas cuando nada nuevo hay que aportar y lo conveniente es sumarse. Eso está pasando en gran medida en el caso del ATC.

      Lo complejo es “perder” el tiempo trabajando sistemáticamente. Esto no sólo se ha expresado en nuestra lista, sino que se ha abordado en las asambleas (y se ha hablado informalmente entre algunos). Con nulo resultado pese a los supuestos consensos, lo que, al menos a mí, me hace pensar en una falta de responsabilidad y claridad. Y en que me han hecho perder mi tiempo, que es lo único que poseo y que vale lo mismo que el de los demás. Quiero aclarar una cuestión respecto de ambas actitudes: algunos hemos renunciado en gran medida a nuestras prioridades, en función de las comunes (fijadas por las asambleas y que figuran en los acuerdos). Pero también las tenemos.

      Ahora se han dado ciertas argumentaciones, orientadas a enmendar la situación, que quiero rebatir porque son falsas y sólo pueden llevar a un mayor desastre:

      1. Por parte de algunos compañeros se ha planteado la necesidad de crear “mecanismos de coordinación” más allá de los existentes. Por llamarlo de una forma suave. Porque en el fondo no es sino la apuesta por los cargos. Ése es el argumento burocrático, tan típico de quienes están alienados por la propia dinámica del sistema capitalista y reproducen sus modos de funcionamiento basados en una inexistente “eficacia”. La burocracia nunca puede sustituir al compromiso y al trabajo. Ni crear nada verdaderamente alternativo. Además, esa propuesta fue rechazada en la reunión del Corral Colorao. Y, curiosamente, al menos dos de los que defienden esas medidas son paradigmas de las dos actitudes que antes he criticado. Quizás lo que tienen es que aplicarse en el compromiso de lo acordado, en el trabajo en lo común. Y dejarse de carguitos. En cualquier caso, si quereis cargos, tomadlos. A mí no me representareis.

      2. Otros compañeros han señalado, refiriéndose concretamente a la Tabla Reivindicativa, la dificultad en los análisis, la compeljidad. Ése es el argumento tecnocrático, otra muestra de alienación. Porque lo primero que hay que hacer es romper con el falso discurso del poder sobre una supuesta complejidad de ciertas cuestiones que debe llevarnos a dejarlas en manos de especialistas. Hay muchas cosas complejas. Pero no es el caso. Lo que se aprobó en el Salobral era más que sencillo: en esta provincia se mueven miles de millones de euros en gasto militar y asimilados. Y lo que teníamos que hacer era proponer formas alternativas de empleo de esos recursos económicos, que sirvieran para satisfacer las necesidades reales de la gente y que supusieran un modelo social, económico, político, medioambiental y cultural distinto. Para esas propuestas se hicieron una serie de actos a los que asistieron muchos compañeros. Y en ellos (y anteriormente) se dijo mucho. No tiene objeto seguir haciendo indefinidamente actos, menos aún repetirlos. Lo que hay es que sentarse a sintetizar propuestas. Y eso implica tiempo y dedicación.

      3. Por último, una compañera ha “confundido”, también por decirlo de manera suave, la idea de la Tabla Reivindicativa. No se trata de un programa de un partido ni nada por el estilo. No se si por no seguir los debates o por el calor del momento actual, de repente aparecen garzones, repúblicas, listas electorales y vainas varias. Como si existieran unos acuerdos globales entre todos los que en la REMSA estamos. Y para nada. Por eso se eligió el tema antimilitarista. Porque todos rechazamos el antimilitarismo. Y porque éste, siendo expresión (y bien “visible”) de lo que el capitalismo supone y lo que todos rechazamos, presenta conexiones claras, evidentes, con multitud de cuestiones (a diferencia de otros temas). En el fondo el antimilitarismo es, como dije en el Salobral y nadie puso ninguna pega, el hilo desde el que desenredar la madeja. No es ni el único objetivo ni el fin último. Pero tampoco vale saltarse los pasos necesarios en la conformación de una visión compartida de la alternativa. Porque la unidad se construye desde la base y desde lo concreto, no se da por supuesta. Aquí estamos hablando de movimientos y activistas sociales diversos, cada uno de su padre y de su madre. No de una organización política con un planteamiento global definido.

      Hay una pregunta que debe ser respondida: ¿Por qué la REMSA asume lo que en teoría podría ser cometido de una entidad ya existente, la Plataforma contra la militarización de Albacete? Contestar a esa pregunta me lleva a expresar también mi análisis sobre la situación de esa entidad, mostrando la conexión entre ambas.

      Conmilab lleva varios años actuando. Y cada vez con menos miembros. Como también pasa, ninguna organización es eterna. Y ésta está agotada. No tiene capacidad de inserción real en la sociedad de la capital, y restringe sus acciones a la difusión en prensa (cuando les publican) e internet. Y a algunas movilizaciones que no logran sumar a casi nadie. Entre otras cosas porque no tiene una praxis real orientada a lograr esa inserción, ni siquiera en ámbitos sociales en los que algunos de sus miembros están a diario. Ni en los barrios, ni en los centros de trabajo ni en la universidad ni en ninguna parte. Pese a la presencia de compañeros que supuestamente podrían intentar esa inserción. Ellos tendrán que plantearse los motivos, porque es responsabilidad de ellos no haberlo siquiera intentado. El ejemplo más claro es que los actos en la provincia no han tenido referentes similares en la capital, donde a lo único que se ha llegado es a la celebración de conferencias academicistas y “dadoras de prestigio”. Con esos mimbres, los inútiles esfuerzos por montar el Encuentro Antimilitarista pusieron de manifiesto esas debilidades. Se analizaron. Pero nada se hizo.

      Menos aún tiene Conmilab capacidad de movilizar fuera de la capital, en la provincia. Por eso, y por lo expuesto antes sobre el antimilitarismo la REMSA adoptó este tema como objetivo común. En ese proceso podía además rescatarse la experiencia de la Plataforma, “salvar sus muebles”. Pero ahí hemos visto las reticencias e incluso la apuesta por torpedear el proceso de algunos compañeros de la Plataforma, que parecen tener a ésta más como un hobbie que como una herramienta de transformación.

      En el fondo, la Plataforma es una experiencia agotada, una herramienta roma. Probablemente el problema es que la herramienta que podía sustituirla (la REMSA) aún estaba fabricándose, aún no tenía suficiente filo.

      También ha habido en todo este proceso comportamientos que deben ser cuestionados y/o rechazados especialmente:

      1. Por una parte, algunos han jugado un “oscuro” juego, oportunista y politiquero. Me refiero concretamente al PUM+J (aunque excluyo de esto a uno de sus miembros que, aunque ha defendido las posturas oficiales de esa organización, ha actuado de otra manera, lo que no se si tendrá algo que ver con su salida de ese partido, puesto que varias veces comenté a otros compañeros que no entendía por qué ese compañero estaba dentro de dicho partido). La movilización del 28 de Marzo abrió una serie de perspectivas “curiosas” en esa organización, que incluso llegó a considerarse por algunos de sus miembros el partido de los movimientos sociales que, a escala del estado, estaban convocando esa movilización. Es decir, se autoproclamaban (es lo malo que tiene escribir en foros de internet, que son visibles a todos) nuestros referentes políticos. Pero en el caso de REMSA, desde el propio Manifiesto fundacional, la radicalidad de éste (frente a sus timoratos principios) les llevó a no asumirlo y optar por ese juego “dentro-fuera” que, al menos a mí, siempre me repugna. Y siempre confirma a la postre mis sospechas.

      2. Izquierda Unida, tanto en la Plataforma como en la REMSA, ha querido “nadar y guardar la ropa”. No pongo en duda su apuesta teórica por los movimientos sociales o el compromiso en ellos de algunos de sus militantes (entre otras cosas porque es más que evidente). Pero esa apuesta siempre tiene unos límites bien precisos y definidos en IU: su otra apuesta, mucho más importante para esa organización, por estar presente, al precio que sea, en ciertas instituciones. Para ser muy claros: IU está dispuesta a lo que sea con tal de mantener carguitos, sueldos y subvenciones. Para ello, no sólo en Albacete sino en todo el estado (Gijón, Sevilla, Cataluña,…) realiza una política servil respecto del P$E (esos no son ni socialistas ni obreros). Eso es lo que la aleja de los movimientos sociales y de los activistas, por más “refundaciones” que intenten. Porque las contradicciones, incoherencias e hipocresías no se pueden mantener ocultas indefinidamente. No somos tan tontos como parece que nos consideran. En la Plataforma ha sido su actitud (la de alguno de sus miembros, manipulando y obstaculizando incluso lo acordado, ha sido especialmente rechazable) en el caso de los presupuestos municipales la que ha hecho estallar la situación. Pero es el mismo tema en el fondo que ya generó críticas en la REMSA. Y la actitud de al menos dos dirigentes de IU ha sido la misma en ambos casos: igual de hipócrita y repudiable. La actitud de IU, como la de todas las organizaciones reformistas (y, por tanto, pro-capitalistas, pues este sistema el que pretenden reformar, que no abolir) acaba siendo inquisidora, más preocupada por no verse desbordados por aquellos a los que aspiran a representar. Y en ese juego, su máxima preocupación es que nadie exponga públicamente sus contradicciones y vergüenzas.

      3. Por último, hay una organización cuya actuación en la REMSA muestra su incomprensión de la dinámica de los movimientos sociales en la provincia, un enquistamiento en sus rutinas y una no asunción de su papel en el proceso abierto con la REMSA. Me refiero a Ecologistas en Acción, organización de la que soy formalmente parte, por lo que me afecta especialmente. En lugar de haber sido pilar de la REMSA (como lo son otras secciones territoriales en otras zonas del estado de esfuerzos unitarios similares), su participación ha sido muy limitada (salvo la honrosa excepción de un compañero vinculado al “núcleo dirigente”). Ya denuncié públicamente cómo se adoptó la decisión de no secundar el Comunicado del 28 de Marzo, una decisión en la que ni siquiera se dio opción de participar a algunos de los que somos miembros. Pero desde entonces, salvo por ese compañero, poco o nada hemos sabido de esta entidad en la REMSA. Cuando, curiosamente, bastante tenían que decir en varios de los temas vinculados al antimilitarismo (incendios, energías,…).

      Para finalizar, sobre la propuesta de reunión del 30 de Mayo, ni estaré por estos lares ni, aunque estuviera, asistiría. La Tabla Reivindicativa Antimilitarista está ahí, sin hacer. Cuando se avance en ella, ya habrá tiempo de reunirnos. Pero yo estoy para hechos, no para terapias de grupo. Así que de momento me vuelvo a mis otros quehaceres, que también los tengo y muchos.

      SALUD


      _________________
      ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
      Alternativa Roja y Verde - Los Alternativos
      Democracia Comunista Internacional

        Current date/time is Wed Dec 07, 2016 8:58 pm