International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 3 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 3 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    "ARGENTINAZOS" Y REBELIONES POPULARES EN EUROPA

    Share

    alberto a.

    Number of posts : 330
    Location : Buenos Aires
    Website : www.signosdeltopo.com.ar
    Registration date : 2010-02-24

    "ARGENTINAZOS" Y REBELIONES POPULARES EN EUROPA

    Post  alberto a. on Thu May 27, 2010 10:30 am

    Lo peor que podemos hacer es, no solamente analizar mecánicamente la situación política (en relación con la situación económica y social), sino aislar unos análisis de otros, frenar debates o críticas, dar por "superadas" las crisis porque llegaron tiempos de "calma".
    Esto que sigue, si bien no es lo mejor que se ha escrito sobre el llamado "argentinazo" (otros lo llaman "rebelión popular", semiinsurrección, etc.) tiene una doble ventaja para el análisis actual aquí: 1) fue escrito al calor de los acontecimientos, al mismo tiempo que sucedían los hechos. Nos puede servir en tres aspectos: 1) relacionarlo con lo que sucede hoy en Europa (Finlandia, Grecia, España, etc.) y resto del mundo; 2) darles vueltas a los bemoles de la "espontaneidad" luxemburguista y las "perspectivas" y las previsiones, 3) discutir sobre el rol (no fetichista) de las consignas (sean "de transición" o no, etc.).
    ES CIERTO QUE DEBE DE HABER ANÁLISIS Y TESTIMONIOS MUCHOS MEJORES QUE ESTOS QUE PUBLICO, pero, bue, esto lo que escribí al calor de mi miltancia de entonces y participando activamente en las acciones callejeras y en las asambleas popuares de mi zona (en las inmediaciones de la quinta presidencial de Olivos, donde, en la puerta misma, se mantuvo durante los meses posteriores una Asamblea popular de gran actividad e importancia).
    Creo firmemente que vale para la situación que ustedes vivirán allí en España, mutatis mutandis.
    La primera nota (´que empecé a redactar apenas un día después del 20 de diciembre y publiqué al otro día) habla de lo sucedido la noche inmediata anterior al 20 de diciembre, que echamos a De la Rúa. Sí: echamos.
    Nunca debemos olvidar qué sucedió después, qué sucede hoy: y quizá podamos "ver" "algo" de lo qué sucederá mañana, además de "hacerlo".
    Esas primeras pintadas en los muros eran las nuestras (es decir, los hijos del Manifiesto Comunista), esas carteles llamando a constituir Asambleas Populares Constituyentes eran las nuestras, hijos lejanos de los consejos de obreros de aquellas lejanas y queridas revoluciones... Así sucedió, y así volverá a suceder, aunque el gobierno burgués haga todo lo posible por encandilar (enceguecer) con sus Festejos Bicentenarios la conciencia de los trabajadores... (Este tema mererecrá post aparte)

    /////////

    Argentina, diciembre 2001:

    el inicio de la esperanza


    (Dos notas de aquellos días)




    por Alberto a. Arias



    Estas dos notas fueron publicadas en el número 46 (de enero 2002) del periódico Redes Norte (Gran Buenos Aires, zona norte).

    --------------------------------------------------------------------------------

    [1]: Cómo el pueblo los echó de la Quinta de Olivos


    Para la crónica de los sucesos del 19 de diciembre [de 2001]


    Muchas más que 5.000 personas se movilizaron en la rebelión popular que se instaló alrededor de la Quinta de Olivos durante horas, a partir de las 23:00 del miércoles 19. Muchos miles más acompañaron: desde los balcones repletos, desde los autos y colectivos que pasaban, y las veredas de la avenida Maipú llenas de simpatizantes de ese desfile popular que se acercaba a la Quinta para echar a De la Rúa y a todos sus ministros, coreando con rabia y entusiasmo consignas de unidad y rebelión.

    Muchos estuvimos en esa autoconvocatoria popular desde el primer momento, frente al portón de la Quinta, acompañando y acompañados por incontables manifestantes. Las primeras pintadas en los muros fueron: Fuera De la Rúa-Cavallo y No al Estado de Sitio, aprobadas por todos. Luego, los primeros carteles, trazados con aerosoles y que terminaron pegados arriba del portón principal: «No al Estado de Sitio», «Fuera De la Rúa-Cavallo», «Asamblea Popular Constituyente» y «Huelga General». Un quinto cartel lo propuso y pintó una vecina: «Menem no vuelvas nunca más».

    A esa altura, una enorme columna marchaba a copar también la habitual entrada de la calle Villate.

    Pero lo que nunca relatarán los grandes medios es que durante un largo rato innumerables manifestantes cantaron: «Te cortamos las rutas, te paramos el país, asesino de obreros te tenés que ir». Al día siguiente, todos verían que ese gobierno que debutó encarcelando y matando obreros y luchadores, en su ocaso se cargaría treinta jóvenes vidas.

    Algunos llorando de emoción, la mayoría con una alegría incontenible, bailes improvisados, el empuje de algunos redoblantes que se habían incorporado, bronca que crecía, el permanente coro de cacerolas, palmas y bocinazos, de tanto en tanto el himno nacional... Y la guardia de la Quinta, pidiendo instrucciones sin saber qué hacer ante ese gigantesco piquete popular, avasallador y autocontrolado.

    Después, cuando ya había caído Cavallo y la gente decía «ahora nos falta voltear al otro», muchos nos planteamos ir, con el nuevo día, a la Plaza de Mayo. [Hacia la tarde del siguiente día, 20 de diciembre, el gobierno huiría en helicópetro, tras masacrar al pueblo: casi 40 muertos.]

    Y la multitud, revulsiva, siguió muchas horas coreando: «Que se vayan», «...el Estado de Sitio se lo meten en el culo», «El que no salta es un militar», «Chupete botón...», «Cavallo compadre...», «Paredón a los que hundieron la nación», «El pueblo unido...», «El pueblo no se va», etc.

    El pueblo no se fue, y al gobierno saqueador del pueblo lo fuimos.



    (23 diciembre 2001)



    (Publicado en la columna "De poco un todo", de Redes Norte,

    Nº 46, enero-febrero de 2002.)




    --------------------------------------------------------------------------------



    [2]: Diciembre del 2001: El inicio de la esperanza





    Los acontecimientos de diciembre del 2001 pueden ser considerados como el inicio pleno de una etapa de auténtica esperanza para la población trabajadora de este país, en el sentido de revertir el saqueo de tantas décadas.

    Hay que recordar que tales acontecimientos no nacieron de un repollo, son el fruto de miles de huelgas, de cortes de calles y rutas, de asambleas, de tomas de edificios, de huelgas de hambre, y de decenas de marchas multitudinarias y de puebladas que los precedieron desde, por lo menos, 1995-96. La noche del 19 de diciembre del 2001, todas esas experiencias se unieron en un solo haz contra buena parte de los centros del poder saqueador de la Argentina.

    Segundo, implican una expresión consciente, lúcida (es decir, a la luz del día y con argumentos políticos e intelectuales) de un cambio que se opera en las clases sociales oprimidas y explotadas, en el sentido de identificar a sus enemigos y a los aliados y servidores de sus enemigos.

    Cuando decimos enemigos, decimos enemigos: artífices políticos de millones de jubilaciones ofensivas y de salarios (si así se los puede llamar) de apenas centavos por hora; de millones de no-salarios, puentes a la indigencia; de la destrucción de la educación y la salud; del aplastamiento y quiebra de los medios y fuerzas de producción; de la destrucción de las conquistas de los trabajadores (a manos de partidos políticos que siguen recitando como zombis sus vacuas promesas y consignas «populares»); de la represión contra el mismo pueblo que los vota; de récords en mortalidad infantil y en desocupación laboral; de la ostentación imbécil de ricos y famosos; entre otras bondades. Panorama terrible, aunque hemos mencionado apenas unos pocos ingredientes de nuestra realidad.

    En estos días se ha escuchado a algunos (no caracterizados precisamente por estar a la vanguardia de la movilización contra el saqueo) referirse con displicencia a «los que ahora salen a la calle porque les tocaron el bolsillo». Hay que recordarles, como certeramente se ha dicho, que «los que desprecian a la clase media porteña porque sale a la calle cuando se trata de la defensa de sus ahorros, olvidan que para ello esta clase media reclama la disolución de la Corte y el derrocamiento del conjunto del régimen político explotador, es decir que se coloca en el terreno de la lucha por una reorganización completa del régimen social» (Prensa Obrera, 4/1/02). [del Partido Obrero, de la Argentina]

    Lo cierto es que está en la calle, latente, el corazón y la sangre del levantamiento popular. Domina la certeza de que el «gobierno de transición» es incapaz de responder a los reclamos del levantamiento popular.

    El movimiento de quienes empiezan a deliberar en sus lugares de trabajo, en sus hogares y en los vecindarios, debe fructificar en asambleas populares que tomen en sus manos la responsabilidad de decir qué se quiere y para qué, cómo se lo lleva adelante y se lo conquista, en definitiva, qué sociedad se desea y se hace.

    Los que abogan por el Orden abstracto abogan por el camposanto de una Argentina en la que medran y festejan y brindan los que acumulan riquezas y después se fugan con ellas. El confuso Desorden que se ha visto en las calles es la expresión del cansancio y el agobio, del no soportar más, del no querer soportarlos más, de la ruptura de un falso orden, de querer otra cosa. En el debate, en la deliberación, en la acción conjunta contra los verdaderos saqueadores de la población trabajadora argentina, las clases sociales superexplotadas deberán encontrar las respuestas reales y prácticas, es decir auténticamentre políticas, para esa salida de la que siempre se dijo “no la hay”.



    (enero 2002)



    (Publicado en Redes Norte, Nº 46, enero-febrero de 2002.)




    Alberto a. Arias


    http://www.signosdeltopo.com.ar/diciembre2001-2notas.htm

      Current date/time is Thu Dec 08, 2016 1:06 pm