International Luxemburgist Forum - Foro Luxemburguista Internacional - Forum Luxemburgiste Intl

Forum for those in general agreement with the ideas of Rosa Luxemburg.
Foro para aquellos que tienen un acuerdo general con las ideas de Rosa Luxemburgo.
Forum pour ceux qui ont un accord général avec les idées de Rosa Luxembourg.

Translations

Log in

I forgot my password

Navigation

Latest topics

» Critique Sociale
Mon Sep 05, 2016 11:54 am by Atreides

» QUÉ HACER ANTE UN CUERPO SOCIAL EN DESCOMPOSICIÓN
Thu Sep 01, 2016 11:35 am by francisc

» EL BREXIT EL AUTO GOLPE Y EL YIHADISMO
Mon Aug 01, 2016 11:25 am by francisc

» ¿PUCHERAZO?
Tue Jun 28, 2016 9:45 am by francisc

» 18 de Junio: MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LO PÚBLICO
Mon Jun 06, 2016 11:42 am by luxemburguista

» Contre la "loi travail", passons à la vitesse supérieure !
Wed Mar 30, 2016 6:03 am by Atreides

» Reunion Publique du CCI
Tue Jan 05, 2016 3:00 pm by rubion

» EL CONTEXTO PRESENTE Y FUTURO DE CATALUNYA DEBE DE BASARSE EN LOS CIUDADANOS Y NO EN PACTOS
Tue Jan 05, 2016 10:05 am by francisc

» LA ENCRUCIJADA SIRIA
Sat Jan 02, 2016 11:25 am by francisc

Who is online?

In total there are 3 users online :: 0 Registered, 0 Hidden and 3 Guests :: 1 Bot

None


[ View the whole list ]


Most users ever online was 368 on Sun Feb 19, 2012 3:15 am

Statistics

Our users have posted a total of 4399 messages in 1407 subjects

We have 189 registered users

The newest registered user is sebastianIII


    Privatización del Agua en Úbeda

    Share

    martin

    Number of posts : 100
    Registration date : 2009-05-25

    Privatización del Agua en Úbeda

    Post  martin on Fri Jun 25, 2010 10:07 am

    Os pongo abajo el texto que está difundiendo entre la población la Plataforma en defensa de la gestión pública del agua en Úbeda, en la que participa CGT. Mañana sábado se va a reunir en el Ayuntamiento y para el próximo martes hay convocada una protesta en el pleno. El problema es qué solución le damos a esto: ¿por medio de las elecciones municipales? ¿Por medio de la movilización social? ¿La nacionalización o gestión pública del servicio? ¿La expropiación futura de los intereses privados y la socialización del servicio?

    Ante la posición del grupo municipal del PSOE de Úbeda, que con la complicidad del PP pretende mantener en manos privadas el servicio de abastecimiento de agua potable de nuestra ciudad, adquirimos el compromiso de informar a los ciudadanos/as de los inconvenientes que supone para este servicio esencial, y exigir un servicio de abastecimiento de aguas público y de calidad.

    El agua, esencial para la vida, constituye un bien de consumo básico universal, indispensable para la ingesta humana y elemento irrenunciable del confort doméstico y la calidad de la vida urbana. Pero, además, el agua es una necesidad insustituible para gran parte de las actividades productivas, el sostenimiento de la biodiversidad, la belleza del paisaje, la calidad ambiental, la oferta lúdica y el bienestar general.

    El hecho de ser un recurso limitado y cada vez más escaso, y por tanto más codiciado, ha generado a su alrededor negocios de un alcance inimaginable, con unos beneficios crecientes y con expectativas de generar mayor rentabilidad a corto plazo.

    Si bien el control del agua ha generado de siempre intereses de poder, actualmente se constata una especial prisa por el control privado de este recurso, que se encuentra, cada día más, en el punto de mira de los intereses especulativos.

    El agua, por su importancia, no puede estar expuesta a presiones, reglas y leyes del mercado como ocurre con los otros recursos naturales. No es éticamente aceptable una política y una economía que permitan a individuos privados sacar beneficios a partir de un bien patrimonial común, social, vital, no substituible. Si puede haber ganancias económicas con la gestión del agua, ¿no deberían destinarse en beneficio del conjunto de la población y de las generaciones futuras?

    La sociedad ha de garantizarse el buen uso del agua frente a las apetencias especulativas que despierta. Los intereses económicos de una empresa privada nunca coinciden con los del bienestar del conjunto de la sociedad. Destacar que el objetivo que guía las actuaciones de las empresas privadas es su beneficio económico, mientras que en las empresas públicas la rentabilidad económica, de tenerla, debe ser compatible con los objetivos sociales y ambientales.

    Sólo una gestión pública del servicio del agua puede ofrecer todas las garantías para que un bien tan importante como éste se gestione con criterios de interés público.
    Mientras que un ayuntamiento no puede hacer negocio del agua, ya que sólo ha de cobrar los costes de mantenimiento y mejora del servicio, está claro que una empresa privada, si entra en este negocio, no es por altruismo, sino para obtener la mayor rentabilidad económica posible. Dicho de otra manera, ese beneficio privado ha de salir del bolsillo de los ciudadanos, mediante el recibo del agua.

    Podríamos dar cifras de otras experiencias de privatización, pero los números en un comunicado no dejan de ser farragosos y pesados para los oyentes. Pero para nosotros esta clara una cosa: “Si a la Empresa Privada le interesa la Gestión del Agua es porque se puede rentabilizar”.

    Que el Ayuntamiento “no puede hacer negocio del agua” no significa que no pueda rentabilizar su gestión. Se da por bueno que la Empresa Privada va a obtener beneficios y no hay ningún motivo para que esos mismos queden en la Gestión Pública. Hay que desterrar la idea que lo Público no es de nadie y a nadie importa. Lo Público es de la ciudadanía y somos responsables de su buen uso.

    Los trabajadores, sea cual sea la Empresa que los gestione, son los mismos. Así, hemos de decir que las deficiencias que pudiera tener el servicio del agua antes de su privatización no se pueden imputar de ninguna manera a los trabajadores del servicio, ya que su profesionalidad garantizó el suministro a los ciudadanos en el día a día de forma correcta.

    De todas formas, se descuidaron de forma incomprensible medidas dirigidas a mejorar la eficiencia del servicio de abastecimiento de aguas. ¿Fue esta dejadez la voluntad de deteriorar la situación del servicio de aguas a fin de poder facilitar su posterior privatización?

    Se va a aprobar esta nueva privatización, con prisas y sin el debate social que una decisión de esta trascendencia requiere.

    No hay que ser malpensados para descubrir que tras la decisión están pesando, más que los intereses del conjunto de la sociedad, los intereses de algunas sociedades privadas. De hecho, la política cada día está más condicionada por grupos económicos.

    Uno de los principales "argumentos" que utilizan para tratar de justificar esta privatización es la necesidad de conseguir recursos económicos para cuadrar los presupuestos municipales. Esta estrategia es económicamente insostenible a medio plazo, ¿cómo cuadraremos los presupuestos cuando no quede nada para privatizar o para vender?

    La obligación de un gobierno municipal es reclamar una mejor financiación de los ayuntamientos por parte de las arcas estatales, más aún cuando los ayuntamientos, como administraciones más próximas a la ciudadania, cada día han de satisfacer mayores demandas de la sociedad. Pero mientras no se consiga un modelo de financiación satisfactorio, es evidente que hay que establecer prioridades, pero de ninguna manera utilizar el recurso fácil de la privatización de servicios esenciales.

    Cada día nuestra sociedad es más consciente de que el agua es un bien escaso, en cantidad y calidad, que requiere una nueva forma de gestión dirigida a la conservación del recurso. No se puede seguir contemplando el abastecimiento de aguas como una actividad que se limita a la extracción y distribución de agua potable, desentendiéndose del destino y la manera como se utilizan los caudales que suministra.
    La clave de una adecuada política de aguas urbanas está en utilizar instrumentos que permiten potenciar el ahorro con el uso racional del agua de manera que se obtengan los mismos servicios pero con un consumo menor.

    Entre los instrumentos principales destacan la participación, concienciación y educación ciudadana; el incremento de los rendimientos de la red de distribución; las mejoras de eficiencia en los puntos de uso; el ajuste de la calidad de agua a las exigencias de cada uso (por ejemplo, no se necesita la misma calidad para beber o cocinar que para limpiar las calles); la reutilización de las aguas depuradas en sustitución de algunos usos urbanos y industriales que exigen menor calidad; y el desarrollo de nuevas estructuras tarifarias.

    En cuanto a la cuestión de las tarifas, la finalidad ha de ser conciliar la disuasión de usos despilfarradores y la moderación general de los consumos, con la garantía de un nivel básico de dotación doméstica a precios asequibles para todos.

    Una política de aguas como la que proponemos permite reducir las inversiones públicas en infraestructuras hidráulicas, consiguiendo un precio del agua que permitiría abaratar el suministro básico al conjunto de los usuarios, mejorar el servicio y reducir la presión sobre los recursos naturales de agua.

    Pero si la gestión del agua se privatiza, cualquier política tendente a la disminución del consumo entra en contradicción con los intereses de la empresa concesionaria, ya que sus beneficios dependen de la facturación de la mayor cantidad posible de agua.

      Current date/time is Fri Dec 09, 2016 6:02 pm